Inesperado hallazgo en el desván de familia alemana: huesos de mamut

dpa
La arqueóloga municipal Julia Ricken (izquierda) y Simone Grundmann, quien hizo el hallazgo, posan ante los huesos de un mamut lanudo de hace 15.000 años. Los restos fueron descubiertos en el desván de la casa de Grundmann en la ciudad de Soest, en el oeste de Alemania, donde su padre los dejó tras desenterrarlos hace décadas durante unas obras. Foto: Guido Kirchner/dpa

Soest (Alemania), 11 mar (dpa) – Una familia halló una caja con grandes huesos al ordenar el desván de su casa en la ciudad de Soest, en el oeste de Alemania, y estuvo cerca de tirarlos a la basura pero resultó que eran de un mamut de miles de años.

«Yo los puse en el cubo de la basura», dijo Simone Grundmann tras vaciar su desván. Pero el hecho de que la mujer finalmente no tirara la vieja caja con huesos resultó un golpe de suerte para la historia de la ciudad de Soest.

Expertas del departamento de arqueología de la ciudad, a quienes Grundmann entregó su hallazgo, se dieron cuenta rápidamente de que los huesos eran de un gran animal. ¿Quizás de un elefante?

«Nunca me atreví a esperar que fuera algo más antiguo», dice la arqueóloga Julia Ricken. Pero lo era: los análisis demostraron que se trataba de los restos de un mamut lanudo, entre otros. Los huesos tienen al menos 15.000 años, el hallazgo más antiguo de la ciudad.

«Qué lindo que salió algo tan redondo», dice Grundmann, quien revive el recuerdo del verdadero descubridor del hallazgo histórico, su padre Franz-Josef, fallecido en 2015.

Grundmann cuenta que en el otoño europeo pasado -«gracias a la crisis energética»- decidió vaciar el desván para aislarlo. Pronto halló frente a sus pies la caja con los huesos.

«Mi padre me había hablado alguna vez de ellos, pero no volví a pensar en eso», admite.

Su padre había dirigido un vivero de árboles en el norte de Soest en los años ochenta y se había topado con los huesos mientras excavaba. Grundmann recuerda que probablemente intentó que se investigara el hallazgo, pero finalmente no ocurrió. «Quizá tuvo una corazonada. Probablemente no los guardó allí en vano», dice.

Recuerda que todos le recomendaron que tirara esas cosas a la basura. «Pero sentía que eso no estaba bien», asegura. En cambio, llevó los huesos al departamento de arqueología de la ciudad.

La arqueóloga Ricken explica que los expertos descubrieron que eran huesos de un mamut lanudo, también llamado mamut de la tundra; un rinoceronte lanudo y un bisonte de la estepa de al menos 15.000 años de antigüedad.

En aquella época, precisa la experta, se extinguieron los mamuts en la zona. Los huesos podrían incluso ser más antiguos, pero hasta el momento no pudieron se datados porque eso requiere costosos análisis.

La arqueóloga explica por qué se encontraron huesos de tres animales diferentes. Según indicó, el lugar del hallazgo no tiene por qué ser el lugar exacto de la muerte ya que es muy posible que los huesos se mezclaran en el suelo durante la era glacial.

Ricken declaró que los huesos se expondrán en el Museo Burghof de la ciudad lo antes posible. «Creo que mi padre está sonriendo allí arriba», dice Grundmann.

Revise también

dpa

Isla alemana de Wangerooge busca un encargado para su histórico faro

Wangerooge (Alemania), 7 feb (dpa) – La pequeña isla alemana de Wangerooge, en el mar …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cambio Político
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.