Francia: Lo que supondría la llegada al poder de la extrema derecha

Entrevista al historiador Philip Nord

Le Pen

Si la perspectiva de la llegada al poder de la extrema derecha da una sensación de vértigo, es no solo por las consecuencias esperadas para la sociedad, sino también por la ruptura histórica que representaría. Para comprender mejor el alcance de esta eventualidad y ponerla en perspectiva con otras situaciones nacionales, Fabien Escalona, redactor de Mediapart entrevistó al historiador estadounidense Philip Nord.

Profesor emérito de historia moderna y contemporánea en la Universidad de Princeton, se ha especializado en los conflictos que culminaron en el advenimiento de la Tercera República en Francia. También publicó hace unos años un libro, France 1940 (Perrin, 2017), en el que relata el “suicidio” de aquel régimen.

Desde la otra orilla del Atlántico, donde sigue a la campaña de Donald Trump para regresar a la Casa Blanca, advierte contra las derechas extremas que niegan “hechos imposibles de abolir”: la sociedad multicultural, el cambio climático… Sugiere que en Francia y Estados Unidos, “el sentimiento de desclasamiento [es] aún más doloroso porque nuestros países se han presentado orgullosas como naciones universalistas, civilizaciones superiores”.

Mediapart: Llevas cuatro décadas estudiando la historia política y cultural de Francia. ¿Qué has sentido tras el anuncio de disolución de la Asamblea de Emmanuel Macron, y la perspectiva, más creíble que nunca, de un gobierno de extrema derecha en Francia?

Philip Nord: Veo la situación a través del prisma de lo que está sucediendo en mi propio país, Estados Unidos. Nosotros también experimentamos una desintegración de nuestro sistema de partidos y el riesgo de la instalación en el poder de una extrema derecha nacionalista. La situación me parece aún más grave que en Francia, pero conservo la esperanza de que no tengamos la oportunidad de comparar hasta el final …

Estados Unidos como Francia están en medio de una crisis económica, exacerbada por la pandemia de covid, cuyo impacto en las mentalidades todavía se mide mal, y ambos países están atravesados por tensiones sobre los problemas migratorios e identitarios. Los ecos de la década de 1930 son sorprendentes.

Pero en este lado del Atlántico, el nivel de violencia me parece superior. El ataque al Capitolio, el 6 de enero de 2021, fue un equivalente al del 6 de febrero de 1934 en Francia [un motín parisino dominado por las ligas de extrema derecha – ed]. Y recuerde que en Estados Unidos circulan decenas de millones de armas individuales entre la población, con un número significativo de veteranos de guerra.

Además de mi preocupación, debo confesar mi sorpresa. Pensé que Francia era más estable. La velocidad con la que se ha vaciado el sistema de partidos es sorprendente. Esto se explica por su debilidad intrínseca, por supuesto, pero también por la incapacidad del presidente Macron para establecer una estructura partidista sólida, capaz de apoyar ese “centro” en el que se había situado. Su logro fue al mismo tiempo su fracaso.

¿En qué genealogía política inscribe el Reagrupamiento Nacional de Marine Le Pen y Jordan Bardella?

La filiación de esta fuerza política se remonta a finales del siglo XIX. Posteriormente se produjo una ruptura, que cuestionó el famoso esquema de las tres derechas del historiador René Rémond [que diferenció las tradiciones legitimistas, orleanistas y bonapartistas, que se remontan a la Revolución Francesa y al Primer Imperio, ed]. Nació una nueva derecha, basada en la idea de nación, que aisló del horizonte revolucionario que la envolvía hasta entonces. Esta palabra justificó un proyecto que ya no pretendía ampliar el universo de las libertades, sino restringir su aplicación a los “verdaderos” franceses.

Esta corriente política fue el producto de un encuentro entre una derecha plebeya de la calle y una derecha tradicionalista ligada al ejército y a la Iglesia católica. Esta coalición se ha formado bajo el signo del resentimiento, un término que ha resurgido en los últimos tiempos. Entonces estaba dirigido contra los judíos, los alemanes y los ricos. Actualmente, los inmigrantes y los musulmanes son los objetivos preferidos. La doble lógica de chivo expiatorio y exclusión sigue siendo, en cualquier caso, un dato permanente.

Ayer como hoy, esta derecha ha prosperado con la idea de una nación y una narrativa nacional mítica en peligro. Es obvio, tanto en Francia como en Estados Unidos, que muchas personas no soportan el cuestionamiento, por parte de los académicos y en la sociedad, de una concepción idealizada del pasado. También fue el caso hace 130 años, debido a la aparición de los métodos positivistas, que desafiaban una forma antigua de escribir la historia de Francia.

Una de las grandes diferencias con esa época es el andamio de organizaciones internacionales y europeas en las que se inscribe la Francia contemporánea. Cuando se abogaba por el proteccionismo a finales del siglo XIX, no tenía la misma implicación que en 2024. Pero precisamente, el RN y sus equivalentes en Europa afirman que su nación sufre un desclasamiento debido a la falta de soberanía.

Para recuperar la grandeza, sería necesario restaurar esa soberanía y actuar de la manera más independiente posible. Pero es una soberanía que en última instancia seguiría siendo ejercida por un Estado fuerte, en lugar de por ciudadanos activos, libres e iguales.

¿Cómo entender la especificidad francesa en comparación con otros países europeos? ¿Es “un bastión de la extrema derecha” entre los regímenes de Europa Occidental democratizados después de 1945?

La crisis actual nos obliga a mirar el pasado con ojos diferentes. En nuestros dos países, siempre ha habido corrientes de extrema derecha importantes y amenazantes. En Estados Unidos, los supremacistas blancos del Ku Klux Klan se organizaron después de la Guerra Civil (1861-1865). Los sistemas esclavistas y racistas del pasado han sido desmantelados legalmente, pero siguen actuando en nuestro presente. En Francia, la lucha por la República se ha hecho contra los monárquicos, los bonapartistas, las ligas de extrema derecha…

Estas corrientes se han transformado pero siempre han estado ahí y emergen regularmente a la superficie, entre momentos de relativa tranquilidad. Los años gaullistas han sido uno de esos momentos, pero desde la desindustrialización y sus problemas en términos de empleo, ordenación del territorio, impugnación de la inmigración… observamos el ascenso gradual de la extrema derecha. Esta ha estado, de alguna manera, siempre a la espera.

En cuanto a la fuerza concreta de la extrema derecha hoy en Francia, pero también en Estados Unidos, deberíamos profundizar la hipótesis de un sentimiento de desclasamiento aún más doloroso porque nuestros países se han presentado orgullosas como naciones universalistas, civilizaciones superiores. Sin embargo, esta idea de un destino superior se ve perjudicada en los hechos, tanto como por los discursos de protesta que revisan críticamente nuestro pasado. Algunas personas no lo soportan y encuentran que se presta demasiada atención a la opresión de los demás en lugar de interesarse por ellos.

¿Cómo calificar la ruptura que constituiría la llegada al poder de la extrema derecha en Francia?

Un gran shock. Simbólico, porque Francia sigue siendo el gran país originario del lema “Libertad, Igualdad, Fraternidad”. Geopolíticamente, en la medida en que Francia ocupa un lugar más importante que la Italia de Giorgia Meloni en el continente. La Unión Europea no puede avanzar sin la asociación de Francia con Alemania. Este giro sería un estímulo para todas las fuerzas equivalentes en otras partes de Europa. Y no me atrevo a imaginar si fuera seguido por el regreso de Trump a la Casa Blanca.

En El Fascismo francés. Pasado y presente (Flammarion, 1987), el historiador Pierre Milza escribe que “1940 [ha marcado] una profunda ruptura con esta tradición de defensa republicana que ha trascendido durante mucho tiempo la división derecha-izquierda”. Cuando escuchamos a los miembros del espacio presidencial equipararla extrema derecha y una supuesta extrema izquierda, y afirmar que se negarían a elegir entre ellas en una segunda vuelta electoral, ¿no se viven los comienzos de una nueva ruptura en este campo?

No estoy seguro de que la analogía se mantenga hasta el final. Lo que ocurrió y fue muy deprimente en 1940 fue una especie de suicidio de la democracia. Diputados de todos los partidos del espectro político (excepto ochenta de ellos y los comunistas excluidos de la Asamblea) votaron plenos poderes para Pétain sabiendo cuales eran sus intenciones autoritarias. En una amplia franja de su clase política, la democracia decidió disolverse.

No estamos ahí, aunque considero que la negativa a votar en contra de la extrema derecha es claramente un error. Porque de hecho, en el momento del caso Dreyfus y durante la década de 1930, hubo reflejos de defensa republicana contra las amenazas de autoritarismo. Jean Jaurès y luego Léon Blum fueron los artesanos, así como los radicales que acamparon en el centro del espectro político. Este principio, “no hay enemigo a mi izquierda”, es cuestionado por los macronistas que se niegan a tomar posición frente a una candidatura lepenista. Esto es preocupante.

El campo republicano, incluso antes del advenimiento duradero de la República, nunca fue homogéneo. ¿Qué le ha permitido triunfar sobre sus oponentes varias veces en dos siglos?

Los republicanos también eran demócratas. Después del final de la Segunda República en 1851, se dieron cuenta de que para ganar una mayoría a su causa tenían que insertarse en el mundo rural, para establecer un equilibrio político con sus oponentes. Desarrollaron una especie de “sentimiento sociológico” del país y construyeron una política para lograr su objetivo.

Lo que los republicanos tienen que hacer, y en particular la izquierda, frente a la extrema derecha, es tomar la temperatura del país, imaginar una coalición de votantes potencialmente mayoritarios y establecer una política creíble para darle forma. No es solo una cuestión de propuestas o ideas, también es una cuestión de símbolos, de llamamiento a las emociones. Una figura como Gambetta lo encarnó bien en el siglo XIX.

En una contribución a la revista “Questions internationales”, cree que una “forma de equilibrio” se ha ido deshaciendo desde la década de 1970. ¿No es sucumbir a una idealización de esa época?

No fueron años pacíficos, por lo que no hay que tener una visión nostálgica . Pero desde la posguerra hasta la década de 1970, se forjaron ideas compartidas sobre cómo gestionar la sociedad industrial. Esto implicaba, entre otras cosas, el desarrollo de un estado social, un nivel de planificación, la implicación de la tecnocracia, de los sindicatos fuertes, el fin del imperio colonial…

Algunas personas fueron excluidas de estas políticas, especialmente los inmigrantes, y sectores de la juventud. Sin embargo, muchas orientaciones de esta época han contribuido a hacer la vida más larga, más saludable y más feliz para gran parte de la población francesa. Cuando los socialistas llegaron al poder, intentaron hacer otra cosa frente a un equilibrio que ya estaba tambaleandose, pero se batieron en retirada.

Ahora ese sistema ha desaparecido en gran medida. Puedo decir que he vivido en un mundo que ya no existe. ¡Al punto de que en mi país, EEUU, ni siquiera hay acuerdo sobre los hechos a partir de los cuales debatir políticamente!

¿Cuál sería el terreno en el que trabajar para una nueva “forma de equilibrio”, si es posible?

En Estados Unidos como en Francia, la derecha extrema o radicalizada simplemente no acepta los nuevos datos de nuestro mundo, que no tienen vuelta atrás: vivimos en una sociedad multicultural, las normas de género han evolucionado, los equilibrios del planeta están en peligro objetivo… Estos son hechos imposibles de abolir, sin recurrir a una violencia enorme. Puedo imaginar una política de derecha sobre ellos, ¡pero las derechas extremas rechazan la existencia misma de estos hechos!

Por lo tanto, no hay otra opción que derrotar una y otra vez a esta fuerza política. Pero para ello hay que ser un poco materialista y reconocer que las personas sufren cambios en sus vidas, cuya base económica es fundamental. Hay que actuar a este nivel para dar paso a las personas desheredadas, y en vías de desclasamiento objetivo o subjetivo.

Philip Nord es profesor emérito de historia moderna y contemporánea en la Universidad de Princeton, se ha especializado en los conflictos que culminaron en el advenimiento de la Tercera República en Francia. También publicó hace unos años un libro, France 1940 (Perrin, 2017), en el que relata el “suicidio” de aquel régimen.

Fuente: https://www.mediapart.fr/journal/politique/210624/le-rn-au-pouvoir-ce-serait-un-grand-choc-symbolique-et-geopolitique

Traducción: Enrique García para sinpermiso.info

Revise también

Lula

Mesa redonda sobre las formaciones políticas de izquierda

Mesa redonda sobre los retos a los que se enfrentan las formaciones políticas de izquierda …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cambio Político
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.