Nuevas evidencias de un océano bajo la gélida superficie de Mimas

Los movimientos de la órbita de esta luna de Saturno, registrados por la sonda Cassini, indican la presencia de un océano subsuperficial, contradiciendo las teorías de que su interior es completamente sólido. La que algunos llaman ‘estrella de la muerte’ se suma así a otros cuatro satélites con un océano global: Europa, Ganímedes, Titán y Encélado.

Enrique Sacristán

SINC
Ilustración de la luna Mimas de Saturno. / Frédéric Durillon, Animea Studio / Observatoire de Paris – PSL, IMCCE

En 1789 el astrónomo William Herschel descubrió dos satélites de Saturno: Encélado y el que luego se bautizaría como uno de los gigantes de la mitología griega: Mimas. Los datos que recogió la sonda Cassini en esas lunas heladas permitieron descubrir que Encélado oculta un océano con fuentes termales, cuyos productos se expulsan por penachos gigantes de hielo y gas hacia el espacio.

Los datos de la nave Cassini revelan que la luna Mimas de Saturno tiene un océano subsuperficial relativamente reciente

Mimas, sin embargo, que a algunos recuerda a la Estrella de la Muerte de La Guerra de las Galaxias, presenta una superficie llena de cráteres que no delata que haya esa gran masa de agua debajo, pero eso es precisamente lo que ha descubierto un equipo de investigadores franceses revisando los datos que tomó la nave Cassini antes de su espectacular desintegración en 2017 en la atmósfera de Saturno.

Aunque algún estudio anterior ya lo sugería, según el nuevo artículo, que publica esta semana la revista Nature, el océano subsuperficial de Mimas es relativamente reciente y aún está evolucionando.

Bajo una capa helada de 20-30 km

Las simulaciones indican que apareció hace entre 25 y 2 millones de años, y que está bajo una capa helada de unos 20 a 30 km de profundidad. La interfaz océano-hielo alcanzó esta profundidad hace relativamente poco, menos de 2 o 3 millones de años, por lo que todavía no habría tenido tiempo de dejar huella en la superficie lunar.

Para llegar a estos resultados, los investigadores se fijaron en los datos de la órbita de este satélite. “Utilizamos decenas de miles de imágenes de las 19 lunas de Saturno para restringir completamente la dinámica orbital de todo el sistema”, explica a SINC el autor principal, Valery Lainey, del Observatorio de París, “y después, pudimos restringir el movimiento orbital de Mimas con tanta precisión que logramos detectar un ligero cambio en la deriva de la orientación de esta órbita en el espacio”.

Investigaciones anteriores habían sugerido dos posibilidades para explicar cómo es el interior de Mimas: un cuerpo sólido con un núcleo rocoso alargado, o bien con un océano global bajo su superficie.

Los análisis de Lainey y sus colegas zanjan el debate a favor de la segunda opción, tras revelar los cambios en el movimiento de rotación y la órbita de la pequeña luna afectados por su océano interior.

La aplicación del modelo de cuerpo sólido exigiría que el núcleo rocoso fuera alargado, casi en forma de tortita, lo que no coincide con las observaciones orbitales. En cambio, las mediciones de la posición de Mimas indican que la evolución de su órbita se explica mejor si existe ese océano subsuperficial.

Océanos donde buscar signos de vida

Lainey recuerda que ya existen cuatro lunas con un océano global: “Europa, Ganímedes [ambas de Júpiter], Titán y Encélado [de Saturno], y ahora se suma Mimas, más algunos otros candidatos, como Calisto, Dione y Tritón”. Estos mundos oceánicos son buenos candidatos para buscar indicios de vida fuera de la Tierra en nuestro sistema solar.

SINC
Mimas (centro) se suma al ‘club’ de las lunas con un océano global: Encélado y Titán (izquierda) y Europa y Ganímedes (derecha). / Frédéric Durillon, Animea Studio/Observatoire de Paris – PSL, IMCCE

Existían cuatro lunas con un océano global: Europa, Ganímedes, Titán y Encélado, y ahora se suma Mimas, más algunos otros candidatos, como Calisto, Dione y Tritón Valery Lainey (Observatorio de París)

El investigador aclara que la técnica que han utilizado requiere datos muy precisos sobre el movimiento de los objetos, y quizá no se puede aplicar para otros satélites: “Funciona mejor para objetos cercanos a su planeta. En la práctica, probablemente no será posible aplicar este método a muchas otras lunas, hasta disponer de los datos de futuras misiones espaciales”.

Procesos similares en otros mundos helados

En cualquier caso, estos resultados implican que los procesos recientes en Mimas pueden haber sido comunes en las primeras etapas de formación de otros mundos helados, según los autores, quienes adelantan que nuevos estudios sobre este satélite de Saturno podría enseñarnos más sobre su formación.

En una valoración paralela, publicada también en Nature, los astrónomos estadounidenses Matija Ćuk y Alyssa Rose Rhoden concluyen: “Los hallazgos de Lainey y sus colegas motivarán un examen exhaustivo de las lunas heladas de tamaño medio de todo el sistema solar, y obligan a replantearse lo que es una luna oceánica”.

Referencia:

V. Lainey et al. “A recently formed ocean inside Saturn’s moon Mimas”. Nature

Fuente: SINC

Revise también

Esequivo

Guyana espera producir pronto más petróleo que Venezuela

Febrero 23, 2024 Redacción Guyana vive un despertar petrolero, mientras su vecino Venezuela no logra …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cambio Político
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.