Sri Lanka…ya en Costa Rica

Desde La Mina 2.0

Mauricio Castro Salazar
mauricio.castro.salazar@gmail.com

Mauricio Castro

La antigua Ceilán es un país un poco más grande que Costa Rica (65 mil km2), con 4 veces más población. Sri Lanka es un país tropical, como nosotros, pegadito a la India. Por su posición estratégica (ruta de las especies) ha sido invadido, conquistado y reconquistado por chinos, portugueses, holandeses e ingleses, por citar algunos de memoria.

Semana Santa es una semana en que coincidimos en las vacaciones todos: trabajos y universidades. Esta Semana Santa decidimos ir a Sri Lanka.

Hay un par de cadenas de hoteles locales que son muy importantes: Jetwing y Cinnamon. Escogimos algunos hoteles de esas cadenas cuando decidimos donde quedarnos. Pero no en Colombo…donde está el Cinnamon Grand.

A nuestra llegada del aeropuerto fuimos a Negombo, nos sorprendió mucho la cantidad de estatuas e iglesias católicas en la zona, tanto que nos obligamos a revisar la cantidad de católicos en Sri Lanka porque en nuestra mente era un país mayoritariamente budista y así es: los cristianos son menos del 8%, incluyendo católicos, metodistas, anglicanos y demás.

Con sorpresa vimos que el chófer que nos movió por todo Sri Lanka era un devoto católico: con rosario, fotos de santos y asiduo a la iglesia a celebrar, de hecho fue el Viernes Santo a orar.

A nuestro regreso de recorrer este preciso país, decidimos estar un día en Colombo, luego de oír recomendaciones y leer reseñas en Trip Advisor decidimos quedarnos frente al mar, en la Galle Face Center Road, que es donde están los principales hoteles…

Nuestro hotel estaba entre el Shangri-la, Kingsbury y el Cinnamon Grand, viendo hacia el mar. Los dos primeros a la derecha, a unos 600-800 metros y el otro a unos 600-700 metros. Ciertamente estos hoteles estaban llenos de turistas extranjeros, escogidos porque son reconocidos y ven al mar, y como se dice están cerca y lejos de todo.

El domingo 21 fue la fecha de nuestra partida desde que planeamos todo el viaje. El aeropuerto queda como a unos 50-60 minutos y al partir nuestro vuelo a las 10 am decidimos evitarnos trastornos y salimos un poquito antes de las 7 am.

Para entrar al aeropuerto le revisan el equipaje con máquinas de RX y eso me hizo recordar una conversación con un orgulloso Sri Lankan: “este país vivió en guerra y ahora se hace un esfuerzo por controlar a los terroristas que quedaron…”

No nos dimos cuenta de nada de lo sucedido hasta que alguno leyó en Reuters ya en vuelo sobre las bombas que explotaron, luego fuimos viendo la barbarie: cerca de 300 muertos, más de 500 heridos. Hoy leemos que ISIS hizo una reivindicación del atentado, en retaliación a lo sucedido en Nueva Zelanda (dos mezquitas atacadas) hace unas semanas: “ojo por ojo diente por diente”
Luego de reflexionar nos preguntamos: ¿ante esta locura en qué lugar del mundo se puede estar seguro? ¿qué hacer para acabar con toda esa barbarie?

Y recordé que en la Universidad cuando hubo un par de atentados aquí un profesor de Ciencias Políticas sabiamente dijo: el terrorismo se combate con más democracia, la de verdad, en la que todos tengamos los mismos derechos y deberes y no solo unos pocos.

¿Será con más democracia como se debe combatir el terrorismo?

Evalúe esta columna: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (7 votos, promedio: 3,86 de 5)
Cargando…

Relacionado:
Compartir:

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.