Catedral de San Patricio de Nueva York

Bazar digital

Carlos Revilla Maroto

Carlos Revilla

En la visita a Nueva York, es de rigor, caminar por la famosa Quinta Avenida (en inglés Fifth Avenue), la calle más famosa y una de las principales arterias de la ciudad, que comunica el norte y el sur de Manhattan. Conocida también como la avenida de los millonarios por ser una de las calles comerciales más importantes y donde los locales tienen alquileres a precios prohibitivos. En la Quinta Avenida, además de tiendas, hay algunos puntos de interés. La parte que bordea Central Park se caracteriza por albergar un gran número de museos, como el Metropolitan Art Museum, del que ya escribí, la Colección Frick y el Museo de la ciudad. También destacan el Centro Rockefeller, el Empire State Building o la Biblioteca Pública, entre otros.

Uno de esos lugares destacados es la famosa Catedral de San Patricio, punto de referencia en Nueva York y la Quinta Avenida, y que es uno de los lugares más llamativos por su belleza arquitectónica y lo que representa, con una gran tradición e historia para el catolicismo. Conocida como la “parroquia americana”, por ser el símbolo más visible de esa religión en Estados Unidos. De estilo neogótico decorado, en su estilo es el segundo templo más grande de américa del norte, solo superada por el santuario guadalupano en Zamora, México. Se localiza entre las calles 50 y 51, frente al Centro Rockefeller, específicamente enfrente de la escultura de Atlas. Además, es la sede de la Arquidiócesis de Nueva York e iglesia parroquial.

Quisiera primero, dar algunos datos de quien fue San Patricio, que es la advocación que tiene el templo.

Como es conocido, San Patricio es el santo patrono de Irlanda, y probablemente no haya ningún caso en el mundo, en el que un santo y un país estén tan estrechamente vinculados. Cuando comenzó su misión en esa nación celta en el siglo V, era casi totalmente pagana, con los asuntos espirituales firmemente en manos de los druidas. Cuando murió, algunas décadas después, una parte importante de su numerosa y dispersa población era cristiana. Y la fe católica manteniéndose con fuerza en Irlanda desde entonces. Para ser un santo tan popular, es frustrante lo poco que se sabe a ciencia cierta sobre él. Fue un hombre de acción más que de pluma, y los dos breves fragmentos de sus escritos que se conservan son, aunque legibles, bastante inadecuados como material autobiográfico. Afortunadamente, los irlandeses han estado especialmente dotados para transmitir su historia de boca en boca durante miles de años, por lo que existe un cuerpo de tradición vivo y extenso relacionado con su figura. La devoción a San Patricio ha acompañado, por supuesto, a los irlandeses en sus vastas migraciones, y el mundo de habla inglesa es rico en iglesias que llevan su nombre.

En cuanto a la Catedral, el solar sobre el que se asienta fue adquirido el 6 de marzo de 1810 para construir una escuela dirigida por los jesuitas.​ En 1813 los terrenos fueron revendidos a Dom Augustin LeStrange (que los destinaría a la comunidad trapense). Esta comunidad estaba siendo perseguida por las autoridades francesas en ese entonces, pero con la caída de Napoleón en 1814, los trapenses regresaron a Francia, abandonando la propiedad neoyorquina.

La Diócesis de Nueva York (creada en 1808) anunció la intención de erigir una nueva catedral para reemplazar la vieja iglesia de San Patricio situada en la intersección de las calles Príncipe y Mott en la calle Mulberry. La “vieja catedral” fue destruida por el fuego en 1866 pero fue reconstruida en el año 1868.

La catedral fue diseñada por el arquitecto James Renwick Jr. en estilo neogótico. Los trabajos comenzaron en 1858 pero permanecieron parados durante la Guerra Civil. Se completó en 1879. El diseño trató de crear un gran templo cuyas torres, de más de 100 metros de altura, dominaran Nueva York, no obstante, hoy día, la catedral parece humilde en comparación con el muy cercano Centro Rockefeller que supera considerablemente su altura. La catedral fue restaurada entre 1927 y 1931, que fue cuando se instaló el gran órgano y se amplió el santuario en el interior de la Catedral.

Datos y características
Diócesis Nueva York
Advocación San Patricio
Patrono San Patricio
Fundador James Renwick hijo
Construcción 1858-1865
Arquitecto James Renwick, Jr.
Tipo Catedral
Estilo Neogótico
Materiales Ladrillo revestido de mármol blanco extraído en Massachusetts y Nueva York.
Longitud 120,9 mt
Altura 100,4 mt
Capacidad 3 000 personas (2 000 sentadas).
Espacio Una manzana entera, entre las calles 50 y 51, avenidas Madison y Quinta.
Transeptos 53 mt de ancho y 101,2 mt de largo.
Agujas Las torres alcanzan una altura de 100,6 mt desde el nivel de la calle.
Tejado De pizarra de la población poco conocida de Monson, Maine.

La catedral está inscrita en el Registro Nacional de Lugares Históricos. Fue declarada un hito histórico nacional y pertenece a los Monumentos Históricos de Nueva York. Las fechas de inscripción fueron el 19 de octubre de 1966 y 8 de diciembre de 1976.

Los órganos de tubos originales, construidos por George Jardine & Sons en el siglo XIX fueron reemplazados. El órgano del coro, en el ambulatorio norte, fue hecho por la firma de San Luis de George Kilgen & Son e instalado en 1928; cuenta con 3 920 tubos. El órgano de la Gran Galería, de la misma compañía, se instaló en 1930 y tiene 5 918 tubos.

Los vitrales fueron elaborados por artistas de Boston, Massachusetts y artistas europeos de Chartres, Francia, y Birmingham, Inglaterra. El gran rosetón es uno de los mayores trabajos de Charles Connick. Cuenta con más de 4.000 paneles de vidrieras.

En cuanto a los altares, el artista romano Paolo Medici diseñó el altar de Santa Isabel. El altar de San Juan Bautista de La Salle, uno de los pocos altares laterales originales, fue esculpido por Dominic Borgia. Tiffany & Co. diseñó el altar de San Luis y San Miguel. Ocho arzobispos de Nueva York están enterrados en una cripta debajo del altar mayor. En total tiene 21 altares y 19 campanas, cada una con el nombre de un santo diferente.

A finales de los años 30 y a principios de los 40, hubo una restauración de la zona del altar principal bajo la dirección del arzobispo Francis Spellman, quien luego se convirtió en cardenal. El alto altar anterior y el retablo fueron reubicados en la iglesia universitaria del alma mater de Spellman, Fordham University, en Rose Hill, en el Bronx. Entre los nuevos elementos se encontraban el baldaquino santuario de bronce y el vitral del rosetón. El altar fue renovado en los años 80 bajo la dirección del cardenal John Joseph O’Connor. Para ser más visible para la congregación, se construyó un altar a partir de secciones de los altares laterales y se ubicó en el centro del presbiterio. Sin embargo, este altar fue retirado en 2013 para reponer la pila bautismal en el transepto norte.

En cuanto a obras de arte, está La Piedad, esculpida por William Ordway Partridge, tres veces mayor que la de Miguel Ángel en la Basílica de San Pedro de la ciudad del Vaticano. Las estaciones del Vía Crucis ganaron un premio artístico en la World Columbian Exposition de Chicago en 1893. En la parte posterior de la catedral se conservan unos bustos de los papas Paulo VI, Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco, que conmemoran sus visitas papales a la Catedral. Sendas placas en la fachada, también conmemoran estas visitas (se pueden ver en la galería).

La catedral sigue siendo el centro del famoso desfile anual de San Patricio en Nueva York. Cabe destacar que San Patricio no sólo es el patrón de Irlanda, sino también el de la archidiócesis de Nueva York, en honor a los numerosos inmigrantes de la isla esmeralda que se establecieron en esta región.

El santuario principal, que ha sufrido una serie de cambios a lo largo de los años, destaca a primera vista y atrae a los visitantes por su grandiosidad dorada. En 1942 se instaló el actual altar mayor bajo el dosel ceremonial de bronce de 17,4 mt conocido como baldaquino. Como dato curioso, en el techo, en la bóveda de crucería, cuelgan los sombreros rojos de los anteriores cardenales.

Antes de la pandemia, la enorme catedral se llenaba regularmente los domingos, cuando el cardenal Timothy Dolan celebra la misa y durante los otros siete servicios del día. Uno de esos servicios, a las 4 p.m., se celebra en español para la numerosa población hispana de la ciudad. En tiempos normales cada día se realizan unas 10 misas, y cada año se celebran 150 bodas. Al mismo tiempo, Nuestra Señora de Guadalupe, venerada por los mexicanos, también tiene un lugar especial dentro de la catedral con un altar dedicado a esta venerada imagen. En 1999, el Papa Juan Pablo II declaró a la Virgen de Guadalupe “Reina de las Américas”.

Si van a Nueva York, tienen que visitar la Catedral, casi que no hay forma de perdérsela. Si quieren hacer un tour completo por el lugar en compañía del Cardenal Dolan, pueden ver este vídeo, que está muy bonito y entretenido.

La galería no es muy pesada, con muchas de las imágenes tomadas en mi visita al lugar.

 

Con la ayuda de la Wikipdia y el sitio web oficial de la Catedral de San Patricio.

Glosario

Transepto: [arquitectura] Cuerpo transversal de una iglesia, que separa la capilla mayor de la nave, y forma los brazos en cruz.

Trapense: [religioso, religiosa] 1. Que pertenece a la orden de cistercienses reformada fundada por el abad Rancé (1622-1700). 2. De la orden de la Trapa o relacionado con ella o con sus miembros.


Revise también

Hernán Imhoff

Código QR: el efecto perverso

Hernán Imhoff En sociología existe un concepto bastante difundido para explicar cómo en algunas circunstancias …

Comentar en Cambio Político

Cambio Político
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.