Tres años…

Fernando Berrocal

Fernando Berrocal Soto

Tiene razón don Luis Guillermo cuando afirma que el Estado costarricense está entrampado en una compleja maraña de controles, leyes y reglamentos.

Lo que pasa es que este gobierno, ni por asomo, intentó hacer el cambio que prometió. Lo que sí ha hecho es administrar la cosa pública. Cambio y reforma estructural del Estado costarricense, es otra cosa. Por ello, este no será el gobierno del cambio que se prometió en las elecciones del 2014.

Pero en ese contexto, a mi juicio, es justo reconocer el buen trabajo de tres ministros de Estado:

1.- El ministro de Hacienda, Helio Fallas, es un hombre trabajador, transparente, conocedor de la materia hacendaria y ha tenido a su lado un buen equipo. No ha logrado sus metas, pero no ha dejado de luchar por la reforma fiscal. También ha hecho esfuerzos significativos para frenar el gasto público y ha manejado muy bien las relaciones con el Banco Central: en el país casi no hay inflación y las variables macroeconómicas están estables.

2.- La ministra Sonia Marta Mora se ha lucido en Educación Pública. Bajo su liderazgo, se ha hecho una enorme e histórica inversión en infraestructura educativa y da gusto escuchar sus opiniones inteligentes, coherentes y bien fundamentadas. Siempre ha mantenido un perfil intelectual que genera confianza nacional y una línea de trabajo progresista y con gran visión país y de futuro.

3.- El ministro Gustavo Mata, en Seguridad Pública, es el que ha bailado con la más fea y lo ha hecho bien, contra viento y marea y sin presupuesto.

En la lucha contra el narcotráfico internacional, hay que destacar el nuevo nivel de entrega y eficiencia del Servicio de Guardacostas, bajo la dirección del comisario Martín Arias. Ciertamente, queda abierto un pendiente enorme en la lucha contra el narcomenudeo y el flagelo de las drogas, pero nuestra Fuerza Pública, la PCD y el OIJ trabajan con mística y patriotismo y el acuerdo de cooperación con los Estados Unidos es excelente para Costa Rica.

El proyecto y la anunciada inversión de Discovery en Guanacaste, cerca del Aeropuerto Daniel Oduber, como un complejo temático, ambiental, hotelero y turístico será un hito de la administración Solís. De ahí saldrá un gran polo de desarrollo económico, en armonía con la naturaleza y nuestra marca país.

Otra obra que modificará la capacidad funcional y organizativa de nuestra Fuerza Pública y su necesaria profesionalización será la inauguración de la Escuela Nacional de Policía. Negociada y financiada en la administración Chinchilla con el Gobierno de China, fue construida íntegramente por esta administración, bajo la diligente dirección del comisionado Erick Lacayo.

A este gobierno le queda un año.

Ahora se nos viene encima la avalancha electoral del 2018. Con ello, el cambio estructural del Estado costarricense quedará postergado para el futuro. Veremos si alguien que genere confianza nacional le pone el cascabel al gato y asume la responsabilidad histórica de hacer el cambio necesario.

El que lo haga, en mi opinión, ganará las elecciones de febrero del 2018.

Evalúe este artículo: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Aún sin evaluar)
Cargando…


Compartir:

Comentar en Facebook

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.