Nada de verano pero sí de café suizo y clases de francés

Volví a Suiza No. 17

Mauricio Castro Salazar
mauricio.castro.salazar@gmail.com

Mauricio Castro

Ya desistí. No espero más el verano. Y parodiando esa canción que he escuchado, creo que de Sabina, el verano tardó lo que tarda en llegar el otoño…pues ya estoy a punto de guardar las chanclas, las tichers, los chores y prepararme para el otoño…

“Castrosalazar: di mae a qué jugás, ahora resulta que te molesta la lluvia y que las temperaturas cercanas a los 22 grados no te parecen buenas, qué varas de mae, si la temperatura no llega a 32 grados no estás satisfecho y que si está a más de 32 qué que agüevado tanto calor, no se queda bien con vos”—me dijo mi voz interna que siempre la tengo al acecho.

Para que no crean que los estoy chafeando con la no llegada del verano, vean el pronóstico de esta semana:

Verdaderamente me da vergüenza no poder expresarme en francés, he estado haciendo todo mi mejor esfuerzo para aprender, nunca había notado, NUNCA, que en francés vestido es femenino, leche es masculino, serpiente es masculino, mariposa es masculino, ratón es femenino….que pelada me he dado en el súper preguntando por “u e la lé”, algo así como ¿dónde está “el leche”?, por pura cortesía me han dicho donde….¡Qué pelada!

“Castrosalazar: diay mae, cuando uno no estudia se la pela, usted creyó que iba a aprender francés solo oyendo música como ese colega suyo que aprendió así inglés y japonés, o como el mae portugués que trajo los sillones, que te habló en inglés perfecto porque dice que aprendió jugando PlayStation, francés oyendo música y español porque va a España de vacaciones…como ya te he dicho mae, por más que se ponga a oír música o a jugar Play le apuesto que no aprende, mae recuerde que lora vieja no aprende hablar”—me dijo toda circunspecta mi vocecita interna.

En la preparación para el otoño y para el invierno se nos ocurrió buscar una máquina de esas que son “todas pro” para hacer café, de las que solo les falta hablar: muelen, preparan expreso, cappuccino, y todas esas combinaciones que los italianos se inventaron. La hemos ido a buscar y hay marcas de marcas. Lo curioso es que hay ciertas marcas que jamás hubiera asociado con “cafeteras” pero tienen las suyas: Philips y Bosch. Y por supuesto un montón que no conocía.

Y yo de soplas…

“Castrosalazar: sea claro, diga “de idiota”, si “de idiota”, o “de burro” si quiere, como se te ocurrió preguntarle a un suizo sobre marcas…”—me corrigió mi vocecita interna.

Okay, voy de nuevo, yo de burro voy a preguntarle a un vendedor por las marcas, el primero me dijo algo como esto: lo siento, yo soy experto en televisiones busque al experto en máquinas de café (desole je suis an expert en tele, cherché le expert de la machine de café) y me señaló a “el experto”.

Me voy a hablar con el mae, de primera entrada, de burro, le pregunto por las dos marcas que conocía, de la Philips me dice que si lo que quiero comprar es un radio, como el que tenía su abuela, es la marca….(me hizo recordar el radio que tenía mi papa) y de Bosch me dice: si tiene un carro a combustión cómprele bujías Bosch…pero si quiere una buena marca compre la suiza Jura, que es la mejor por abcdefgehi….y me recitó el alfabeto y si no quiere una tan buena, compre una italiana…

“Castrosalazar: tome chichí jajajajajaja. Se lo dije, como le va a preguntar a un mae suizo sobre marcas…”—solo oí en mi interior.

Un toque golpeadillo, lo confieso, le traté de preguntar por una alemana, la Krup, y de nuevo la andanada: suiza o italiana porque abcdefgehijk……

Y de güevón, ya no de burro, le seguí preguntando y el contestándome con la retahíla de las calidades de la marca suiza en primer lugar y de las marcas italianas en segundo.

“Castrosalazar: mae dejá de preguntar pendejadas, estos maes no van a cambiar su criterio, no entendés, mae el vivo a señas y el tonto a palos, recuerde ese dicho….no sea gueón mae, sssea majadero”—me dijeron desde adentro.

Le pregunté por el café en grano que vi que vendían, porque no trajimos de tiquicia, y me dijo: “en Suiza tenemos magnífico café en grano” y me dio toda una lección de la calidad del café, del tueste, del aroma, de cómo guardarlo…de verdad el mae sabía del tema.

Y yo con mi orgullo un toque herido por la cátedra de máquinas y de café que me había dado solo le pregunté:

—Perdón, sosteniendo una bolsa de las de café en grano que el mae me había mostrado y que no habla de donde se produjo y se vende la idea que fue en Suiza: ¿este café tan bueno en cuál de los cantones de Suiza se produce?—

El mae se me quedó viendo con cara de sorpresa, cogió la bolsa ya con cara de desarmado de pescado in fraganti, empezó a buscar dónde se produjo el café y al ratito un toque chillado: me dijo, —lo siento, no producimos café en la Suiza…

Yo con mi orgullo recuperado solo escuché al fondo que mi vocecita interna me habló y me empezó a cantar:

“Castrosalazar: yo no envidio los goces de Europa, la grandeza que ella se encierra…”—me cantó con buen tono mi voz interna.

Por ahora solo les puedo decir que mi francés sigue mejorando pero todavía sigo así: “Yo Tarzán, tu chita”, que ya saqué una bolsa para guardar chores. tichers y chanclas, las gacillas las guardé en el costurero, que todavía no hemos comprado la máquina de café, pero que ya tenemos café suizo porque con esto del coronavirus no sabemos cuándo vendrá alguien con el mejor café del mundo.

“Castrosalazar: puta mae más tico, hasta pena ajena das”—murmulló mi voz interna.

Revise también

Vladimir de la Cruz

¿Cuántos Congresos ha realizado la Universidad de Costa Rica?

Breves reflexiones de un militante universitario Vladimir de la Cruz vladimirdelacruz@hotmail.com La Universidad de Costa …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cambio Político
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.