Hola Pablito

Gilberto Jeréz

Gilberto Jerez

Como que la cosa no anda muy bien en nuestra patria.

Te hablaré un poco sobre esa huelga y la grabación que me envías, tratare de explicártelo aunque lo haga más largo que un domingo sin plata.

De eso que llaman EL CEMENTAZO lo dejaremos para otra ocasión, muchos y muy conocidos son los involucrados, muchos los intereses y los memes intentan decir que cuando el río suena piedras traé.

Gentes muy astutas y conocidas veo ahí, consortes involucradas y cinismo puro se ausculta en ese caso…

Deben de estar más asustados que un burro en una lancha de ser esto cierto, pero son astutos, estamos en política, desviar la cosa por ahí no les será difícil…

Déjame primero informarme bien porque, te confieso, “toy” como cuello de monja: tieso en lo que a noticias de la patria refiere.

VAMOS A LO CONCRETO. Trataré de explicarte cómo lo veo, disculpa si me extiendo demasiado:

La Victorina es nuestra “negra cañera” de rancia familia, muy querida, vende chances y lotería, pero no tiene cuota de la JPS, lo que significa que también debe permitir ser explotada por los que si tienen cuota y revenden sin control alguno…

Esto lo hace para para poder vivir.

Tampoco goza, la negra, de pensión alguna, vivía a la orilla del río y la “expropiaron”, el MOPT u otra institución le dio 9 millones para que saliera de ahí… algo relacionado con la construcción de los puentes de la nueva carretera.

La Victorina tiene varias hijas, todas juntas han acumulado deudas, tristezas y sufrimientos toda su vida… 9 millones no solucionaron nada, no alcanzaron para pagar sus deudas y…

Como todos sabemos, en este desigual mundo y en esta sociedad que perdió el rumbo o nunca lo tuvo; los pobres son unos de los mejores pagadores…

La Victorina, que nos es una excepción, pagó y pagó ( con los 9 melones) deudas hasta donde pudo y su mente le permitía recordar, incluso fue más allá, se acordó de sus hijas y a todas les dio su puñito…

La “millonada” recibida se esfumó, algo así como se esfumó el dinero de la Trocha, el misterioso y expedito pago a la empresa brasileña OAS que iba a construir la carretera a San Ramón, las millonadas que se van en “manutención” de carreteras y a saber, pareciera que también ese crédito del cemento que hoy va por el mismo camino.

La única diferencia es que la Victorina recibió un dinero honesto del estado, justa la suma? no lo sé…

Pero si se que es la misma suma que doña Zarela Villanueva, recibirá todos los meses de su afortunada vida como pensionada…

Algo que a la pobrecita ex magistrada de menesterosa y paupérrima familia oriunda de la vieja Metrópoli, solo le alcanzará para cubrir sus gastos básicos.

Ayer mi amigo Pablito me enviaste la grabación y algunos memes alusivos a esa supuesta estafa con un cemento chino.

Te repito feo y horrible, lo peor que por los actores que señalan no deja uno de dudar…

Esa grabación alusiva a las pensiones del “Poder” Judicial la he escuchado varias veces donde algún “connotado” sindicalista le dice a su gremio:

“Hemos triunfado.

La pensión nos queda en un 85%, no se pudo más.

Nos pensionaremos a los 60-62 años, nosotros administraremos nuestro fondo y existe la posibilidad de que algunos se pensionen a los 55 años.

Vamos para casa presidencial a exigirle al presidente que no mande nuestro proyecto a extraordinarias, de eso depende nuestro triunfo”

Como te lo prometí Pablito, que escribiría algo, se me vinieron dos casos a la mente, dos nombres…

Mi coterránea, la Victorina, de quién conozco muy bien su caso y la “desafortunada” Zarelita, ex magistrada, a quien conoce todo Costa Rica, no solo por su porte, belleza e importante puesto….

Sino que también por su jugosa y enorme pensión que es ni más ni menos que el mismo monto de lo que ganaba, algo que le augura vida saludable y muchos años de buenas merecida opulencia a costa del camello pueblo…

Sea que según ese acuerdo recibirá solo el 85% de 10 millones asignados.

Qué extraño es este perro mundo, que injusto también…

Sea pues que a Zarelita le quedaran solo 8,5 millones para vivir y a la Victorina, por pagar sus deudas, no le quedó nada.

Sigue, la negra, empujando su mísera y desafortunada vida cotidiana y lo único que las une es que ambas son costarricenses y les han cercenado sus oportunidades…

La Victorina, toda renca y mal de salud seguirá intentando obtener una pensioncita del Régimen no Contributivo pues cuando fue a solicitarla con todos sus papelitos comprobantes en que gasto los 9 milloncitos, EL PEQUEÑO DIOS…

Que tiene la CCSS en esa oficina de Cañas le dijo textualmente que no tenía derecho alguno pues ese dinero recibido por concepto de expropiación debería servirle para vivir bien el resto de sus días.

Genio el hombre.

Auténtico ejemplo de visión y responsabilidad para decidir quién y con que suma vivirá feliz el resto de sus días…

Fervoroso defensor de los recursos públicos y decisor absoluto de quién debe y quien no debe recibir una pensión de ese régimen no contributivo.

Zarelita también fue perjudicada, ella en cambio, tendrá que conformarse y estirar al máximo esa justa y “bien merecida” asignación de 8,5 millones por mes que le quedan por ese acuerdo que han logrado los sindicalistas del Poder Judicial!

¿Me vas entendiendo amigo?

Terrible injusticia.

Ojalá y logre, la pobre Zarela, pagar con ese dinero sus gastos más básicos y no vaya a ser que el ICE le corte la luz porque la pensión no le alcanzó para pagar el recibo.

Como puedes ver e imaginar, lo único en común que tiene ambas damas fue la forma en que las concibieron y el lugar por donde nacieron…

Después todo ha sido distinto porque la vida nos tiene preparado un destino a cada uno…

Algunos son blancos, otros negros, habemos cholos, hay chinos; otros son inteligentes, en esta época se cree qué hay muchos tontos…

También hay cobardes, héroes, tímidos, católicos, agnósticos, presumidos y hasta arrastrados…

Algunos son muy populares y hasta películas les hacen, Keylor por ejemplo.

Otros solo pasan como destellos por el estrado, la tarima les sirve sólo para presentarse, como dicen ellos cacareando, pero pasan sin pena ni gloria pues nunca tuvieron esa estrella que iluminó a doña Zarela…

Podemos entonces decir que indistintamente seamos así o asá, todos tenemos, mínimo, sueños, esperanzas, ilusiones, derechos y deberes…

Unos tienen mucho, aunque sea injustamente como Zarelita y todos los que como ella liban de nuestro sudor y paciencia…

Otros luchan por tener lo mínimo, lo básico, como la Victorina quien fue condenada sin derecho a defensa por empleado público que avergüenza a ese gremio con su actitud coartante y prepotente ante la solicitud de un derecho.

Hay quienes quieren y esperan ver caer Maná del cielo y de tanto esperar siempre se lamentan de su mala suerte…

Sea, lo que me niego a creer, que unos nacen con estrella como doña Zarela, Neymar y los del Cementazo y otros nacen estrellados, como la Victorina… o si no nacen los estrellan.

A los de en medio nos cargan TODO, renta, impuestos, rebajas, en fin todo lo que el estado necesita para mantener esa democracia donde impera la ley del embudo…

No hay quite.

Siempre luchamos y lucharemos por vivir mejor, educar mejor a nuestros hijos, tener mejores cosas y aunque tampoco, en el medio costarricense, todos somos iguales…

Nuestros necesidades y sacrificios, Pablito, soportan cualquier nuevo e injusto impuesto que será pagado en NOMBRE DE LA ESPERANZA, EL SACRIFICIO Y LOS SUEÑOS!

Otros, la mayoría de los grandes, los más poderosos aunque no todos, esos no pagan nada, LA COIMA, SU PODER Y SUS INFLUENCIAS les dan patente de corso y libertad para no hacerlo.

Es por eso que existe la envidia y aparecen los celos, un círculo vicioso donde muchos hombres y mujeres siempre hablan, siempre critican y olvidan valores y principios…

Los hombres justos, virtuosos, exitosos existen en todas las latitudes, pero hay muchos entre ellos que entre más tienen más quieren…

Aquí y por ello es donde entra el estado…

Un órgano “popularmente” elegido que, en principio debería regular tanta diferencia, incidir en la posible mejoría de tanto destino diferente y particular…

El estado debería ser algo que permita oportunidad para TODOS, suficiente justicia, buenas leyes y mentes visionarias y valientes para ejecutarlas…

Tres poderes que en nuestra Costa Rica perdieron el norte y olvidaron la razón de su existencia!

Eso es mi querido amigo Pablito:

El Poder Judicial, el Legislativo y el Ejecutivo olvidaron sus tareas y obligaciones, se dieron cuenta que era más fácil hacerse una melcocha crear una ley embudo para su bienestar , ser independientes pero en lo que a sus intereses respecta…

Por eso los que tienen un régimen de pensiones como el que ampara a Zarela hoy están en huelga, defienden sus privilegios, así de fácil, vergonzoso e indigno…

Eso sí, entendamos, para ellos es justo, así lo creen y por lo tanto su huelga no es ilegal.

Perdónenme mis amigos que trabajan en ese Poder, pero cuando el barco se hunde nos hundimos TODOS.

Por eso también Pablito, usted y yo que peinamos canas, vemos y creemos que es insólito, indigno e increíble lo que está pasando…

Un sistema anárquico donde reina el poder de los medios, de los grupos, de los sindicalistas, de los inversionistas…

Un sistema donde a nadie le importa que hace y cómo vive la Victorina y cuanto se hecha, injustamente, todos los meses al bolsillo doña Zarela y muchos como ella…

Los “galilludos”, los que tragan más pinol, los que se golpean el pecho y diariamente hablan y critican lo que sucede en Venezuela, olvidan que esa misma Venezuela un día olvidó que en un sistema justo y equitativo ni Victorinas ni Zarelas deberían existir!

Si esto, en Costa Rica no lo resolvemos para todos dentro de un marco real de equidad y justicia…

No pretendamos dormir tan tranquilos siempre habrá peligro de que aparezcan los Maduros, Chaves, Ortegas y Correas…

Es claro y evidente que tanto el rico como el pobre, son dependientes de un equilibrio entre los unos y los otros, lo único que necesitan es oportunidades…

Porque nunca debes olvidar amigo que dos pobres no hacen un rico, pero por necesidad lo matan!

Créeme amigo de esta manera y hablando con justicia, tanto más merece la Victorina como menos merece la Zarela.


Relacionado:
Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.