Producción de hidrógeno verde: inmenso negocio para el ICE

COMPARTIR:

Max Hernández Sotela

Hidrógeno verde

El hidrógeno será el combustible del futuro y paso a paso sustituirá a todos los combustibles fósiles actuales; pero mientras tanto es un gas de inmenso valor industrial.

El hidrógeno es el elemento más abundante en el universo. Se usa como insumo en la refinación de petróleo, la producción de amoníaco, metanol y la fabricación de acero. La demanda mundial actual de hidrógeno es de más de 70 millones de toneladas anuales que tiene un valor bruto de $350.000 millones ($5.000/Tm)

El suministro de hidrógeno para usos industriales es pues en este momento un negocio importante en todo el mundo. La demanda de hidrógeno, se ha multiplicado por más de tres desde 1975 y continúa aumentando; actualmente este abastecimiento es producido casi en su totalidad por combustibles fósiles, se destina un 6% de todo el gas natural global y un 2% de todo el carbón global, a la producción de Hidrógeno industrial.

En consecuencia, la producción de hidrógeno es responsable de la emisión de alrededor de 830 millones de toneladas de dióxido de carbono por año, equivalente a las emisiones de CO2 del Reino Unido y Francia combinadas; esto constituye un impacto muy grande.

A Costa Rica le convendría incursionar en la producción de Hidrógeno Verde (es el hidrógeno producido por medio de energía hidroeléctrica), no sólo por la dimensión del negocio, sino porque es consecuente con nuestra Política de Estado de cuidar el medio ambiente.

Desde el punto de vista de los especialistas, la producción de hidrógeno verde podrá competir con el hidrógeno producido a base de combustibles fósiles para 2030; en nuestro caso, quizás muchos años antes, si fuesemos capaces de reducir los precios de la energía renovable a unos US $30 por megavatio hora (MWh), según lo indica una nueva investigación de la consultora global de recursos naturales Wood Mackenzie. Pará nosotros llegar a estos niveles de costo de producción es factible, pues tenemos una buena parte de la infraestructura hidroeléctrica y de conducción construida y pagada.

Según los datos de Cryogas Internacional que publica el Hydrogen Analysis Resource Center, la producción mundial de hidrógeno en 2007 ascendió a 60 millones de toneladas métricas y es probable que esta demanda se duplique para el 2030. Esto es un negocio inmenso, sin tomar en cuenta el mercado de hidrógeno como combustible para automóviles.

Uno podría pensar que para 2030 las principales plantas hidroeléctricas del ICE, estarán pagadas, que su capacidad de producción se podría incrementar al menos en un 20 %, asumiendo la ampliación en la capacidad de generación por el aprovechamiento aguas abajo, por la instalación de turbinas más eficientes, pero sobre todo por un manejo de la recarga de embalses más eficiente.

Veamos la capacidad de producción de algunas de las Plantas Hidroeléctricas, existentes y proyectadas:

Reventazón 573,8 GWh
(capacidad de crecer Reventazón) 60,0 GWh
Angostura 674,0 GWh
Arenal 763,6 GWh
Cachi 513,1 GWh
Total 2 584,5 GWh
   
DIKIS 3 000 GWh

Es importante acotar que la capacidad de generación de estas plantas hoy, es de aproximadamente un 55% de su capacidad instalada. (Fundamentalmente por los niveles de los envases, en esta área podríamos trabajar bastante, para lograr un nivel más eficiente del manejo de los embalses, que nos permitan mejorar el porcentaje de aprovechamiento de la capacidad instalada en un 20% adicional.) En el mejor de los casos se podría usar ese 20% de esa capacidad instalada, o sean 516,9 GWh para producir Hidrógeno Verde, que representarían unos 574,62 millones de Tm, que tendrían un valor de $2.873 millones por año. Dinero suficiente para pagar la reingeniería para aumentar la capacidad de los niveles de las plantas hidroeléctricas, la inversión para optimizar las líneas de alta tensión, la implementación de las plantas procesadores de Hidrógeno Verde y los muelles de carga del hidrogeno.

Pará tener un punto de comparación, consideremos que por turismo Costa Rica, recibió en 2019, unos $4.500 millones. (El valor de la producción exportable de Hidrógeno Verde sería un 50% de lo que nos produce todo el turismo que ingresa por año; con una infraestructura como ya dijimos, totalmente construida y casi pagada.)

En 2014, Siemens anuncio que iba a construir (Junto con varias empresas de servicios públicos y la RheinMain University of Applied Sciences) la planta de producción de hidrogeno más grande del mundo. Ahora esta a punto de entrar en funcionamiento; es fundamental iniciar un acercamiento con este grupo y solicitar cooperación en la construcción de nuestras Plantas de Hidrogeno Verde.

Si asumimos que para el 2030 seriamos capaces de construir la represa Dikis, (Desde luego haciendo esta vez las consultas correctas a las poblaciones indígenas y cediéndoles una generosa participación del negocio), tendríamos una planta de una capacidad de 3.000 GWh; que operándola a un 60% de su capacidad, nos permitiría producir unas 2.000 millones de Tm de hidrogeno que tendrían un valor de mercado de $ 10.000 millones, esto es un poco más del doble de lo que percibimos de ingresos brutos del turismo.

Cabe preguntarse que tan rentable sería este negocio de producir Hidrógeno Verde: Según el presidente de la Asociación Española del Hidrógeno, Javier Brey, “La electrólisis es un método limpio para producir hidrógeno verde, cuyo costo resulta proporcional al de la energía eléctrica empleada en su producción”.

Esto significa que el costo de producción de hidrógeno, sería muy similar al costo de producir la energía eléctrica. Para el experto, valores inferiores a los 2,5 céntimos por kWh nos dan precios de unos 2,5 euros por kilogramo, lo que lo convierte en “una solución viable para la “descarbonización” de sectores como el industrial, del transporte o la energía”.

Justo Lobato, catedrático de Ingeniería Química de la Universidad de Castilla la Mancha, menciona que un informe de la Agencia Internacional de la Energía datado del mes de abril de 2019, en el que se señala que los costes de producción de este elemento cambiarán en un futuro no muy lejano. En los próximos 10 años los costes de producción de hidrógeno verde (cuyo coste actual oscila en torno a los 3,5-5 €/kg), descenderán en un 70 % o incluso más si los precios de la electricidad procede de fuentes renovable.

Esto significa que nuestra producción de Hidrógeno Verde, la podríamos vender al menos durante 25 años con un margen de utilidad inmenso.

Cabe recordar según me comentaron en el ICE, que los chinos querían financiar y construir Dikis. (Conociendo su capacidad de construcción se puede estimar que en un plazo de cinco años estaría construida toda la infraestructura.)

Que debemos hacer en los próximos 5 años, para lograr que el ICE ingrese a este negocio:

1- Destinar unos $10 millones para un Estudio de Prefactibilidad del Proyecto de Producción de Hidrógeno.
2- Retomar las conversaciones con los chinos para financiar y construir DIKIS.
2- Firmar un Protocolo de cooperación con el Gobierno de Alemania, para producir Hidrogeno Verde.
4- Construir dos plantas de producción de Hidrógeno Verde (Ya tenemos un volumen interesante de producción de energía hidroeléctrica) y los respectivos muelles de carga de Hidrógeno, uno en Caldera y otro en Limón. (Cabe destacar que el ICE, cuenta con las líneas de alta tensión, construidas y pagadas, (que se podrían ampliar sin necesidad de expropiar derechos de paso) que irían de la Plantas Hidroeléctricas hasta las Plantas de Producción de Hidrógeno Verde que se construirían, en Moín y Caldera).
5- Considerar la implementación de un Plan para mejorar la eficiencia de todas las Plantas Hidroeléctricas, Eólicas y de Vapor existentes, para garantizar el abastecimiento de nuestro mercado interno.
6- Retomar los Estudios Técnicos para construir la represa hidroeléctrica de Dikis, con una capacidad de producción de 3.000 GWh, que están prácticamente terminados y sólo requieren pequeñas actualizaciones. (Esto nos da al menos 5 años de ventaja competitiva)
7- Ajustar la Ley del ICE, para permitirle incursionar en esta actividad.

Desde luego esta propuesta no se puede conceptualizar cómo eminentemente técnica, existen elementos sociológicos de respeto a las comunidades indígenas afincadas en las inmediaciones del embalse de Dikis y desde luego también conlleva un aporte país espectacular a la conservación del medio ambiente mundial.

Tampoco se puede perder de vista que la integración horizontal de negocios industriales asociados a la producción de hidrogeno verde, nos permitirían atraer industria pesada y generar decenas de miles de empleos en Limón y Puntarenas, los polos de desarrollo más urgidos de inversión.

Bueno, he pretendido hacer este aporte a la necesidad de afinar la perspectiva política del ICE, para los próximos 10 años. Desde luego reconozco que no cuento con información oficial emanada de la misma institución y que he tenido que extrapolar los datos a partir de información pública y de amigos que me han suplido información no sensible.

Mi intención es siempre constructiva y tan solo procuro ser desafiante. Estos conceptos ofrecidos, son consecuentes con mi pensamiento político y mi profundo respeto por una institución que nació en el corazón del hombre más visionario de nuestro país.

Le dedicó este aporte a un hombre maravilloso, que tuvo la osadía de soñar, les adjunto un video muy inspirador:

 


COMPARTIR:

Revise también

Carta

Aclaraciones con respecto al informe de la CGR acerca del CNP

Rogis Bermúdez Cascante Ante las publicaciones que algunos medios de comunicación han emitido referente al …

Comentar en Cambio Político

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!