Nos mintieron o nos gusta vivir de ilusiones

Joaquin B. Martínez Ramírez

Rodrigo Chaves

Conste que yo no voté en la segunda ronda electoral, ningún candidato me atraía. Pero hoy a siete meses del actual gobierno, un día cualquiera, mirando en línea recta, desde aquel 8 de mayo, no veo un cambio sustantivo, real, puntual, mesurable de políticas a favor del pueblo, de los más pobres, pero si una retórica publicitaria y de propaganda muy bien enraizada en el imaginario de una gran mayoría de costarricenses: este gobierno si ataca a los corruptos, gobierna para los pobres, nuestro presidente si es honesto, inteligente y sabio, los ricos son los que protestan, los pobres están felices, están atendidos, la prensa canalla ha servido para apoyar a los corruptos, eso si, los diputados “no alineados con el gobierno” son corruptos, anti democráticos, son deshonestos, son una especie de lacra, hay que eliminarlos y ni que decir de los tribunales de justicia, son una pléyade de corruptos, todos al servicio de un sistema corrupto; agregue el discurso atrevido también, qué hay empresarios corruptos que han penetrado en todas las instituciones públicas, para favorecerse de contratos espurios, sucios y mil males más. Todavía quedan más calificativos en el tintero; pero…

Pero que ha sucedido en el mundo real, o dicho de otro modo “la única verdad es la realidad”, es que en ese imaginario colectivo no existen otras alternativas democráticas, o está con nuestro presidente, o está en contra, todo como una plataforma ideológica masiva, “nuestro presidente no es un dictador, pero lo tratamos tal cual si fuera”. Pero más allá de eso, los ricos, los más grandes no sufren cambio alguno, ni lo tendrán, ahí “sin novedad en el frente”, ahí todo es progreso.

En redes sociales, ante las muy diversas opiniones de fervientes seguidores de Chaves, nos restriegan el discurso antes descrito, sin filtros, sin ambages, sin ediciones, directo, con una lealtad asombrosa cuál engranaje bien ordenado, pero cuando tengo la oportunidad les pregunto “¿a nivel popular, mencione 10 cosas puntuales, concretas o sustantivas que el actual gobierno ha hecho a favor del pueblo, bueno, mencione 5 cosas, o tres, o al menos 1? Y siempre obtengo una respuesta enmarcada en el segundo párrafo, pero más allá, nada.

Es indudable que palabras más, palabras menos, el actual gobierno se ha apropiado de proyectos de otros gobiernos anteriores, pero nunca he visto el acto de humildad de reconocerlo; o bien a destronado proyectos anteriores, sin que sean sustituidos con el vigor del caso, es más “lo que proviene de otros gobiernos no sirve, es corrupto, etc.”, es una dramática retórica, es un anzuelo bien puesto en la mente de muchos.

Pero nada cambia, se ha criticado a empresas por ser corruptas, pero a la vuelta de los días, se les vuelve a contratar, ahí no pasa nada; se quiere destruir a la prensa canalla y a los días se les premia, se ofrece transparencia total y a los días se renuevan contratos como el de Caldera de manera “muy silenciosa”, el trato a los autobuseros es mucho más que sospechoso, muchísimo, con dineros de pago de la gasolina, todos subsidiamos a los autobuseros, se plantea un financiamiento internacional para subsidiar el transporte público, se apoya aumentar la vida útil de los buses. Y ni que se diga la ruta del arroz, es un drama que golpea a nuestros arroceros y si se apoya a los importadores y siete meses después nada ha cambiado, no existe autonomía alimentaria, pese a que nuestro presidente va a un foro internacional que trata ese tema; la autonomía alimentaria, ironía, sarcasmo o hipocresía.

Y el pueblo asiente, ¡viva nuestro presidente!, aunque absolutamente nada ha cambiado, nada les ha favorecido, nada, pero ese pueblo pone el pecho a las dudas, las masas están bien manipuladas, muy bien manipuladas, comen promesas, aunque la mesa o el costo de la vida este más cara.

Que nos espera; paliativos, como los subsidios temporales, como las promesas de los 1500 nuevos policías de Limón, como los decretos de pantallazos de los miércoles, que con un simple análisis no resuelven nada, sino que complican nuestra realidad jurídica, de estado de derecho, etc. Creo que todo nos lleva a una estado muy complejo, al límite del caos, de la anarquía, para ahí si, el liderazgo aparezca como un salvador, ahí está el nudo, ahí está el verdadero objetivo, -llevarnos a un punto en el cual creamos (porque ahí nos han llevado) para hacer de la presidencia un pedestal autocrático, casi dictatorial y sobre todo a una acción casi mesiánica de gobernar, mientras el pueblo no verá cambios en la mesa, menos en la de la señora de Purral.

Por favor, si no cree en lo escrito, desmiéntalo con hechos, proyectos concretos porque sino, usted es un ingenuo más de una fiesta, a la cual no va a ser invitado.

Tomado de FB

Revise también

Carlos Revilla

La médium costarricense Ofelia Corrales

Bazar digital Carlos Revilla Maroto En esta oportunidad voy a escribir sobre algo muy interesante …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cambio Político
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.