Israelíes en contra de la exención militar de judíos ultraortodoxos

Febrero 26, 2024

Alejandro Ernesto

voa
Manifestantes con banderas de Israel se congregan frente al Tribunal Supremo para reclamar que la jóvenes de la comunidad ultraortodoxa sean reclutados por el ejército. Alejandro Ernesto / VOA

Cientos de personas protestaron en las afueras del Tribunal Supremo de Israel, en Jerusalén, contra la decisión del gobierno de exonerar a los judíos ultraortodoxos del cumplimiento del servicio militar, obligatorio para el resto de los jóvenes.

JERUSALÉN — Cientos de personas se congregaron este lunes en las afueras del Tribunal Supremo de Israel, en Jerusalén, para protestar contra la decisión del gobierno de eximir a los judíos ultraortodoxos del cumplimiento del servicio militar, obligatorio para el resto de los jóvenes.

La concentración se produjo mientras el Tribunal Supremo celebra una vista sobre la petición del Movimiento por un Gobierno de Calidad contra la decisión del gobierno de no reclutar a estudiantes de escuelas religiosas o yeshivás.

Convocados por Movimiento por un Gobierno de Calidad a la protesta se sumaron organizaciones como Madres del Frente o la organización de reservistas Hermanos de Armas. También un grupo de 170 exgenerales y excomandantes de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) y de los servicios de seguridad del Estado, como las agencias de inteligencia Mosad o Shin Bet.

“Este es un debate muy viejo que comenzó hace 75 años, cuando el primer ministro Ben Gurion aceptó que unas 400 mentes brillantes en el estudio de la Torá no tendrían la obligación de servir en el ejército”, explicó Tamir Pardo, ex jefe del Mosad entre los años 2011 y 2016. Pero hoy ya no son 400, son decenas de miles, “por eso hemos venido hoy aquí a la Corte Suprema”.

voa
El Tribunal Supremo de Israel deberá decidir ante demanda del Movimiento por un Gobierno de Calidad contra la decisión del gobierno de no reclutar a estudiantes de escuelas religiosas o yeshivás. Alejandro Ernesto / VOA

La actual guerra en Gaza ha reavivado el debate sobre el tema del reclutamiento de los jóvenes ultraortodoxos que estudian la Torá en las yeshivás. “Nosotros aceptamos que hay ciertos estudiantes de la Torá especiales, que tienen que ser exceptuados del servicio militar, pero no todos”, opinó el general retirado Andrés David. “Son 66.000 jóvenes, el equivalente a cinco divisiones” los que no son llamados a filas por esta razón.

Para afrontar el déficit de soldados y el desgaste de las tropas la coalición de gobierno encabezada por el primer ministro Benjamín Netanyahu ha propuesto que se amplíe el tiempo de servicio militar de 32 a 36 meses. Así como aumentar el período en que los reservistas son llamados a filas cada año, que pasarían a cumplir 40 días en lugar de 25, mientras los oficiales estarían en servicio 80 días en lugar de 30.

En Israel el servicio militar es obligatorio para jóvenes de ambos sexos. Los ultraortodoxos que se dedican a los estudios religiosos son los únicos que no son llamados a filas. Tampoco son reclutadas las mujeres de las comunidades haredíes.

“Tienen todos los privilegios y no aportan nada. Estoy harta de eso”, contó Idit Greenbaum, madre de Itay, un soldado de 20 años que actualmente combate en Gaza. “Mi hijo quería ser jugador de tenis, pero no tuvo otra opción que ir al ejército y proteger a nuestro país, mientras cientos de miles de jóvenes de su edad no hacen nada para apoyar el país y no son reclutados por el ejército”, explicó.

“Estoy aquí por mi hijo y por toda la gente que se ha puesto en peligro por proteger a los israelíes”, declaró.

Junto a Idit protestaron madres de soldados, jóvenes que prontos serán llamados a filas o ex militares. Todos coinciden en que los ultraortodoxos también deben ser reclutados.

“Israel es una democracia y en una democracia todos los ciudadanos tienen los mismos derechos y todo el mundo debe participar en los esfuerzos para proteger el país, prosiguió Pardo. “Hace ocho meses esta corte decidió que ya no hay ley en vigor que permita a los ultraortodoxos no servir, el gobierno está violando esa ley», añadió.

La demanda de que los jóvenes ultraortodoxos sean llamados a filas amenaza la estabilidad de la actual coalición de gobierno, dependiente de partidos ultraortodoxos, que en el pasado han amenazado con abandonar el gobierno si se aprueba el reclutamiento de estudiantes de escuelas religiosas judías.

La mayoría de los hombres ultraortodoxos no cumplen con el servicio militar, ni trabajan. Su principal ocupación es el estudio de la Torá en las escuelas religiosas o yeshivás. En palabras del exgeneral Andrés David, “ellos siguen estudiando la Torá, no trabajan, no pagan impuestos y nosotros pagamos impuestos para financiar que ellos no trabajen, no vayan al ejército y no contribuyan”.

Muy cerca de la protesta a favor del reclutamiento de jóvenes haredíes, unos pocos ultraortodoxos, todos varones, se manifestaron en contra de ser llamados a filas con carteles donde se lee «No nos alistaremos» o «El cierre de las yeshivás es un ataque contra el judaísmo». Rodeados de vallas y custodiados por la policía cantaron, bailaron y leyeron la Torá como forma de protesta pacífica.

«Las guerras las hacen ellos», afirmó uno estos jóvenes en referencia al gobierno israelí.

Las Fuerzas de Defensa de Israel aseguran que han perdido 240 soldados durante la actual ofensiva en Gaza, además de 330 efectivos que murieron el 7 de octubre, durante el ataque de Hamás, que se saldó con unos 1.200 israelíes muertos -entre militares y civiles- y 250 secuestrados.

Mientras, en La Franja han muerto casi 29.800 gazatíes, 12.000 de ellos milicianos, según fuentes de Israel, aunque el grupo islamita cifra sus bajas en unos 6.000 combatientes.

Voz de América

Revise también

TC

El auge de las derechas: elecciones europeas y cambio de paradigma

Marine Le Pen, en un acto de campaña para las elecciones europeas en Marsella. Obatala-photography …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cambio Político
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.