La Costa Rica del Bicentenario PAC

Carlos Berrocal Obando

Y llegamos a diciembre del 2021, y el estado costarricense parece nunca tocar fondo. Escandalo tras escandalo, alcaldes a los cuales finalmente le salen a luz publica sus verdaderos colores, algunos hasta en el proxenetismo. El MEP se revela tal cual es, una escuela de adoctrinamiento de izquierda, un músculo de obtención de información de forma ilegal de un estado corrupto y para coronar un editorial de pornografía cubana.

Para confundirnos más, la UCR nos sorprende a todos con encuestas telefónicas, posiblemente hechas a la base de datos de sus exalumnos, todos fieles creyentes de que la UCR debe ser un país independiente, subsidiado por otro país llamado Costa Rica.

Hay que dejarlo bien claro, la porquería en Costa Rica ya se desborda en los medios de comunicación, el tanque séptico del país esta lleno.

Mientras tanto nuestro flamante presidente, no para confirmarnos que es un personaje oscuro que trabaja para las fuerzas de la izquierda latinoamericana. El secretario de quinta, continúa fiel a sus financieros y todos los costarricenses nos quedamos esperando la reactivación económica, que nunca ha estado en sus planes.

Para que tengamos claro la clase de joyita que tenemos de presidente, en el 2015 el nivel de endeudamiento del país rondaba el 40%, hoy Carlitos nos deja en un 70%. Su estrategia es clara, quebrar la clase media de Costa Rica.  Cuatro años más así y seremos como cualquier otro país de latinoamericano, con 90% de clase media baja y baja, cinco familias ricas controlando todo el país y un estado corrupto perpetuándose en el poder.

La verdad, de Carlos Alvarado ya hay poco que decir, solo me sigue intrigando donde ira a vivir, ya que en este país sin su escolta presidencial no podrá ir ni al supermercado sin ser insultado o algo peor. El dinero no te quitará lo indeseable. ¿Dónde vas a vivir Charlie?

Mientras tanto en la cera del frente, no sucede nada. ¿Quién le hablará al señor José María Figueres al oído?

Sea quien sea, no tiene ni idea de la realidad del país, el país entero esperando oposición, ideas y posiciones claras, ante un país que se va por la cloaca y el candidato que hace tres meses tenía más posibilidades, en un absoluto silencio.

No sabemos si su equipo espera el momento preciso para atacar o piensan que, ante el desastre total de país, ser la opción más sensata es suficiente. Los cierto del caso, es que hoy empata técnicamente con la candidata del PUSC, Lineth Saborío, por si no sabían su nombre. Misma que podríamos a los hechos de hoy, compararla con un vaso de agua, insípida, incolora, sin sabor, pero potable.

Así es, los dos partidos con más tradición del país, le apuestan a no hacer nada. Ninguno sale a hablar de lo que todos sabemos hay que hablar, un estado obeso, corrupto, secuestrado por los peores costarricenses, pensiones de lujo, instituciones quebradas y obsoletas, planillas llenas de pluses, simplemente la peor versión de Costa Rica que se ha visto en 50 años.

No creo exista un empleado público o privado que no este a favor de corregir el rumbo, estoy seguro que los dirigentes sindicales aborrecen de la misma forma todo lo que sucede hoy, como lo aborrecemos todos los demás que no trabajamos para el estado.

Vuelvo a preguntar, que esperan los presidentes de las cámaras empresariales y de la UCCAEP, para tomar el teléfono y fijar reunión con los dirigentes sindicales. No necesitan a un solo representante del ejecutivo, ni el legislativo en esa mesa de reunión. Son esas dos fuerzas vivas las que verdaderamente pueden iniciar el cambio. Les recuerdo Charlie nos quiere quebrar y lo esta logrando, vean los indicadores.

No hay estado sin empresa privada y no hay empresa privada sin estado. Fuera del equilibrio de esta formula se encuentra la pobreza generalizada y de ahí ningún país ha podido regresar.

Mientras tanto los costarricenses somos victimas de nuestra pura vida, pero quien nos puede culpar, tenemos 200 años de campañas publicitarias que nos dicen que somos la suiza centroamericana. La mayoría no entiende lo que sucede, lo ven como algo imposible…¨Costa Rica a la izquierda, como Venezuela, imposible…¨

Lo cierto es que la fotografía de hoy, nos deja bien retratados. Tenemos índices de pobreza superiores al 25%, el país endeudado al 70% y pidiendo más, el 50% del PIB se gasta en la planilla del estado, 500 mil desempleados, el dólar va por ¢640, un presidente de quinta categoría, un candidato que toca guitarra en las iglesias, otro que cree que el secreto bancario puede ser levantado sin un juez, los de centro derecha no se sabe si son de aquí o son mas de los de allá y en la derecha todos quieren ser caciques.

A mi en lo personal todo se parece demasiado a otros países de sur y centro América. Es hora de migrar o de luchar…

Ingeniero y ciudadano en ejercicio.


Revise también

Welmer Ramos

La peste del endeudamiento

Por Welmer Ramos González La usura está infectando a miles en Costa Rica. La “peste …

Comentar en Cambio Político

Cambio Político
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.