Bienvenidos a la Costa Rica de Rodrigo Chaves

Álvaro Salas Castro

Chaves

He estado analizando sus comentarios y leyendo al respecto varios documentos, entrevistas (cómo la que viene al final de esta reflexión) y sigo pensando que el cierre de CINDE es la punta del iceberg de un mensaje con texturas dirigidas a ciertos grupos de poder, “amigotes” (cronyism en inglés) como les llama el Presidente Chaves. Esto para estratégicamente hacer aún más profunda la división entre los grupos empresariales y aliados (llámense cámaras, zonas francas, CINDE etcétera) vs. el pueblo de Costa Rica.

Esto (la decisión de cerrar CINDE y pasarlo bajo el techo de Procomer) nos obliga a pensar con mucha pausa dado que tiene mucha más cola que el solo cerrar una institución. Hay mucha tela que cortar. Hilar delgado es crucial y ponerse en los zapatos de lo que muchos han llamado estos días un dictador o populista de “derecha” (lo pongo entre comillas porque la derecha de liberales clásicos a lo Adam Smith no se comportan así). Sin embargo, si es un comportamiento de la derecha populista que sigue el manual de Trump, la cual me parece peligrosa y opuesta a los valores y ethos del costarricense.

Siempre hay dos lados de la moneda y no tenemos toda la información. Ni cerca de entender a todos los actores y sobre todo ni cerca de entender al actor más importante; el pueblo. Que por cierto es el que más apoya a este gobierno. Se reflejó en las urnas en donde el candidato Chaves le pasó por encima a sus contrincantes y se refleja en las encuestas que apoyan está administración, aunque existan tintes de desencanto recientes. Sin embargo, hay que partir de la premisa de la evidencia. CINDE es una institución de clase mundial y por muchos años una de las joyas de nuestro país. ¿Entonces? ¿Qué pasó? Vamos por partes…

Este gobierno ha hecho las cosas muy bien en varios ámbitos que son críticos para Costa Rica. En gestión, eficiencia, saneamiento de finanzas internacionales y manejo de riesgo país. Y otras las ha hecho muy mal, principalmente las que nos han enviado en una espiral de retroceso en temas de democracia, institucionalidad y libertad de prensa. Algunas otras banderas rojas presentes son el inicio de conversaciones de alianzas con gobiernos autoritarios y represivos de la libertad como Arabia Saudita (pero de eso me voy a referir en otro momento). Esto crea varias tensiones y preguntas tanto de la forma y el fondo a la hora de gobernar y las tensiones que existen en la administración pública.

Lo que si tenemos claro son las señales. La democracia es una tendencia. Y en esa tendencia la radiografía es que vamos retrocediendo.

Volviendo a mi punto de hacer el ejercicio de ponerse en los zapatos del Presidente Chaves, me atrevo a decir que él diseñó, pensó y preparó esto con mucha inteligencia. Trump es chambón. Nuestro presidente es sofisticado y ejecutivo. A puerta cerrada se dice que es eficiente y al punto. En público, que es dónde todos podemos observarlo, baja unos peldaños en su estilo tanto en su forma y fondo de expresarse al parecer para mostrarse cercano. Aunado a esto, es un excelente comunicador con las masas. El uso de un lenguaje coloquial y el entender quirúrgicamente la antropología del tico, lo ha posicionado en la psique colectiva como un líder del pueblo.

¿Quién gana y quién pierde en esta novela?

El que más gana de este circo es nuestro mandatario. Esta novela solo lo hará más popular…

El debe estar esperando el momento indicado para tomar un micrófono en sus famosas conferencias de prensa. El quiere que escriban columnas desacreditándolo (ojalá en La Nación y en CRHoy). Quiere especialmente que los de la oposición principalmente los grupos empresariales y políticos que el tilda de “los mismos de siempre” se envalentonen y defiendan a CINDE a capa y espada. Quiere que se organizen las cámaras, las firmas legales que colaboran con la institución y los que proveen servicios a CINDE y sus empresas. Quiere que se compren la bronca los académicos, los progresistas, los liberales, los conservadores, las zonas francas y los diputados. El Presidente está esperando este momento. Esperando el enojo colectivo del ‘establishment’ (defino establishment como: grupo de personas que ejerce el poder en un país, en una organización o en un ámbito determinado). Pero sobre todo quiere un enojo de los social demócratas que han gobernado este país por años. Está buscando este pleito y muchos ya se lo compraron.

Cuando esto llegue a escalar a un nivel de tensión de convulsión, el presidente va a tomar el micrófono, va anunciar el cierre de CINDE y lo va a hacer de forma tajante. Probablemente va a argumentar que Procomer tiene un presupuesto aproximadamente de 40 millones USD vs. 4 millones USD de CINDE (aprox). Que la mitad del capital humano de CINDE lo va a absorber Procomer. Probablemente va a recalcar en su narrativa de que CINDE es un club de amigos que se benefician entre ellos. Un club de privilegio que por años ha estado repartiéndose la riqueza creada por la Inversión Extranjera Directa. Lo puedo ver levantando su mano para hacer énfasis cuando mencione que esa repartición es entre unas cuantas firmas legales, empresas y zonas francas. Y lo puedo ver argumentado que el necesita de ese presupuesto (de CINDE) para combatir el crimen organizado y que su prioridad es cuidar a la señora de Purral y a el pueblo de Costa Rica en las calles y no beneficiar a los grupos de poder. El pueblo de Costa Rica lo aplaudirá efusivamente como a un gladiador en coliseo romano.

¿Porqué hace esto?

Con esto el busca dividir el país entre el pueblo y las “élites”. Entre lo viejo y lo nuevo. Entre la “prensa canalla” y los aliados de su narrativa. El manual de Trump y los políticos de esta era que ha sido sumamente exitoso en lo electoral y detrimental para la salud de la democracia.

¿Dónde está la oposición?

La oposición real en este momento es débil. No solo en la asamblea legislativa pero también a lo interno. Desde su primer año (con la aprobación de los eurobonos) logró alcanzar buena parte del presupuesto para el resto de su gestión. Y eso le permitió tener el sartén por el mango para los próximos tres años de su administración y poder tener este tipo de enfrentamientos.

El expediente 23.036 sobre eurobonos se aprobó de manera unánime con 49 votos. Este proyecto autoriza al Gobierno a emitir títulos valores de deuda en el mercado internacional por $5.000 millones, los cuales serían adquiridos por inversionistas extranjeros (multinacionales, fondos o gobiernos). En otras palabras tiene presupuesto y apoyo popular y por ende puede atreverse a cerrar una institución como CINDE. Podemos esperar más de esto basado en su comportamiento.

En cuanto a la oposición a lo interno de su gabinete es casi inexistente. Su consejo de gobierno es complaciente y a todas luces temeroso de llevarle cualquier tipo de contraria. Pero también cómplice porque ahí hay gente extremadamente capaz y honesta. Algunos de ellos(as) están viendo la misma película que usted y yo. Y el poder, sobre todo con popularidad; puede nublar el juicio de personas sabias y eclipsar la sensatez. Al final del día todos somos humanos y todos estamos a la merced del error.

¿Qué sigue?

Necesitamos hoy más que nunca formar capacidades críticas y analíticas en participación ciudadana en los procesos de toma de decisión. En el porqué es importante informarse y estar vigilantes. En que las nuevas generaciones se interesen de estos temas. De lo contrario, estaremos entrando en una era de política de división, de odio y de ustedes vs. nosotros. Esta película ya la hemos visto y sabemos cómo termina.

¿Y los pesos y contra pesos?

Esto es un ejercicio de prueba de la institucionalidad de nuestro país y es una profunda llamada de atención a todos los grupos que han estado de una u otra forma en la “mesa” de decisión. Merodeando los cuartos o pasillos donde suceden las cosas y se esculpen las decisiones del rumbo de nuestro país.

Los tiempos han cambiado y muchos no leyeron el memorándum. Se han creado nuevas “mesas “ y muchos de los miembros de esos no se sientan en las mismas ni están invitados. Esto genera frustración, desgaste y cansancio. Pero sobretodo, el actor que más esta cansado es el pueblo. La ciudadanía costarricense. Están cansados de los homicidios, del tipo de cambio, de que NO les rinda el dinero a fin de mes, del desempleo, de la infraestructura, de la diferencia entre lo rural y lo urbano. De la falta de medios robustos, serios y con independencia de criterio. De lo costosa que es la educación superior. De las pensiones de lujo. De las aristocracias transmitidas por apellidos. De las élites académicas de izquierda y de derecha. De los resultados de la selección de fútbol. De usted y yo que somos cómplices al ser indiferentes de una Costa Rica que a todas luces lleva un rumbo que pone a prueba nuestro estado de derecho, nuestra capacidad de conciliación y nuestro contrato social.

¡Y esto solo apenas comienza!

Fuente: Demo Lab – Laboratorip de democracia

Revise también

Elecciones en Panamá: ¿Ha prevalecido la impunidad?

Mayo 24, 2024 Por Inés M. Pousadela MONTEVIDEO – Expertos regionales calificaron esta elección como …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cambio Político
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.