Biden lucha por contener la guerra entre Israel y Hamás

El conflicto se extiende en múltiples frentes

Diciembre 28, 2023

Patsy Widakuswara

ips
Arribo de heridos al hospital Al Shifa en el norte de Gaza, en cuyas áreas exteriores se refugiaron cientos de palestinos para alejarse de los bombardeos. En el interior, los médicos atienden a las personas en el piso de los pasillos, atestados de pacientes traumatizados, y prácticamente sin anestesia, insumos, oxígeno, agua y alimentos. La OMS clama por un alto al fuego prolongado para que ingrese ayuda humanitaria a la Franja. Imagen: Eyad El Baba / OMS

Las señales de una expansión del conflicto en todo Oriente Medio son claras, según expertos, que ven un alto riesgo de guerra total sino surge una solución rápida a la guerra entre Israel y Hamás.

Mientras Israel expande su ofensiva terrestre en Gaza, las amenazas de represalias de Irán por los ataques aéreos que mataron a un oficial militar de alto rango y las continuas incursiones de grupos respaldados por Teherán en la región están aumentando la probabilidad de una guerra total en Oriente Medio. Es un riesgo que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, no puede permitirse a medida que se acerca un año electoral en 2024.

A principios de esta semana, Teherán prometió represalias por lo que calificó como el asesinato en Siria de Seyed Razi Mousavi, asesor principal del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán.

Se dijo que Musavi estaba involucrado en el suministro de armas a Hezbolá, la milicia respaldada por Irán en Líbano y Siria que ha estado intensificando su ataque desde la frontera norte de Israel en solidaridad con los palestinos en Gaza. Israel se negó a confirmar que estaba detrás del ataque aéreo que mató a Mousavi.

La Casa Blanca no respondió a las preguntas de la Voz de América sobre si Israel informó a Washington con anticipación de los ataques aéreos que mataron a Mousavi, o si la administración cree que la guerra aún puede ser contenida en Gaza.

El conflicto se extiende

Inmediatamente después de que estallara la guerra de Gaza, Estados Unidos trasladó activos militares a Oriente Medio como medida disuasoria y telegrafió a Teherán y a sus representantes para que se mantuvieran al margen. En toda la región, sin embargo, hay señales de que el conflicto se está extendiendo.

El lunes, Biden ordenó ataques «necesarios y proporcionados» contra Kataib Hezbolá, milicias respaldadas por Irán en Irak, en respuesta a un ataque con drones que hirió a soldados en una base militar estadounidense en Irbil, en el norte de Irak.

Bagdad condenó los ataques estadounidenses como un «acto hostil» y una violación de su soberanía. Pero con unos 3.500 soldados estadounidenses en Irak y Siria directamente en la línea de fuego, los analistas dicen que Biden no tuvo más remedio que responder.

El martes, la milicia hutí de Yemen, también conocida como Ansar Allah, respaldada por Irán, se atribuyó la responsabilidad de un ataque con misiles contra un buque portacontenedores en el Mar Rojo. Es el último de una serie de ataques contra el transporte marítimo mundial en las últimas semanas que ha llevado a Washington a establecer una coalición multinacional de fuerzas navales para patrullar las vías fluviales.

La escalada es ineludible a medida que los grupos respaldados por Irán compiten para mostrar su apoyo a Hamás, dijo Michael Knights, miembro del Instituto Washington enfocado en las milicias respaldadas por Irán en Irak y Siria.

«Algunos actores dentro del Eje de la Resistencia, como los hutíes, están tratando de demostrar que están más dedicados a la causa que las otras facciones iraquíes, libanesas o sirias», dijo a la VOA, refiriéndose a grupos en la región con diferentes niveles de proximidad militar y política a Teherán.

«El Mar Rojo es la verdadera preocupación porque los hutíes son mucho más difíciles de disuadir, sobre todo porque nadie quiere interrumpir el proceso de paz de Arabia Saudí», añadió.

Desde 2022, Arabia Saudí y los rebeldes hutíes en Yemen han estado negociando un alto el fuego permanente para poner fin a su guerra de ocho años.

«Al borde de la guerra»

Desde que comenzó el conflicto de Gaza, Israel se ha enzarzado en feroces enfrentamientos transfronterizos con Hezbolá en el Líbano.

«La situación está realmente al borde de la guerra», dijo Elisheva Machlis, profesora titular de Estudios de Oriente Medio en la Universidad Bar-Ilan.

Decenas de miles de israelíes han sido evacuados de las ciudades fronterizas en previsión de un ataque de Hezbolá. Es «una situación intolerable» que puede estar inclinando a la opinión pública a favor de expandir la guerra hacia el norte, dijo Machlis a la VOA.

El gobierno de Netanyahu ha dicho que la acción militar no está fuera de la mesa para garantizar que los ciudadanos israelíes puedan regresar a sus hogares.

«La decisión de Israel de asesinar a un miembro de alto rango del ejército iraní en Damasco es una gran provocación», dijo Omar Rahman, miembro del Consejo de Asuntos Globales de Oriente Medio.

«Irán se ha mantenido al margen de la participación directa hasta ahora, pero si sus comandantes están siendo atacados, tendrá problemas para continuar por un camino de moderación», dijo a la VOA.

El gobierno del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu no confirma ni niega su participación en la muerte de Musavi.

Si Israel está detrás del asesinato, no está claro si lo está haciendo como una advertencia a Teherán o para desencadenar una respuesta iraní que le daría a Israel el pretexto para ampliar la guerra, dijo Trita Parsi, vicepresidente ejecutivo del Instituto Quincy para el Arte de Gobernar Responsable, un grupo de investigación de Washington que aboga por la moderación en la política exterior estadounidense.

El ministro de Defensa israelí, Yoav Gallant, reconoció que el país está «en una guerra de múltiples frentes», bajo ataque en «siete escenarios», incluidos Gaza, Cisjordania, Líbano, Siria, Irak, Yemen e Irán.

Presión sobre Israel

Mientras el presidente Biden se prepara para las elecciones de noviembre de 2024 y las encuestas muestran que la mayoría de los estadounidenses desaprueban su manejo de Gaza, está dispuesto a evitar una guerra más amplia. En privado, la administración Biden ha estado instando a Israel a la moderación en el Líbano.

ARCHIVO – La exembajadora ante la ONU, Nikki Haley, observa mientras el gobernador de Florida, Ron DeSantis (Der) y el exgobernador de Nueva Jersey, Chris Christie (Izq), hablan en el cuarto debate de primarias republicanas, el 6 de diciembre de 2023 en Alabama.
TAMBIÉN LEA
La carrera por la Casa Blanca, a un año de las elecciones
En cuanto a Gaza, Estados Unidos ha estado haciendo llamamientos cada vez más públicos y urgentes para que Israel haga la transición a una fase más limitada y quirúrgica de la guerra. Sin embargo, los ataques israelíes se han intensificado. Desde la víspera de Navidad, sus ataques aéreos han matado a cientos de palestinos, muchos de ellos en campos de refugiados.

«Estamos ampliando la lucha en los próximos días», dijo Netanyahu en comentarios publicados por su partido Likud el lunes.

La presión de Estados Unidos sobre Israel continuó el martes, cuando el secretario de Estado, Antony Blinken, y el asesor de seguridad nacional, Jake Sullivan, se reunieron con Ron Dermer, el ministro israelí de Asuntos Estratégicos, en Washington. Entre los temas relacionados con Gaza, la reunión se centró en «la transición a una fase diferente de la guerra para maximizar el enfoque en objetivos de alto valor de Hamás» y «pasos prácticos para mejorar la situación humanitaria y minimizar el daño a los civiles», dijo un funcionario de la Casa Blanca a la VOA.

La reunión es la última de un compromiso diplomático de meses de duración de los principales asesores de Biden con las partes interesadas de toda la región, presionando por más ayuda para los habitantes de Gaza y acuerdos de liberación de rehenes, incluso mientras continúa brindando a Israel asistencia militar y apoyo diplomático.

En las Naciones Unidas, la embajadora de Estados Unidos, Linda Thomas-Greenfield, trabajó con los estados árabes para llegar a un texto sobre una resolución sobre pausas temporales en los combates y los mecanismos de entrega de ayuda humanitaria en la que Washington podría abstenerse para permitir su adopción por el Consejo de Seguridad.

Biden está «probando todas las soluciones posibles, excepto la más obvia: un alto el fuego en Gaza», dijo Parsi, del Instituto Quincy, a la VOA. Un alto el fuego pondría fin a los ataques contra las tropas estadounidenses, pondría fin a los ataques contra barcos en el Mar Rojo y muy probablemente también calmaría la frontera libanesa israelí».

Estados Unidos e Israel dicen que un alto al fuego en este momento permitirá a Hamás reagruparse.

Desde el 9 de octubre, los ataques aéreos israelíes y una ofensiva terrestre han matado a cerca de 21.000 personas en Gaza, según las autoridades sanitarias del país. Los ataques sorpresa de Hamás del 7 de octubre en Israel mataron a 1.200 personas. La violencia es el episodio más sangriento en el conflicto territorial de décadas entre israelíes y palestinos.

[Mykhailo Komadovsky contribuyó con este reporte]

Voz de América

Revise también

TikTok

Venta o prohibición: el dilema de TikTok en Estados Unidos

La plataforma china se enfrenta a vender TikTok o que sea prohibida La Cámara de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cambio Político
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.