La Catedral de Sal de Zipaquirá ilumina la Navidad a más de 180 metros de profundidad

Diciembre 2, 2022

Camilo Álvarez

voa
La cruz, uno de los símbolos más importantes de la tradición católica y que representa la trinidad de Dios, construida con rocas de sal en las cuevas de la Catedral del Sal de Zipaquirá. Federico Buelvas/VOA

La Catedral de Sal de Zipaquirá, conocida como la primera maravilla de Colombia, encendió su navidad a más de 180 metros de profundidad con un millón de luces LED, este lugar es uno de los sitios turísticos más icónicos y asombrosos del país.

BOGOTÁ — La ​Catedral de Sal de Zipaquirá, ​la primera maravilla de Colombia, está en una antigua mina que durante esta Navidad volverá a estar cargada de colores y luces navideñas que conducen a los turistas hacia el interior de la tierra, donde podrán apreciar un pesebre hecho de piedras de sal, al que se llega por un intrincado pasadizo de túneles construidos por los mineros.

Es un lugar inquietante, de pasadizos oscuros, en los que por algunos lugares de recorrido se percibe un olor a azufre en el aire, pero al mismo tiempo espectacularmente bello, que espera para esta Navidad, con sus juegos de luces y figuras en 3D, alrededor de 70.000 visitantes.

“El pesebre está construido en roca de sal donde tenemos los bueyes, José, María y el Niño Dios y tienen una imponencia de 10 metros de altura y tres de ancho”, le dijo a la Voz de América, Yenny Páez, la gerente general de Catedral de Sal de Zipaquirá.

voa
Encendido de la Navidad en la Catedral de Zipaquirá, municipio ubicado al norte de Bogotá, el 1 de diciembre de 2022. Federico Buelvas/VOA

En el interior de la mina, el templo recibe a los turistas con tres naves que representan el nacimiento, la vida y la muerte de Cristo en la tradición católica. La capilla recibe al año, entre turistas y peregrinos de diferentes partes del mundo, alrededor de 600.000 visitantes.

“Muy bueno, no esperábamos esta decoración tan bonita”, “Muy bonito, llegó mucha gente que estaba esperando esta iluminación”, “Muy lindo, hermoso todo el recorrido”, son algunas de las frases que recogió la Voz de América en el recorrido de los turistas que apreciaban el pasado jueves -asombrados- la iluminación.

De estos túneles y cavernas ya no se extrae sal, atrás quedó el pasado minero y las millones de toneladas de este compuesto químico que fue el motor de la economía en la región cercana a Bogotá y que ahora es un lugar de culto.

Voz de América

Revise también

Micit

Costa Rica culmina proceso de apagón analógico

Costa Rica se convierte en el primer país Latinoamericano en completar transición a la televisión …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cambio Político
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.