Corina

Bazar digital

Carlos Revilla M.

Carlos Revilla

A través del tiempo he mantenido una relación con el Centro Cultural e Histórico José Figueres Ferrer, que está en San Ramón de Alajuela, al costado norte de la Iglesia Católica, precisamente en el lugar donde estaba la casa en que nació don Pepe, el 25 de setiembre de 1906, hace ya casi 118 años.

Algún tiempo atrás, el Centro hizo un concurso para ponerle nombre al Auditorio y la Galería que hay en el lugar. Como resultado de la actividad, al Auditorio le pusieron el nombre de Corina Rodríguez López y a la Galería el de Ólger Villegas Cruz.

Esto me despertó la curiosidad de conocer quienes fueron esos personajes, y entonces me di a la tarea de averiguar un poco sobre ellos.

Hoy voy a escribirles sobre Corina Rodríguez, más que resultó una amiga de don Pepe, muy querida por él por cierto. Coterráneos de cuando vivían en San Ramón.

Sobre el personaje hace algún tiempo preparé una pequeña biografía para mi sitio de historia de Costa Rica, del que ya les he hablado, que paso a compartirles a continuación:

Nació el 25 de diciembre de 1895 en San Ramón, Alajuela, hija de don Joaquín Rodríguez Rodríguez y doña Juana López Castro.

Obtuvo el título de Educadora en la Escuela Normal de Heredia, dirigida por don Ornar Dengo, y en Estados Unidos obtuvo una maestría en inglés, psicología y educación en la Universidad de North Western de Chicago.

Desde joven se involucró en la política. Educadora, feminista, destacada oradora, fundadora de la Casa del Niño y de la Liga antialcohólica; en la Liga Feminista luchó contra la discriminación de las mujeres y en favor del sufragio femenino.

Se opuso a la dictadura de los Tinoco y en 1918 se unió al grupo que quemó el diario La Información, vocero del gobierno, por lo que fue arrestada y exiliada hacia Panamá.

En mayo de 1943 fue una de las organizadoras del mayor desfile de protesta contra el intento de reforma de la Ley electoral de parte del Congreso.

En 1948, tomó parte activa en contra de la revolución. Fue encarcelada en El Buen Pastor y tuvo que salir de nuevo a Panamá, donde se integró al movimiento feminista y trabajó como profesora de español en la Zona del Canal y de inglés en el Instituto Nacional.

Trabajó por algún tiempo en la Escuela de Aplicación de Heredia, dirigida por Omar Dengo, en la Escuela Normal, el Liceo de Costa Rica, fue directora del Colegio Superior de Señoritas y el Instituto Bíblico. Fue miembro de la junta directiva del Instituto Nacional de Vivienda y Urbanismo (INVU). Además, fue Directora General de la Oficina Interamericana, que editaba la revista La Unidad.

Por sus ideas, consideradas como comunistas, se ganó muchos enemigos.

Como oradora tuvo fama en toda Costa Rica. Como educadora, aún más, y su amor al prójimo, en acción y no en palabrería, fue insuperable. Vivió en franciscana pobreza, por ayudar a los demás, sin esperar que nadie le pidiera.

Escribió cuento, poesía, crítica literaria, ensayos políticos y practicó el periodismo por 16 años en diversos periódicos y revistas como Repertorio americano.

Falleció el 8 de noviembre de 1982.

En su honor, un barrio del sur de San José y el auditorio del Centro Cultural José Figueres Ferrer en San Ramón, llevan su nombre.

En el 2007 fue incorporada a la Galería de las Mujeres del Instituto Nacional para la Mujer (INAMU).

Tengo que confesarles que al investigar sobre ella, de la que no conocía nada, quedé gratamente sorprendido. Su coraje y lucha contra las injusticias, en especial por los derechos de las mujeres, es de admirar. Y mi valoración positiva sobre ella aumentó aún más, después de leer un artículo muy bonito, que escribió el propio don Pepe sobre ella, quien a pesar de haber militado en un bando político contrario, ambos como defensores de causas semejantes mantuvieron una amistad entrañable. Esto se refleja en el artículo publicado por Figueres unos días después de su muerte, que les transcribo a continuación:

Corina

José Figueres Ferrer

En extraordinario silencio, a los 87 años de edad, enfermó, murió y fue sepultada en San Ramón, una extraordinaria mujer: La profesora doña Corina Rodríguez López. Pocos le decían doña. Pocos conocían su segundo apellido, López, ni su apellido de casada. Aun su primer apellido, Rodríguez, con el cual libró sus luchas de juventud, pareció irse olvidando con los años y con la fama. Ya casi todos decíamos simplemente Corina.

En la Inglaterra de principio de siglo la hubieran llamado sufragista: luchadora por el sufragio femenino. En el Washington del macartismo le habrían dicho comunista. En la Costa Rica que culminó con la guerra civil de 1948, se le dijo mariachi. En la memoria de quienes tuvimos la suerte de convivir con ella tantas décadas en el mismo mundo, y la pena de ser combatidos por ella, queriéndola, será siempre la que siempre fue: una gran disconforme, una gran disidente, una gran reformadora.

Austera, desinteresada, fiel, combatía siempre fielmente, sin odio. Para ella no había mas que un enemigo: la injusticia. La injusticia como ella la veía, pero siempre la injusticia. Varias veces me tocó a mí, como comandante y como presidente, sacarla de la cárcel. Igual que a Emilia Prieto. Igual que a Carmen Lira. Estas sufragistas insignes, siempre van a parar a la cárcel o al exilio. Son como los niños a quienes se castiga con amor. Por eso resultan simpáticas algunas anécdotas de sus vidas. Por eso quiero contar varias de Corina que hacen reír, respetuosamente, aun en la pena de su muerte.

El Dr. Zumbado era un médico famoso de su tiempo, amigo y colega de mi padre, con más años que Corina. Lleno de prendas personales, su única pena era su devoción a Santo Tomás. Era “tomista”. Un día en San José, siendo él un viejito y yo un niño, supimos por distintas vías que habría una conferencia de Corina Rodríguez, la predicadora ramonense, sobre la igualdad de derechos entre el hombre y la mujer. El doctor llegó bien pasadito, y ocupó un asiento al final de la sala. “En resumen” terminó diciendo la conferencista en voz muy alta, “se ha llegado a afirmar con razón que entre el hombre y la mujer no hay más que una pequeña diferencia”. Los aplausos despertaron al viejito, que solo había oído en la penumbra las últimas palabras. Se limpió los ojos y, como entonces se acostumbraba redondear los discursos políticos “echando un buen viva”, se puso medio de pie, levantó la mano derecha y gritó ¡viva,… , viva la pequeña diferencia!

Durante la guerra de Liberación Nacional de Costa Rica, cuando escuchábamos por radio las arengas encendidas de Corina llamando a filas en favor del gobierno que combatíamos, pensábamos: ¡qué lástima que esta condenada no esté con nosotros! Yo me acordaba de otras arengas anteriores: las de la Pasionaria, en la primera guerra fratricida de que tengo memoria, la Guerra Civil Española. Sólo que en aquella ocasión yo estaba del lado de la insigne arengadora, y ahora estaba en contra de la otra. Todo esto tuve oportunidad después, en mi larga vida, de contárselo a Corina. Hasta la palabra “condenada”, haciéndola reír.

Diez o más años de pasada la guerra en Costa Rica, cuando todavía no habíamos hecho las paces Corina y yo, nos encontramos en la fiesta de un matrimonio. Yo la vi primero, sentada a una mesa de espaldas a mí. Instintivamente la abracé por los hombros. Ella dio vuelta, sonrió también por instinto, pero inmediatamente cambió, y me dijo: “¡vos sos un tirano!”. Yo le sostuve la vista con calma y le contesté: “¿y a vos no te da vergüenza tener por enamorado a un tirano?”. Era inteligente. Entendió bien la broma, y ya no pudo contener más la sonrisa. Pero siguió hablando como para decirme algo que había deseado mucho tiempo expresarme sin tener la oportunidad: “Te debo las gracias, Pepe. Recién pasada la guerra, nombraste como primer gerente del INVU al joven Rodrigo Carazo Odio. Te buscó él para informarte que, sin conocimiento tuyo, me había adjudicado a mí una de las primeras casitas “sociales” que se construyeron. ¡Precisamente a Corina, la super enemiga de la guerra! Y que vos le contestaste: “Me da usted una gran alegría. Conozco la situación de esa loquita!”. Desde entonces, Pepe, esta loquita ha tenido por primera vez casa propia.”

Para una mujer común, toda esta relación podría tener algo de humillante. Pero no para Corina. Ella se sentía merecedora de mucho, y lo era. Hasta de una casita del INVU, que pagaría con ₡30 mensuales, tomados de su humilde sueldo de maestra.

Adiós, Corinita linda. Siempre original, te fuiste de sorpresa. De niños fuimos contemporáneos en San Ramón, aunque me llevabas más de una década en edad. Era la época de oro de aquella gran minicultura aislada que floreció en San Ramón antes de la carretera y el radio, cuando los estudiantes de segunda enseñanza leían en vacaciones a Emilio Zolá. Eran las postrimerías de Lisímaco Chavarría, la juventud de Eliseo Gamboa, y la madurez de los maestros filósofos, Federico Salas y Nautilio Acosta. De todos aprendí a querer a Brenes Mesén y a Omar Dengo. De ti, Corina, aprendí a respetar a los disconformes. A los amigos de la utopía, a los que pasan todas las penas de la vida, por aspirar a un mundo mejor.

Tomado de la Prensa Libre del miércoles 17 de noviembre de 1982.

Que interesante esta historia de Corina y don Pepe. Aquí hay una gran enseñanza, que entre otras cosas nos demuestra la calidad de persona que era don Pepe, casi como de otro mundo. Un personaje como él no lo volveremos a tener en Costa Rica.

Una amiga me pasó una foto de cuando estaba en la escuela y su maestra fue doña Corina. En la imagen también se puede ver a Jorge Cornick (a la par de ella a la derecha), uno de sus nietos, que también fue su alumno. Mi amiga, Patricia Picado, es la que está apoyada en los regazos de doña Corina. La imagen pueden verla en la pequeña galería que preparé.

Evalúe esta columna: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Relacionado:
Compartir:

Comentar en Facebook

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.