Oriente Medio: Amistades peligrosas

Yassamine Mather

SP:

El acuerdo de la semana pasada entre Irán y Arabia Saudí para normalizar sus relaciones, parte de un acuerdo tripartito basado en la mediación de China, es una clara señal de la evolución de la situación en el Medio Oriente y la creciente influencia de China. De hecho, el acuerdo se firmó en Beijing. Las relaciones más estrechas de Arabia Saudí con China significan que ya no está siguiendo la orientación de los EEUU, como lo demuestra su cooperación continua con Rusia y su renuencia a aumentar la producción de petróleo o reducir los precios.

Estos son ejemplos del tipo de desafíos que enfrenta EEUU en el Medio Oriente y el sur global. Según Hussein Ibish, académico e investigador principal del Instituto de los Estados Árabes del Golfo en Washington, “la mayor parte del mundo en desarrollo en Asia y África, incluido el Medio Oriente, no ha visto la guerra de Ucrania como el tipo de momento transformador y de inflexión en las relaciones internacionales como lo entiende Occidente”. 1

Gerald Feierstein, ex embajador de EEUU en Yemen, declara a Al Jazeera : “Los saudíes han dejado claro que sus intereses se han centrado en mantener relaciones sólidas con su principal socio de seguridad, EEUU, su socio económico número uno, China, y su socio clave en OPEP+, Rusia”.

Según The Wall Street Journal,

«El comercio entre China y Arabia Saudí fue de $ 87 mil millones en 2021, mientras que la participación de Irán en el comercio global total de China el año pasado fue solo del 0,25%. Sin embargo, Irán es un aliado político valioso y China desea aumentar el comercio con Irán, sin temer las sanciones de Estados Unidos. Para China, este es un paso hacia ese objetivo a largo plazo«.

El año pasado, a pesar de la desaceleración causada por su política de ‘covid cero’, China fue un cliente importante del petróleo saudí. Casi el 22% de las exportaciones de crudo saudí en 2022 tuvieron como destino China. Desde 2018, y tras la retirada de Estados Unidos del Plan de Acción Integral Conjunto (el acuerdo nuclear con Irán), China ha sido el principal cliente del petróleo de Irán a pesar de las sanciones estadounidenses. Sin embargo, ni Teherán ni Beijing han admitido la nueva situación y los funcionarios evitan dar estadísticas sobre las ventas de petróleo de Irán a China. En un intento desesperado por eludir las sanciones estadounidenses, Irán vendió petróleo a China a un precio mucho más bajo que el del mercado para satisfacer sus necesidades de divisas.

También debemos recordar el significado político de la mediación de China: está afirmando su autoridad como potencia mundial próxima en una región que se considera que está principalmente bajo la influencia de Estados Unidos.

Repercusiones

En su informe sobre las dimensiones del acuerdo tripartito entre Irán, Arabia Saudí y China para la reanudación de las relaciones políticas entre Teherán y Riad, The Wall Street Journal se refiere a otros detalles. Con base en citas de funcionarios de los dos países, Arabia Saudí habría conseguido reducir el tono crítico del canal de televisión internacional de Irán. El propietario del canal, Volant, ha rechazado esa acusación, alegando que la red es “independiente”.

Sin embargo, su salida de Londres de repente cobra más sentido. No tuvo nada que ver con las amenazas a su personal, como afirmó el canal (y repitió de alguna manera el ministro de seguridad conservador, Tom Tugendhat). Hace unos meses, Iran International TV (también conocida como Saudi International) supuestamente había pirateado el teléfono móvil de la reportera persa de la BBC, Rana Rahimpour. Posteriormente, transmitió una conversación que había tenido con su madre en Irán, en la que comentó la relación de Iran International TV con Arabia Saudí y el deseo de ese país de dividir a Irán en pequeños estados-nación. La grabación fue posteriormente difundida en las redes sociales, causando problemas tanto a la reportera como a sus padres. Los abogados que actuan en su nombre se quejaron ante Ofcom. Según un tuit de la Sra. Rahimpour el 9 de marzo,

«Ofcom acaba de informarme que Iran International devolvió su licencia del Reino Unido el 3 de febrero, dos semanas antes de trasladarse a Washington y dos semanas después de mi queja sobre la película biográfica difamatoria. El momento elegido para su decisión implica que ya no corren el riesgo de perder la licencia de Ofcom…» 2

Agregue a todo esto el hecho de que, presumiblemente, los financiadores de Iran International estaban muy al tanto del inminente acuerdo y no querían meterse en un costoso caso legal en un momento en que los funcionarios saudíes probablemente recortarían su hasta ahora ilimitado presupuesto.

El acuerdo también supone un golpe significativo al objetivo del primer ministro israelí Binyamin Netanyahu de aislar a Irán en la región y al continuo acercamiento de Israel a Arabia Saudí con la esperanza de allanar el camino para alcanzar unas relaciones más estrechas con otros países árabes. Según Aviv Bushinsky, exjefe de gabinete de Netanyahu, sus “principales objetivos son aislar a Irán y ampliar las relaciones con los países árabes. Y por el momento, ha fallado en ambos”. 3 Un alto funcionario que viajaba con Netanyahu a Roma el 10 de marzo aparentemente culpó al anterior gobierno israelí y a la administración Biden del acuerdo.

Si bien nadie espera que el anuncio marque el fin de la rivalidad regional entre los dos países, tendrá consecuencias prácticas para las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos e Israel. Si deciden atacar las instalaciones nucleares de Irán por la ruta más directa, necesitarán permiso para utilizar el espacio aéreo saudí. Lo que podría ser menos probable ahora que Riyadh y Tel Aviv han renovado sus relaciones diplomáticas.

Mark Dubowitz, director ejecutivo de la Fundación para la Defensa de las Democracias, con sede en Washington, lo expresa de esta manera: “¿Estarían dispuestos los saudíes a unirse incluso en silencio a una coalición contra Irán? ¿Estarían dispuestos a abrir su espacio aéreo? Creo que todo eso ahora está en cuestión”.

Contradictorio

Para los iraníes, el impacto económico del acuerdo fue inmediato. La moneda de Irán, el rial, subió más del 10% durante la noche, continuando una tendencia iniciada tras la visita del jefe de la Autoridad Internacional de Energía Atómica, Rafael Grossi, a Teherán una semana antes.

El 12 de marzo, el ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Hossein Amir-Abdollahian, afirmó que pronto podría producirse un intercambio de prisioneros con Estados Unidos y que se ha llegado a un acuerdo inicial, añadiendo que la parte estadounidense está “comprometida en sus propias coordinaciones técnicas finales”. Sin embargo, Washington lo negó: “Las afirmaciones de los funcionarios iraníes de que hemos llegado a un acuerdo para la liberación de los ciudadanos estadounidenses retenidos injustamente por Irán son falsas”. Más tarde, una “fuente cercana a las negociaciones de EEUU” dijo a la agencia de noticias Reuters que el intercambio de prisioneros está más cerca que nunca, pero uno de los puntos conflictivos restantes está relacionado con los $ 7 mil millones en fondos petroleros iraníes congelados en Corea del Sur, gracias a las sanciones de EEUU.

El último preso estadounidense en salir de Irán fue el iraní-estadounidense Baquer Namazi, de 85 años, quien abordó un avión rumbo a Omán en octubre de 2022. Su hijo, Siamak Namazi, permanece en la prisión de Evin. Se le permitió participar en una entrevista con CNN desde el interior de la prisión y le suplicó al presidente estadounidense Joe Biden que consiga su liberación, así como la de otros dos presos con doble nacionalidad.

Los mensajes contradictorios de las autoridades estadounidenses e iraníes con respecto al intercambio de prisioneros, además del continuo apoyo a los monárquicos de Irán por parte de los medios de comunicación asociados con la política exterior de EEUU y el Reino Unido (como Voice of America y BBC Persian), demuestran que, cuando se trata de la República Islámica, la administración Biden mantiene una serie de políticas paralelas y, en ocasiones, contradictorias. A pesar de las negativas, está claro que Biden todavía quiere revivir el acuerdo nuclear con Irán, mientras que Estados Unidos y sus aliados europeos anticipan esta semana una crisis bancaria que podría empeorar mucho la situación actual del coste de la vida. Sin duda, los aliados europeos de EEUU están desesperados por obtener combustible más barato y un acuerdo nuclear que garantice precisamente eso de Irán, así como el potencial de comercio económico con uno de los países más poblados, y con mayor uso de ordenadores de Medio Oriente.

En una estrategia paralela, pero conectada, EEUU está promoviendo al hijo del ex sha y sus aliados inmediatos, que pretenden representar otras alternativas más confiables al ‘cambio de régimen desde arriba’ en Irán. A medida que nos acercamos al vigésimo aniversario de tal ‘cambio de régimen desde arriba’ en Irak, con todas sus desastrosas consecuencias, nadie con un ápice de inteligencia puede tener la menor duda de que el incompetente y semi-analfabeto Reza Pahlavi, hijo del ex shah, hace que Ahmed Chalabi, el líder impuesto por George Bush para el cambio de régimen en Irak, parezca una sabia elección. Asumo que la administración Biden -que se considera, con razón o sin ella, más competente y más astuta que la administración republicana de 2003- no quiere repetir ese tipo de desastre. Sin embargo, por el momento, cuando se trata de amenazar a la República Islámica con un ‘cambio de régimen desde arriba’, Pahlavi es un tonto útil. De hecho, no estoy tan preocupado por él y sus aliados: lo que es desalentador es el apoyo que están recibiendo de sectores de la ‘izquierda’ iraní (aquí tengo que matizar el término: estamos hablando de social-imperialistas).

En la última semana, más o menos, concedí una serie de entrevistas a estaciones de televisión persas, en las que denuncié la ‘constitución’ de Reza Pahlavi y sus afirmaciones de ser el representante de los manifestantes que protestan en Irán. Para aquellos que no estén familiarizados con sus antecedentes, permítanme explicarles que se trata de un hombre que, después de vivir en los EEUU durante más de 40 años, respondió a una pregunta sobre sus credenciales ‘feministas’ diciendo: “¡Tengo tres hijas!”. Un hombre cuyos comentarios en las redes sociales hasta hace poco (cuando eliminó algunas de sus aportaciones más antiguas) versaban sobre cómo pasaba tanto tiempo de vacaciones en el Caribe y en los casinos. No hace falta decir que Reza Pahlavi es la última persona a la que alguien debería considerar representante del movimiento de protesta actual en Irán.

Mientras estaba en las redes sociales, recibí las inevitables amenazas de muerte e insultos que cabe esperar de los partidarios de Reza Phalavi. Lo que fue impactante y molesto, sin embargo, fueron los correos electrónicos de aquellos que decían ser de izquierda, advirtiendo que actualmente es como en los primeros días de la República Islámica, ¡cuando la izquierda “no apoyó a los liberales”! Permítanme dejar en claro que sectores de la izquierda en Irán (tanto estalinistas como trotskistas) apoyaron a reaccionarios aliados de Ruhollah Khomeini, quien se convertiría en el primer líder supremo de la República Islámica. Si bien eso es imperdonable, la idea de que la izquierda debería haber apoyado a ‘liberales’ como Shapour Bakhtiar, el último primer ministro del sha, también es estúpida.

Si Estados Unidos y sus aliados hubieran permitido que Bakhtiar y compañía permanecieran en el poder, probablemente habrían sido tan represivos y dictatoriales como el régimen actual. Nuestros social-imperialistas, que sueñan despiertos con un Irán liberal burgués, donde la clase trabajadora pueda ‘educarse’ y organizarse, no han aprendido nada de la historia contemporánea de la región. Además de Irak, ha habido Afganistán, Libia, Egipto… y, para ser justos, algunas de las opciones estadounidenses para el cambio de régimen en esos países estaban muy por encima de Reza Pahlavi.

Notas:

www.aljazeera.com/news/2022/10/24/analysis-russia-ukraine-war-view-from-saudi-arabia . ↩︎

uk.linkedin.com/posts/rana-rahimpour-725352134_breaking-ofcom-just-informed-me-that-iran-activity-7039738209915797504-Xvzr . ↩︎

www.wsj.com/articles/saudi-arabia-iran-pact-marks-setback-to-israels-efforts-to-counter-tehran-343d43a1 . ↩︎

Fuente: sinpermiso.info

Revise también

G7

G7 en Italia aborda conflictos como parte de la agenda global

Cumbre del G7: Perspectivas sobre la crisis de Ucrania y otros temas clave El encuentro …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cambio Político
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.