World Central Kitchen dice que ataque aéreo israelí mató a 7 de sus empleados en Gaza

Abril 02, 2024

Redacción

Zomi
La trabajadora humanitaria australiana de World Central Kitchen, Lalzawmi «Zomi» Frankcom, fue una de las personas que murieron en ataque aéreo israelí. @10NewsFirst / X

El ataque mortal israelí contra siete trabajadores de un convoy de ayuda humanitaria en Gaza eleva la condena internacional al accionar bélico israelí. Los empleados de World Central Kitchen que habían coordinado con Israel para entregar alimentos fueron atacados cuando se retiraban del sitio.

El grupo de ayuda World Central Kitchen (WCK) dijo el martes que un ataque aéreo israelí mató a siete de sus empleados en Gaza, y que el grupo está deteniendo inmediatamente su trabajo en la región.

WCK dijo en un comunicado que había completado la entrega de 100 toneladas de ayuda alimentaria a un almacén en Deir al-Balah, y que un convoy de dos vehículos blindados con el logotipo del grupo abandonaba el lugar cuando fue atacado.

WCK indicó que el ataque aéreo ocurrió a pesar de coordinar sus movimientos con el Ejército israelí.

Entre los muertos hay un palestino, ciudadanos de Australia, Polonia, Reino Unido y un ciudadano con doble nacionalidad estadounidense y canadiense, dijo el grupo.

La directora ejecutiva de World Central Kitchen, Erin Gore, calificó el ataque de «imperdonable».

«Este no es solo un ataque contra WCK, es un ataque contra las organizaciones humanitarias que aparecen en las situaciones más extremas en las que los alimentos se utilizan como arma de guerra», dijo Gore.

El fundador de WCK, José Andrés, dijo en las redes sociales que estaba «desconsolado y afligido» después de perder a «varios de nuestros hermanos y hermanas en un ataque de las FDI en Gaza».

«El gobierno israelí debe poner fin a esta matanza indiscriminada», dijo Andrés. «Tiene que dejar de restringir la ayuda humanitaria, dejar de matar a civiles y trabajadores humanitarios, y dejar de utilizar los alimentos como arma. No más vidas inocentes perdidas. La paz comienza con nuestra humanidad compartida. Tiene que empezar ya».

El grupo había comenzado a utilizar una ruta marítima para llevar alimentos muy necesarios a Gaza, donde los grupos humanitarios se han quejado de que el ejército israelí retiene los envíos en camiones y de la falta de acceso seguro a las zonas donde la gente necesita ayuda.

El ejército israelí dijo en un comunicado que estaba «llevando a cabo una revisión exhaustiva al más alto nivel para comprender las circunstancias de este trágico incidente». Dijo que había estado «trabajando en estrecha colaboración con WCK» para proporcionar ayuda a los palestinos.

El jefe humanitario de la ONU, Martin Griffiths, dijo que está «indignado» por el ataque y calificó de «indefendibles» las acciones de los responsables.

«Toda esta charla sobre el alto el fuego, y aún así esta guerra nos roba lo mejor de nosotros», dijo Griffiths en un comunicado.

El primer ministro australiano, Anthony Albanese, confirmó el martes la muerte de un trabajador humanitario australiano, Lalzawmi «Zomi» Frankcom, y dijo que su gobierno espera «plena rendición de cuentas».

«Esta es una tragedia humana que nunca debería haber ocurrido y que es completamente inaceptable», dijo Albanese a los periodistas.

Albanese dijo que los trabajadores humanitarios y todos los civiles inocentes «necesitan protección».

El ministro de Relaciones Exteriores polaco, Radoslaw Sikorski, dijo en las redes sociales que pidió al embajador de Israel en Polonia una explicación urgente. Sikorski también expresó sus condolencias a la familia del trabajador polaco muerto y a todas las víctimas civiles en la Franja de Gaza.

La portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Adrienne Watson, dijo que Estados Unidos está «desconsolado y profundamente preocupado» por el ataque mortal.

«Los trabajadores de ayuda humanitaria deben ser protegidos mientras entregan la ayuda que se necesita desesperadamente, e instamos a Israel a investigar rápidamente lo que sucedió», dijo Watson en X.

El jefe de política exterior de la Unión Europea, Josep Borrell, condenó el ataque y pidió una investigación.

«A pesar de todas las demandas de proteger a los civiles y a los trabajadores humanitarios, vemos nuevas víctimas inocentes», dijo Borrell.

Planes para Rafah

Funcionarios estadounidenses e israelíes sostuvieron conversaciones virtuales el lunes sobre el plan de Israel para una invasión terrestre de Rafah, en el sur de Gaza, para erradicar a más combatientes de Hamás, un posible ataque al que Estados Unidos se opone por temor a que ponga en peligro a los más de 1,3 millones de palestinos que se refugian allí.

Tras las conversaciones, la Casa Blanca dijo que Israel «tomaría en cuenta» las preocupaciones de Estados Unidos sobre la ofensiva planeada.

En un comunicado, la Casa Blanca dijo que las dos partes tuvieron un «compromiso constructivo sobre Rafah» durante dos horas de conversaciones por videoconferencia, a las que asistieron el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, y el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan. Entre los funcionarios israelíes que asistieron a la reunión se encontraban el asesor de seguridad nacional, Tzachi Hanegbi, y el ministro de Asuntos Estratégicos, Ron Dermer, según la Casa Blanca.

«La parte estadounidense expresó su preocupación por varios cursos de acción en Rafah. La parte israelí acordó tener en cuenta estas preocupaciones y tener discusiones de seguimiento», dijo el comunicado.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, dijo el domingo que «no hay victoria sin entrar en Rafah, y no hay victoria sin eliminar a los batallones de Hamás allí». Netanyahu ha aprobado un plan operativo militar para un ataque.

Israel ha dicho que protegerá a los palestinos de una nueva ofensiva en Rafah, ubicada justo al norte de la frontera entre Gaza y Egipto, pero no ha dado ninguna indicación pública de a dónde los llevará.

El ejército israelí ordenó a la mayoría de los palestinos que se refugiaban en la zona que se trasladaran allí para escapar de los enfrentamientos en el norte de Gaza en las primeras semanas del conflicto de seis meses.

Las conversaciones de alto nivel entre Estados Unidos e Israel tuvieron lugar una semana después de que Netanyahu las suspendiera en protesta por el fracaso de Estados Unidos en vetar una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que pedía un alto el fuego inmediato. Estados Unidos se abstuvo en la votación de la resolución hace una semana, permitiendo que se aprobara, después de haber vetado previamente otras resoluciones similares.

Después de la videoconferencia del lunes, Estados Unidos dijo que esperaba que «equipos de expertos» mantuvieran más conversaciones en persona.

Estados Unidos ha sido el aliado más firme de Israel en la lucha contra Hamás, que comenzó la guerra con su ataque del 7 de octubre contra Israel que mató a 1.200 personas, según los recuentos israelíes, y llevó a la captura de unos 250 rehenes. La contraofensiva israelí en Gaza ha matado a más de 32.700 personas, dos tercios de ellas mujeres y niños, según el Ministerio de Salud de Gaza, dirigido por Hamás. El ejército israelí dice que un tercio de los muertos han sido militantes.

Parte de la información para este informe fue proporcionada por The Associated Press, Reuters y Agence France-Presse.

Voz de América

Revise también

Nazanin Armanian

Israel, Irán y los últimos cuatro pasos dados hacia el Juicio Final

Por Nazanín Armanian* Estamos ante el cierre de un círculo mortal en el choque entre …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cambio Político
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.