¿Por qué ‘El Capital’ de Marx sigue siendo importante?

Daniel Denvir entrevista a David Harvey autor del libro “Marx, ‘El Capital’ y la locura de la razón económica”.

Marx, 'El Capital' y la locura de la razón económica

Ha pasado más de un siglo y medio desde que Karl Marx publicara el primer volumen de ‘El Capital’ . Es un tomo masivo e intimidatorio, uno libro que muchos lectores podrían verse tentados a evitar. El erudito inglés David Harvey cree que hay que leerlo. Harvey ha enseñado ‘El Capital’ por décadas. Sus populares cursos sobre los tres volúmenes del libro están disponibles de forma gratuita en línea y, han sido vistos por millones en todo el mundo. En su último libro, “Marx, ‘El Capital’ y la locura de la razón económica” Harvey aborda la irracionalidad del sistema capitalista.

Haz estado enseñando ‘El Capital’ por bastante tiempo. ¿Puedes darnos una breve descripción de cada uno de los tres volúmenes del famoso libro de Marx?

Marx era muy detallista, y a veces es difícil entender exactamente cual es toda su concepción del funcionamiento del capital. Pero en realidad, es simple. Los capitalistas comienzan con una cierta cantidad de dinero, llevan el dinero al mercado y compran lo que llamaremos productos primarios -medios de producción y fuerza de trabajo- y los ponen a trabajar en un proceso laboral que producen un nuevo producto. Esa nueva mercancía produce ganancias en forma de dinero. Estas ganancias se distribuyen en forma de rentas e intereses, con este dinero que necesita volver a circular se re-inicia el ciclo de producción y de ganancias.

Es un proceso de circulación. Los tres volúmenes de ‘El Capital’ tratan los diferentes aspectos de ese proceso. El primero habla de la producción. El segundo habla del proceso de circulación ( lo que llama “realización” o la forma en que la mercancía se convierte de nuevo en dinero.) Y el tercero tiene que ver con la distribución: cuánto le corresponde al propietario, al financiero, al comerciante, antes de que todo el proceso se vuelva a iniciar y el capital sea re-integrado al proceso de circulación.

Esto es lo que trato de enseñar, para que la gente entienda las relaciones entre los tres volúmenes de Capital y no se pierda por completo en un solo volumen o en partes de ellos.

Una diferencia importante de tú trabajo es que prestas mucha atención a los volúmenes dos y tres, además del volumen uno, mientras que muchos académicos estudiosos de Marx se concentran principalmente en el volumen uno. ¿Por qué?

Los tres son importantes. Esto es lo que dijo básicamente Marx: “en el volumen uno trato de esto, en el volumen dos trato esto, y en el volumen tres trato de otra cosa.” Está claro que Marx, tenía una idea de la totalidad del proceso de circulación del capital. Su plan fue dividirlo en tres elementos y en tres volúmenes. Así que solo sigo lo que Marx dijo lo que estaba haciendo. Ahora, el problema, por supuesto, es que los volúmenes dos y tres nunca se completaron, y no son tan completos como el volumen uno.

El otro problema es que el volumen uno es una obra maestra literaria, mientras que los volúmenes dos y tres son más técnicos y difíciles de seguir. Entonces, entiendo por qué hay personas que se queden con el volumen uno. Lo que estoy diciendo es: “No, si realmente quieres entender cuál es la concepción del capital de Marx, entonces no puedes entender solo la producción. El capital se trata de la circulación. Se trata de llevarlo al mercado y venderlo. Y, más tarde se trata de distribuir las ganancias “.

Parece que una razón por la que es importante comprender la dinámica de expansión constante que impulsa al capitalismo, es lo que usted llama -citando a Hegel- un “mal infinito”. Explíquenos qué es este “mal infinito”.

La metáfora del “mal infinito” está en el volumen uno. El sistema tiene que expandirse porque su único objetivo es la obtención de ganancias; crear lo que Marx llamó la “plusvalía”, y la plusvalía al re-invertirse crea más plusvalor. Por tanto su mecánica es circular lo más rápido posible: el capital para sobrevivir requiere de una expansión constante.

Y eso es lo que hace: si creces al 3 por ciento anual permanentemente llegas a un punto en que la cantidad de expansión requerida es absolutamente enorme. En el tiempo de Marx, había mucho espacio en el mundo para expandirse. Ahora, en este momento de la historia, sí se sigue creciendo surgirá un grave problema medioambiental: ¿hacia dónde vamos a seguir expandiéndonos? A este fenómeno de la expansión incontrolada se refiere la metáfora “mal infinito” .

En el volumen tres, Marx dice que la única forma que el capital puede seguir expandiéndose es mediante la expansión monetaria. Porque con el dinero teóricamente no hay límite. Si hablamos de fabricar cemento, o algo material, la cantidad que se pueda producir tiene un límite físico. Pero con el dinero, se puede simplemente agregar ceros a la oferta monetaria global.

Es lo que se ha hecho después de la última crisis, se ha agregado ceros a la oferta de dinero por parte de los Bancos Central a través medio de la llamada” flexibilización cuantitativa”. Este dinero ha fluido nuevamente a los mercados bursátiles provocando nuevas burbujas en los activos, especialmente en los activos de los mercados inmobiliarios.

Ahora se está volviendo a una situación peligrosa , en cada área metropolitana del mundo que he visitado, hay un gran auge en la construcción y los precios de los activos inmobiliarios están aumentando . Está se ha vuelto ha producir porque se está creando dinero y ese dinero no sabe donde y en que invertir, excepto en la especulación inmobiliaria o en activos para la especulación.

Para ti, como geógrafo, cuando Karl Marx habla del capitalismo también está hablando sobre los problemas del espacio y el tiempo. ¿Por qué los ejes espacio y tiempo son tan críticos?

Veamos un ejemplo del eje tiempo. En realidad las tasas de interés son hipotecas para el futuro. Es decir, pedir prestado es hipotecar nuestro futuro. La deuda es un trampa para nuestro futuro. Con los prestamos estamos limitando el futuro porque tenemos que pagar nuestras deudas. Pregúntele a cualquier estudiante que deba $ 200,000: su futuro esta “ejecutado”, porque tienen que pagar su deuda. La ejecución hipotecaria del futuro es una parte relevante de los temas tratados en ‘El Capital’ .

El llamado “eje espacio” se explica porque el capital necesita expandirse. Durante mucho tiempo existió la posibilidad que si tu capital no podía expandirse en un espacio dado, tomabas tu capital y buscabas otro espacio. Por ejemplo, Gran Bretaña producía una gran cantidad de capital excedente en el siglo XIX, y gran parte de ese capital se trasladó a América del Norte, a América Latina, a Sudáfrica. Entonces, hay un eje espacial , un aspecto geográfico en el tema de la expansión.

La expansión trata de obtener lo que llamo “negocio espacial”. Si tienes un exceso de capital. ¿Que vas a hacer con él ? Bueno, debes buscar una solución espacial, lo que significa que sales y construyes algo en otro lugar del mundo. Si tienes un continente “inestable” entonces el capital busca otros lugares en los que pueda expandirse. En el pasado había muchos lugares en el mundo para expandirte pero ahora gran parte del mundo está prácticamente cubierto.

La reorganización espacial no es simplemente expansión. También es reconstrucción. Con la actual desindustrialización, en los EEUU y en Europa, el capital reconfigura las áreas industriales a través de reurbanización urbana, y entonces, las fábricas de algodón de Massachusetts se convierten en condominios habitacionales.

En el fondo, el capital camina a quedarse sin espacio ni tiempo, porque ha hipotecado el futuro. Ese es uno de los grandes problemas del capitalismo contemporáneo.

Hablas sobre “futuro ejecutado”. Obviamente este término es muy aplicable cuando se trata de deudas en los hogares, pero…

Creo que el término “ejecución hipotecaria” es muy interesante. Millones de personas perdieron sus viviendas con la reciente crisis. Su futuro fue ejecutado. Pero, al mismo tiempo, la economía de la deuda no se ha ido. Pensé , por un momento, que después de 2007-8, el capital haría una pausa en la creación de deuda, pero lo que ha ocurrido es un gran aumento de la deuda .

El capitalismo contemporáneo nos carga cada vez con una mayor cantidad de deuda. Esto debería preocuparnos a todos. ¿Cómo se van pagar las deudas? ¿De qué manera? ¿Vamos a seguir creando más y más dinero, para que luego ese dinero no tenga a dónde ir, excepto a la especulación?

Cuando se comienza a construir viviendas para que las personas inviertan y no para que las personas vivan se producen fenómenos insólitos. Una de las cosas más sorprendentes de la China contemporánea es que se han construido ciudades donde no vive nadie. La gente compro las viviendas porque es una “buena inversión”.

Es precisamente la cuestión del crédito lo que te llevó a tomar prestada la frase de Jacques Derrida, “la locura de la razón económica”. Coloquialmente, se invoca la locura para estigmatizar a las personas con enfermedades mentales. Pero lo que Marx nos muestra (y lo que tu libro nos muestra) es que el sistema en realidad es una locura.

Para entender lo que pasa hay que mirar con detenimiento lo que sucede durante una crisis. Sabemos que el capital produce crisis periódicamente. Y una de las características de las crisis es que provocan siempre un excedentes de mano de obra: personas desempleadas, que no saben cómo ganarse la vida. La crisis, al mismo tiempo, son la consecuencia de los excedentes de capital que no encuentran un lugar donde obtener una tasa de rendimiento adecuada. Tienes dos excedentes sentados uno al lado del otro y una situación donde la necesidad social es crónica.

El sistema necesita juntar capital y trabajo para producir, pero no puede hacerlo, porque lo que quiere producir ya no es rentable. Y, si no es rentable, entonces no se crea más capital, entonces lo que se produce es depresión . Así terminamos con el capital excedente y la mano de obra excedente, una al lado de la otra. Todo el sistema es el colmo de la irracionalidad económica.

Nos han enseñado que el sistema económico capitalista es altamente racional. Pero no lo es, por ningún lado. En realidad produce irracionalidades increíbles.

Escribiste recientemente que Marx rompió con “socialistas moralistas” como Proudhon, Fourier, Saint-Simon, y Robert Owen. ¿Quiénes eran estos socialistas, y por Marx rompió con ellos?

En las primeras etapas del desarrollo capitalista, había graves problemas de explotación y sanidad en las industrias. Las personas razonables, incluidos los profesionales y la propia burguesía, empezaron a mirar esto con horror. Se desarrolló una especie de repugnancia moral contra el industrialismo. Muchos de los primeros socialistas fueron moralistas, en el buen sentido del término, y expresaron su indignación moral al proponer la construcción de una sociedad alternativa basada en el bienestar común y la solidaridad social, y cuestiones de este tipo.

Marx observó la situación y llegó a la conclusión que el problema con el capital no es que sea solo inmoral. El estaba convencido que sí se intenta confrontar al capital con la razón moral nunca se va a llegar demasiado lejos, porque el sistema se autogenera y se auto-reproduce. Tenemos que enfrentar la auto-reproducción del sistema.

Marx se dedicó al análisis científico del funcionamiento del capital y concluyó que realmente necesitamos reemplazar todo el sistema. No se trata solo de higienizar las fábricas, tenemos que lidiar con el capital como sistema.

¿Has visto ‘El joven Karl Marx’?

He visto la película y la obra. Marx es un personaje de su tiempo, y creo que es interesante mirarlo desde esa perspectiva.

Pero lo que quiero decir es que todavía estamos en una sociedad fustigada por la acumulación de capital. Marx se abstrajo de las particularidades de su tiempo y explicó la dinámica de la acumulación del capital, marcando su carácter contradictorio: porque, su fuerza motriz, está envolviendo a todo el mundo en una deuda infinita.

Marx explicó que necesitamos ir más allá de la protesta moral. Hay que describir un proceso sistemático con el que debemos lidiar y entender su dinámica, porque de lo contrario cualquier tipo de reforma moral se verá cooptada por el capital. La historia lo ha demostrado.

Todos pensamos que s realmente fantástico que tengamos Internet. Inicialmente, también, muchos pensaron que era una tecnología liberadora que permitiría una gran paso para la libertad humana. Pero mirad lo que ha sucedido. La red está dominado por unos pocos monopolios que recopilan nuestros datos y los venden a personajes sórdidos que lo utilizan con fines políticos.

Algo que comenzó como una tecnología liberadora de repente se ha convertido en un vehículo de represión y opresión. Si te haces la pregunta, “¿cómo llegó a suceder esto?”, Puedes tener dos repuestas : fue debido a personas malvadas o, pensar con Marx, que lo que ha pasado con Internet esto es consecuencia del carácter sistemático del capital. Ocurrió ayer con otros avances tecnológicos y volvió a ocurrir con Internet.

No existe una buena idea moral que el capital no pueda cooptar y convertirlo en algo horrendo. Casi todos los esquemas utópicos que han cruzado el horizonte en los últimos cien años se han convertido en una distopía por la dinámica capitalista. A eso apunta Marx cuando escribe: “Hay que lidiar con este proceso. Si no lo haces, no vas a crear un mundo alternativo que pueda ofrecer libertad a la humanidad “.

Hablemos de las contradicciones de ese proceso. Marx era un crítico feroz del capitalismo, pero también admiraba sus poderes de “destrucción creativa”. Por ejemplo, pensó que el capitalismo era una gran mejora respecto del feudalismo. ¿Qué deberíamos pensar hoy de la “destrucción creativa”?

Lo que destruye el capitalismo es bastante obvio. Pero por otro lado, debemos tener en cuenta el aumento de los ingresos en lugares como China e India, y los procesos de construcción masiva de infraestructuras que está ocurriendo en esos países. ¿Cómo abordar estos procesos contradictorios?

Tienes razón al mencionar esto, porque Marx no es simplemente un crítico del capitalismo, también es un fan de algunas de las cosas que el capitalismo construye. Esa es una de las mayores contradicciones de todo para Marx.

El capital ha desarrollado la capacidad tecnológica y organizativamente para crear un mundo mucho mejor. Pero lo hace a través de las relaciones sociales de dominación en lugar de la emancipación. Esta es la contradicción central. Y Marx nos sigue diciendo: “¿Por qué no usamos toda esta capacidad tecnológica y organizativa para crear un mundo que sea liberador, en lugar de uno que sea de dominación de los más fuertes?”

Los marxistas tienen opiniones contradictorias sobre la globalización; un debate que por cierto, se ha vuelto más confuso que nunca. ¿Cómo crees que la izquierda debería calificar el proteccionismo de Trump? ¿De que manera el proteccionismo es distinto al neoliberalismo?

A Marx realmente le interesó el fenómeno que hoy llamamos la globalización. En el Manifiesto Comunista , hay un pasaje que habla de ello. Creía que potencialmente era emancipador. Pero la pregunta es ; ¿Porqué las posibilidades emancipadoras no se toman en cuenta? ¿Porqué la globalización se usan como medio de dominación de una clase sobre otra? Aunque sea cierto que algunas personas en el mundo han mejorado sus ingresos, hoy ocho hombres tienen tanta riqueza como el 50 por ciento de la población mundial.

Marx nos dice que tenemos que hacer algo al respecto. Pero, al hacerlo, dice no podemos ponernos nostálgicos y declarar : “queremos volver al feudalismo” o “queremos a vivir de la tierra”. Tenemos que pensar en un futuro distinto, usando todas el tecnologías que tenemos, pero utilizándolas con un propósito social en lugar de aumentar la riqueza y el poder en cada vez menos manos.

Es la misma razón por la que Marx rompió con sus románticos contemporáneos socialistas. Las teorías económicas liberales y los economistas convencionales omiten esto tratando de convencerse asimismo de la inexistencia de las contradicciones. Al mismo tiempo, expresan un deseo piadoso; “las contradicciones presentes no deberían existir “.

¿Qué proponen hacer los economistas liberales? ¿Por qué ocultan o evitan analizar el proceso de acumulación?

Odian las contradicciones. No encaja con su cosmovisión. A los economistas les encanta enfrentar lo que llaman problemas, porque los problemas tienen soluciones. Las contradicciones no. Los “problemas existen todo el tiempo, y por tanto debes manejarlos.

¿Cómo enfrentaron los economistas la crisis de los años 30, de los 70 y la del 2007-2008 ? En todas las crisis el capital excedente y el trabajo excedente se sientan uno al lado del otro, pero ambos están paralizados ¿ Porque nadie de los economistas convencionales explica porque pasa esto? ¿ Tienen alguna idea de cómo volver a armonizar ambos factores para que puedan funcionar con fines socialmente productivos?

Keynes intentó hacer algo al respecto. Pero, en general, los economistas no tienen idea de cómo enfrentar estas contradicciones. Mientras tanto Marx nos recuerda que esta contradicción está en la naturaleza de la acumulación de capital. Y esta contradicción produce las crisis periódicas, que cobran vidas y crean miseria. Esyos tipos de fenómenos deben ser abordados. Y la economía tradicional ni siquiera tiene los instrumentos teóricos que expliquen las crisis.

En tu libro escribes que “aparentemente cuando se produce capital excedente y mano de obra excedente no hay una forma sencilla de volver a unirlos”. Después de la reciente crisis, ¿qué ha pasado con estos dos factores? Capital excedente y mano de obra excedente? ¿ La forma en que se han reintegrado ha dado como resultado una nueva forma de capitalismo? ¿Seguimos viviendo bajo el neoliberalismo o se ha instalado algo nuevo?

La respuesta a la crisis de 2007-2008, la mayor parte del mundo (con la excepción de China) fue sometido a una política de austeridad neoliberal. Lo cual empeoró las cosas. Desde entonces, hemos tenido más y más recortes. Pero, esta respuesta, no ha funcionado nada de bien. Aunque lentamente, el desempleo ha bajado en los EEUU, pero se ha disparado en lugares como Brasil y Argentina.

Y el crecimiento salarial es bastante lento…

Sí, los salarios no han ido a ninguna parte. Luego está lo que la administración Trump ha estado haciendo. Lo que el ha hecho es seguir aplicando las políticas neoliberales. El presupuesto que aprobaron en diciembre pasado es un documento puramente neoliberal. Básicamente, beneficia a los tenedores de bonos y a los propietarios de capital, y deja todos los demás a un lado. Lo que ha sucedido es algo que tanto le gusta a los neoliberales: la desregulación. La administración de Trump ha duplicado las desregulaciones: en medio ambiente, leyes laborales, etc. En realidad Trump ha duplicado las soluciones neoliberales.

El argumento neoliberal tuvo mucha legitimidad en los ochenta y noventa. Pero hoy nadie cree en esa formula. Todos se dan cuenta de que es una estafa en la que los ricos se hacen más ricos y los pobres son cada vez más pobres.

Estamos empezando a aparecer un proteccionismo étnico-nacionalista-autárquico, que es un modelo diferente. Este si que no encaja bien con los ideales neoliberales. Podríamos dirigirnos a algo que es mucho menos agradable que el neoliberalismo, la división del mundo en facciones beligerantes y proteccionistas que luchan entre sí por el comercio.

El argumento de alguien como Steve Bannon es que tenemos que proteger a los trabajadores de América de la competencia en el mercado laboral limitando la inmigración. En lugar de culpar al capital, culpa a los inmigrantes . La segunda cosa es obtener el apoyo de la población blanca mediante la fijación de aranceles culpando a la competencia china de la crisis.

En efecto, hay una derecha que está recibiendo una importante cantidad de apoyo por su política antiinmigrante y anti-deslocalización. Pero el mayor problema para el empleo no es la deslocalización, sino el cambio tecnológico. Alrededor del 60 o 70 por ciento del desempleo que se produjo a partir de la década de 1980 se debió a un cambio tecnológico. Tal vez el 20 o 30 por ciento se debió a la deslocalización.

La extrema derecha ahora tiene una política. Esa política no solo ha llegado a los EEUU, también tiene bases en Hungría, India, Rusia. La política etno-nacionalista y autoritaria está comenzando a dividir el mundo capitalista en facciones en guerra. Sabemos lo que sucedió con ese tipo de cosas en la década de 1930, por lo que todos deberíamos estar muy preocupados. Las políticas de extrema derecha no son la respuesta a las contradicciones del capitalismo. Si el etno-nacionalismo conquista a los neoliberales, tendremos un mundo aún mucho peor.

Las contradicciones son importantes dentro de la coalición gobernante conservadora en los EEUU, Pero creo que es un error cuando se ven como nuevas. Han estado latentes durante mucho tiempo. En Gran Bretaña, a fines de la década de 1960, Enoch Powell hablaba de ” ríos de sangre ” si continuamos con esta política de inmigración. El fervor anti-inmigrante ha existido por mucho tiempo.

Durante los años ochenta y noventa, se mantuvo oculto, porque había suficiente dinamismo en la economía capitalista global para que la gente dijera: “este régimen de libre comercio con políticas de inmigración razonablemente benignas nos funcionan a todos”. Desde entonces, mucha gente ha cambiado de opinión y ha ido en la otra dirección.

Has mencionado el enorme poder de la automatización. ¿Qué dice Marx sobre la automatización? ¿El fin del trabajo realmente está cerca?

Vine a los EEUU en 1969, y fui a Baltimore. En la ciudad había una gran industria de hierro y acero que empleaba a unas treinta y siete mil personas. En 1990, las acerías todavía producían la misma cantidad de acero, pero empleaban a unas cinco mil personas. Ahora casi no existen trabajadores en las acerías. El punto es que la automatización expulsa a los trabajos masivamente en todos los lugares y muy rápido.

La izquierda pasó mucho tiempo tratando de defender esos trabajos y luchó contra la automatización. Ha sido una estrategia equivocada por un par de razones. La automatización venía de todos modos, y la izquierda iba a perder de todos modos. En segundo lugar, no veo por qué la izquierda debe oponerse totalmente a la automatización. La posición de Marx sería que debemos hacer uso de la inteligencia artificial y la automatización para aligerar la carga de trabajo.

La izquierda debería estar diciendo: “bienvenida la inteligencia artificial y la automatización, pero deben darnos mucho más tiempo libre”. Marx sugiere que el tiempo libre es una de las cosas más emancipadores que podamos tener, lo dice en una frase hermosa: “el reino de la libertad comienza cuando el reino de la necesidad ha quedado atrás”. Marx imagina un mundo en que las necesidades puedan ser resueltas. Conjetura que en el futuro se podrá trabajar un par de días a la semana, y el resto del tiempo es tiempo libre.

Ahora, tenemos todas estas innovaciones que ahorran trabajo en el proceso laboral, y también en el hogar. Pero si preguntas a la gente, ¿tienes más tiempo libre de lo que alguna vez tuviste? La respuesta es “No; tengo menos tiempo libre”. Hay que organizar la sociedad para que tengamos todo el tiempo libre que sea posible, de modo que trabajando menos, como consecuencia de la automatización, podamos hacer lo que queramos con el tiempo libre. Este es el tipo de sociedad que Marx tenía en mente. Hoy nos damos cuenta que es una idea factible.

Lo que nos detiene es que todas las nuevas tecnologías se están utilizando para aumentar las ganancias de Google y Amazon. Hasta que nos ocupemos de las relaciones sociales y las relaciones de clase que hay detrás de todo esto, no podremos utilizar estos fantásticos dispositivos y oportunidades de manera que beneficien a todos.

¿Qué piensas de la renta básica universal?

En Silicon Valley quieren un ingreso básico universal para que las personas tengan suficiente dinero para pagar Netflix, y eso es todo. ¿Qué clase de mundo es ese? Habla de una distopía. El ingreso básico universal es una cosa, pero el verdadero problema es Silicon Valley y quienes monopolizan los medios de comunicación y de entretenimiento.

El ingreso básico universal en algún momento podría estar en la agenda, pero no lo ubico en la cima de mis prioridades políticas. De hecho, hay aspectos que pueden ser altamente negativos si se sigue el modelo de Silicon Valley.

¿Crees que el cambio climático pone de manifiesto los límites de la expansión permanente que requiere el capitalismo, o el capitalismo podrá capear la crisis climática para deterioro de todo el mundo?

El capital podría capear la crisis del cambio climático. De hecho, si nos fijamos en los desastres climáticos, el capital puede convertir esto en lo que Naomi Klein llama “capitalismo de desastres”. Si hay un desastre, bueno, tienes que reconstruir. Los desastres climáticos ofrecen muchas oportunidades para que el capital se recupere de forma rentable.

Desde el punto de vista de la humanidad, creo que tal como están las cosas no podremos evitar los desastres producto del cambio climático. Pero el capital tiene una óptica diferente. El capital puede aprovechar estos fenómenos y, siempre que sea rentable, lo harán.

Hablemos de resistencia. Escribes que la producción y el consumo son facetas centrales del capitalismo y que “las luchas sociales y políticas contra el poder del capital, deben tomar diferentes formas y requieren de diferentes tipos de alianzas estratégicas, si quieren llegar a tener éxito ” ¿Cómo debería ser la relación entre las luchas laborales, y las luchas contra el Estado, contra el encarcelamiento masivo, contra los desalojos o contra los préstamos depredadores?

Una de las virtudes de considerar la circulación del capital como un todo, es que identificar los diferentes ámbitos de lucha contra este sistema. En el tema medio-ambiental Marx nos habla sobre una relación metabólica con la naturaleza. Por tanto, las luchas sobre la relación humana con la naturaleza se vuelven políticamente significativas. Ahora que mucha gente que está preocupada por el tema ambiental posiblemente creerán que: “podemos enfrentar el cambio climático sin enfrentar la acumulación de capital”.

Me opongo a esa opinión. Vamos a tener que enfrentarnos con la acumulación de capital, porque con un 3 por ciento de crecimiento permanente, este crecimiento se transformará en un grave problema ambiental. No habrá una solución al problema ambiental sin enfrentar la acumulación de capital.

Hay otros aspectos. El capital ha sido durante mucho tiempo un sistema de producción de nuevas necesidades y deseos. El capital es un sistema que produce consumismo. Acabo de regresar de China, y me di cuenta en solo tres o cuatro años hay un inmenso aumento del consumismo. Esto es lo que el Banco Mundial y el FMI aconsejaron a los chinos hace veinte años: “están ahorrando demasiado y no están consumiendo suficiente”. Así que ahora los chinos se han visto obligados a crear una verdadera sociedad de consumo. Hace veinte años, en China, lo que se necesitaba y deseaba era una bicicleta, y ahora se necesita y desea un automóvil.

El capital utiliza múltiples formas para sortear las crisis . La publicidad desempeña un papel significativo, pero más importante es la invención de “estilos de vida” completamente nuevos. El capital salió de sus dificultades en 1945 -en los EEUU- a través de la sub-urbanización; la creación de un estilo de vida completamente nuevo.

Hoy todos tenemos teléfonos celulares. Esta es creación de un estilo de vida, y ese estilo de vida no es algo que un individuo pueda elegir. La gente piensa : ” tengo que tener un teléfono celular, aunque no sé cómo funciona la maldita cosa”. Hoy lo quiera o no la gente tiene un teléfono celular. Aunque el artefacto surgió por una razón particular, el capital encontró la forma de organizar un estilo de vida a su alrededor . Ahora estamos envueltos en ese estilo de vida.

En el caso de los procesos de sub-urbanización hay imágenes icónicas ¿ qué se necesitaba en los suburbios? ; para empezar necesitabas una cortadora de césped. Si fueras un “emprendedor inteligente” en 1945, te habrías metido en la producción de cortadoras de césped porque todo el mundo tenía que tener una cortadora de césped . Era el estilo de vida que se impuso.

Ahora, está sucediendo una suerte de rebelión ante las imposiciones de la publicidad . La gente está empezando a decir: “queremos hacer algo diferente”. Hay pequeñas comunidades, en las áreas urbanas y en las áreas rurales, donde se intenta construir un estilo de vida diferente. Los que más me interesa son aquellas comunidades que usan las nuevas tecnologías -como los teléfonos celulares e Internet- para crear un estilo de vida alternativo con formas novedosas de relaciones sociales, básicamente son formas de vida sin estructuras jerárquicas de poder. Son experiencias muy distintas a las de nuestra vida cotidiana y sobretodo a las estructuras totalmente jerarquizadas de las grandes corporaciones.

Luchar por un estilo de vida es bastante diferente a luchar por salarios o por mejorar las condiciones del trabajo en una fábrica. Sin embargo, desde el punto de vista de la totalidad, existe una relación entre estas diferentes luchas. Me interesa que la gente conozca cómo y porqué la lucha por el medio-ambiente y contra el consumismo está relacionada con las formas de producción del capital . Sí se analizan estas relaciones se obtendrá una imagen del conjunto de lo que es una sociedad capitalista, y los diferentes tipos de insatisfacciones y alienaciones que existen con los componentes del capital, que Marx identificó en su tiempo.

¿Cómo ves la relación entre las luchas contra el racismo y las luchas contra el productivismo y el consumo?

Dependiendo de dónde se encuentre uno en el mundo, la respuesta cambia. Aquí en los EEUU, este es un gran problema. No ocurre lo mismo si estás viviendo en China. Pero aquí, las relaciones sociales siempre se cruzan por cuestiones de género, raza, religión, etnia y cosas por el estilo.

Por lo tanto, no se puede tratar la cuestión de la producción de estilos de vida o la producción de deseos y necesidades sin abarcar la cuestión de lo que sucede mercados de vivienda con segregación racial y cómo la cuestión racial se utiliza de distintas maneras.

Cuando me mudé a Baltimore, una de las cosas que estaba sucediendo eran los desahucios masivos : la industria inmobiliaria utilizó las diferencias raciales para forzar un éxodo blanco de determinados barrios y así provocó una alta rotación en el mercado inmobiliario, obteniendo grandes ventajas económicas.

Las preguntas de género que surgen en torno a las cuestiones de la reproducción social también son primordiales en una sociedad capitalista. Estos problemas son parte del proceso de acumulación de capital.

Cuando hablo de esto, a menudo me meto en problemas porque parece que la acumulación capitalista es menos importante en estos asuntos. La respuesta No. Los antirracistas tenemos que enfrentar al capitalismo que es parte del racismo y la perpetuación de las distinciones raciales.

Aquí en los EEUU, tenemos un conjunto de preguntas de este tipo que son de suma importancia. Pero, de nuevo, ¿pueden responderse sin abordar en algún momento la forma en que la acumulación de capital fomenta y perpetúa las diferencias sociales? La respuesta a eso, para mí, es No. No creo que eso sea posible. Los antirracistas también deben ser anticapitalistas si quieren llegar a la verdadera raíz del problema.

Eres muy conocido por tu trabajo académico, pero tal vez seas mejor conocido como un maestro especialista en Marx. ¿Por qué crees que es importante para los izquierdistas -fuera de la academia- comprometerse con el trabajo de Marx?

Cuando estás involucrado en el activismo, generalmente tienes un objetivo muy específico. Digamos, envenenamiento por pintura con plomo. Te ves obligado a organizarte porque el 20 por ciento de los niños del centro de Baltimore sufre por envenenamiento por pintura con plomo. Estás involucrado en una batalla legal y de lucha contra los lobbies de los poderosos. La mayoría de las personas que conozco que están involucradas en organizaciones de activistas de este tipo están tan ocupadas con los detalles que a menudo olvidan del panorama general de las luchas en su país, y mucho menos del mundo.

Pero, estas las personas necesitan ayuda, solidaridad. La pintura con plomo es mucho más fácil de combatir si tienes la colaboración del personal del sistema educativo, que conviven con los niños en estas escuelas. Se empiezan a construir alianzas. Y cuantas más alianzas puedas construir, más poderoso será el movimiento con el envenenamiento por plomo.

Intento no sermonear a las personas sobre lo que deberían pensar o hacer , lo que hago es tratar de crear un marco de pensamiento para que las personas puedan ver el conjunto de las relaciones que conforman la sociedad contemporánea. Las personas pueden formar alianzas en torno a los problemas que les conciernen y, al mismo tiempo, movilizar su poder ayudando a las personas con las cuales han creado alianzas.

Creo en la construcción de alianzas. Para construir alianzas, debes tener una imagen del conjunto de la sociedad capitalista. Estudiando a Marx aprendes el conjunto del funcionamiento del sistema y eso creo que es muy útil.

Krítica. Traduccion de Emilio Pizocaro


Relacionado:
Compartir:

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.