Monólogos con Pelé: El encanto de una ciudad

COMPARTIR:

Lina Barrantes

Lina Barrantes Castegnaro*

Hace unos días, me preguntó mi amigo Luis Alfonso que es lo que mas me gusta de Puerto Rico.

Su pregunta me ha hecho reflexionar, no solo sobre Puerto Rico, o Costa Rica, sino, en general, que es lo que más le puede gustar a uno de un país, de una ciudad, o de un lugar donde escoge, o le toca vivir.

Algo me dice que la respuesta son los afectos. Lo más importante –creo yo- de un lugar donde estoy, es como me siento. Es no sentirme sola, es no sentirme sin apoyo. Es tener con quien reír, tener con quien quejarse y con quien enojarse. Con quien compartir emociones. La soledad en el paraíso ha de ser algo horrible. Pero bueno los afectos no necesariamente tienen que solucionarse con la inmediatez de la presencia física. Nadie está solo cuando se sabe querido. La otra soledad, la de los silencios, la de los espacios, yo personalmente la disfruto: sola conmigo misma, con mis pensamientos.

La segunda respuesta: los sentidos. Al salir del aeropuerto Charles De Gaulle, o del Luis Muñoz Marín (mis dos ciudades más queridas), cuando se desvanece el olor a la benzina del avión, sentir el peso del aire de San Juan, o del de Paris, con su olor característico, me llena siempre de emoción. Los olores, aunque creo que no se pueden describir, ni precisar en el recuerdo, son de lo que mas identifica algo. El segundo sentido es la vista por supuesto: recorrer de nuevo con la mirada las imágenes conocidas, las mismas que uno ha visto mil veces y que nunca se cansa de ver. Las mismas de siempre pero que cada vez le sorprenden. El tercer sentido es el paladar: aquellos sabores que a pesar de la globalización de todo –hasta de las comidas- son únicos. ¿O será que son únicos por que las papilas gustativas reciben la información del cerebro de que las pupilas y el olfato los encuentren únicos? ¡Quien sabe como funcionará el cerebro!

Dejando de lado lo anterior, que creo que podrían catalogarse como emociones, me gusta de una ciudad que sea ciudad. Que tenga ritmo. Que tenga su propio ritmo. Durante los años en que tuve la suerte de trabajar en el centro de San José, me gustaba el ritmo de San José. Me gustaba ver por mi ventana la gente en el Parque Central, conversar con doña Ligia la señora que vende lotería en la esquina del Melico Salazar. Entendí por que a Renato le gustaba tantísimo moverse por San José.

Me gusta en San Juan caminar por el centro, ojala un sábado en la tarde cuando no hay crucero. Me gusta ver en el parque a la gente jugando dominó, o damas. Me gusta montarme en el autobús y ver a los viejitos que no ponen moneditas en la maquina de pagar, sino que su tiquete es la presentación de un documento, que no sé que es. Ellos se van reuniendo en los asientos. Conversan, y luego se bajan del autobús de nuevo en su parada, se despiden amistosamente y quedan de encontrarse mañana a la misma hora. Los jóvenes, y los no tan jóvenes en los bares cerca de la Calle de San Sebastian. La bombonera para el desayuno o para la Mallorca de la tarde. Me gusta ir al cine a Fine Arts, y luego ir al Hamburguer a comerme mi hamburguesa roquefort. Pero creo que caí en lo mismo, por que lo que me gusta de ese ritual, es hacerlo con German.

En fin, creo que lo que mas puede gustarme de un país, son mis afectos, son mis cariños. Creo que así es la vida. Toda la vida, esta pegada a los sentimientos, a los cariños. Cuando nos llegamos a dar cuenta de esto, podemos poner de lado un montón de tonterías, y querer a la gente, y con eso, querernos también a nosotros mismos.

* Pele es un perro beagle, mi perro. El escucha pacientemente las reflexiones que de vez en cuando decido poner en blanco y negro. Por eso en agradecimiento a su complicidad, he decidido poner este nombre a la columna.

Evalúe esta columna
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (8 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

(Visto 249 veces, 1 hoy)
COMPARTIR:

Revise también

Por qué dormimos menos (y peor) en confinamiento

Por qué dormimos menos (y peor) en confinamiento

banu sevim / shutterstock Diego Redolar Ripoll, UOC – Universitat Oberta de Catalunya Desde que …

3 comentarios

  1. Definitivamente me encantó el artículo Lina Barrantes! Me identifiqué profundamente con algunas de tus palabras. ¡Qué gusto leerte!

  2. Ruth Garcia Ulate

    Me trasnporte a esa caminata sin estar ahi, pude ver el parque central y hasta los viejitos en el bus. Excelente!

  3. Oscar Zamora Velásquez

    Tenés una gran habilidad para las palabras y lográs que tus ideas adquieran significatividad. Deberías escribir más, siempre vamos necesitar de reflexiones sobre las cosas. Gracias por compartirlo conmigo.

Comentar en Cambio Político

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
A %d blogueros les gusta esto: