¿Del “pico del petróleo” al “pico de energía”?… ¿Por qué es importante?

Por Philippe Benoit

Este es un artículo de opinión de Philippe Benoit, investigador de Global Infrastructure Advisory Services 2050 (Servicios de Asesoría sobre Infraestructura Global 2050).

ips
Los combustibles fósiles requieren nuevos gastos recurrentes de exploración y desarrollo, mientras que las energías renovables son inherentemente autoregenerables. Imagen: Bigstock

WASHINGTON – La Agencia Internacional de Energía (AIE) estima ahora que el uso de petróleo, gas y carbón alcanzará su punto máximo en esta década. Esto constituye un cambio dramático con respecto a los últimos 150 años, cuando la sed de combustibles fósiles aumentaba persistentemente. Pero ahora este crecimiento está llegando a su fin antes de lo que muchos esperaban, impulsado en parte por un aumento de las energías renovables.

Este importante acontecimiento, sin embargo, enmascara un posible futuro más sorprendente: uno en el que el uso total de energía global alcance su punto máximo y el peso de la energía en los asuntos mundiales disminuya.

La era moderna ha estado marcada por una creciente demanda de energía, impulsada en gran medida por el aumento de la población (más personas que utilizan energía) y el crecimiento de las economías y los ingresos que alimentan un mayor consumo de energía per cápita.

En los últimos 50 años, el uso de energía se duplicó con creces, de 250 exajulios a más de 600, a medida que la población mundial aumentó de 3700 a 7800 millones de personas y el PIB mundial se expandió de tres billones (millones de millones) de dólares a más de 85 billones.

La AIE estima que la demanda de energía podría crecer otro 25 % para 2050, abasteciendo a 9.700 millones de personas y una economía mundial que se proyecta se habrá expandido aún más anualmente en poco menos de un 3 %. Las energías renovables aumentan notablemente para satisfacer esta demanda.

Significativamente, el uso de energía cae según los escenarios climáticos de la AIE, impulsado por políticas climáticas más sólidas que las que existen actualmente. Si bien estos escenarios pueden eventualmente materializarse para contrarrestar la amenaza del cambio climático, siguen siendo inciertos.

Sin embargo, hay tres fuerzas que operan en gran medida independientemente de las consideraciones climáticas y que probablemente conducirán a un uso máximo de energía a nivel mundial antes de fines de este siglo.

Se trata de tendencias descendentes de la población mundial a más largo plazo, cambios estructurales en las economías emergentes a medida que aumentan sus ingresos y avances continuos en la eficiencia energética.

Desde que Malthus acuñó su teoría, ha habido temores de que el crecimiento exponencial de la población superaría el suministro de alimentos.

Ahora, en lugar de un crecimiento demográfico descontrolado, las proyecciones apuntan a un pico global alrededor de 2085 o antes, para caer posteriormente a menos de 9 mil millones de personas hacia fines de este siglo.

Esta nueva tendencia elimina lo que había sido una fuente importante de presión al alza sobre el uso mundial de energía.

En segundo lugar, a medida que los países se desarrollan inicialmente, pasan de actividades agrarias a actividades industriales con mayor uso intensivo de energía.

Pero a medida que continúan creciendo, sus economías se desplazan hacia actividades de servicios que consumen menos energía, ahora dominantes en las economías avanzadas y en expansión en China, India y otras economías emergentes.

En tercer lugar, los programas de eficiencia energética que se están implementando en todo el mundo, incluidos Estados Unidos, China y otras grandes economías, están frenando la demanda incluso cuando las economías se expanden.

Estos programas están motivados tanto por objetivos no climáticos (por ejemplo, mayor seguridad energética y asequibilidad) como climáticos.

Estas fuerzas ya han ayudado a producir picos de energía en Estados Unidos, Japón y Europa. Las economías emergentes y los países más pobres se encuentran en fases más tempranas de desarrollo, razón por la cual la AIE ha proyectado un mayor crecimiento de la demanda de energía en China, India y otros lugares.

Pero incluso allí, es probable que, en última instancia, la dinámica poblacional, estructural y de eficiencia energética tenga su efecto. Por ejemplo, ahora se prevé que la demanda de energía de China alcance su punto máximo a finales de esta década.

¿Por qué es importante esta “energía máxima”? Porque tendrá una variedad de impactos económicos, políticos, geopolíticos e incluso de seguridad.

Por ejemplo, apunta a un futuro panorama económico global en el que la energía desempeñará un papel cada vez menor. Esto incluye una menor participación de la energía en el PIB mundial, especialmente a medida que las economías continúan creciendo, e incluso potencialmente un pico en el gasto energético en términos absolutos después de tener en cuenta la inflación.

Una dinámica que probablemente impulsará este cambio en el gasto es el paso de las grandes inversiones de capital involucradas en la expansión de los sistemas energéticos o la transición a un futuro con bajas emisiones, al mantenimiento menos costoso y el reemplazo periódico de activos inherentes a un sistema en su punto máximo.

Otro es el actual desplazamiento de los combustibles fósiles, que requieren nuevos gastos recurrentes de exploración y desarrollo por energías renovables que son inherentemente autoregenerables.

Además, las energías renovables suelen obtenerse de recursos nacionales, como la luz solar y los patrones de viento locales, más que del comercio exterior. A medida que estos recursos adquieren un papel de liderazgo en un futuro energético de máximo nivel, las políticas y consideraciones internas deberían ganar importancia para los gobiernos en relación con el comercio y otras políticas internacionales.

Otras áreas afectadas incluirán la diplomacia, incluida la menor importancia de los petro Estados para Estados Unidos, China y el ejército, como un posible redespliegue de la Quinta Flota estadounidense desde el Golfo.

Es posible que estos cambios ya comiencen a ser desencadenados por el pico del petróleo y el gas incluso antes de la llegada del pico de energía, pero probablemente se profundizarán durante este último.

Varios avances podrían contrarrestar el pico de energía, como un aumento de actividades que consumen mucha energía, como el turismo espacial.

Otra posibilidad aterradora es la de una guerra generalizada como la que se vio el siglo pasado. El combate consume una gran cantidad de combustible y la reconstrucción de edificios e infraestructuras destruidas por la guerra consume mucha energía.

Alternativamente, el descubrimiento de una fuente de energía barata, limpia y accesible, como la fusión, podría conducir a nuevas formas creativas de utilizar esa energía.

Puede leer aquí la versión en inglés de este artículo.

Por el contrario, políticas climáticas más sólidas pueden acelerar el pico de energía. Por ejemplo, el Escenario de Emisiones Netas Cero para 2050 de la AIE prevé un uso global de energía en 2050 que será 15 % menor que el total actual.

Esta caída se debe en gran medida al fortalecimiento de los programas de eficiencia energética que contrarrestan las presiones alcistas del crecimiento poblacional y económico.

Sin embargo, a diferencia de los picos de carbón o petróleo que potencialmente van seguidos de disminuciones significativas en su uso a lo largo del tiempo, es poco probable que el pico de energía presagie una gran caída posterior en el consumo a medida que las economías en crecimiento impulsen la demanda.

De hecho, a medida que el crecimiento del PIB continúe durante el próximo siglo y más allá, la demanda de energía podría comenzar a aumentar nuevamente a medida que, en particular, los avances en eficiencia energética lleguen a sus límites.

En un sentido más amplio, así como la historia ha incluido las edades de piedra, bronce y hierro, vivimos desde la Revolución Industrial en una era energética. Pero esta era, durante la cual la energía ha dominado tantas dimensiones económicas, geopolíticas y de otro tipo, puede estar llegando a su fin con el pico de energía.

Más allá de las proyecciones de que la demanda de petróleo, gas y carbón alcanzará sus máximos en esta década, y a pesar del crecimiento actual de las energías renovables, el uso general de energía también puede alcanzar un punto alto a finales de este siglo. Esta “energía máxima” es un futuro que ahora deberíamos empezar a contemplar y analizar.

Philippe Benoit es investigador de la plataforma Global Infrastructure Analytics y Sustainability 2050 (Análisis de infraestructura global y sostenibilidad 2050). También es investigador adjunto en el Centro de Política Energética Global de la estadounidense Universidad de Columbia. Anteriormente ocupó cargos directivos en el Banco Mundial y la Agencia Internacional de la Energía.

T: MLM / ED: EG

Revise también

Luis Paulino Vargas

El dólar: de las galletitas Gallito a los palacetes costeros

Luis Paulino Vargas Solís Me topo en el supermercado con unas galletas marca Gallito. Son …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cambio Político
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.