Mi regreso: ¡qué viajecito!

Suiza No.7

Mauricio Castro Salazar
mauricio.castro.salazar@gmail.com

Como les comenté estuve por aquellos lados hace unos días… Pasé como un cometa por Costa Rica…con todos los tropiezos del viaje desde Guatemala como les conté hace unos días…
¡No tienen idea el viaje de regreso a Suiza! ¡Vieran que congojas pasé!

“Castrosalazar: dejate de habladas y contá” —me dijeron

Seguía cansado. Me senté en el avión y me dormí de inmediato. Al rato vinieron ofreciendo desayuno. Pedí un café.
No sé qué putas hice y me lo eché encima. Caliente las posturas y caliente las sentaderas.

Me fui al baño y me lavé lo mejor que pude.

Todo el mundo me veía como si se me hubiera roto la mantilla…mojado atrás y mojado adelante.

Suiza

“Castrosalazar: que mae tan cansón, cuente rápido” —me insistieron

Llegué a New York.

Nos dio tiempo de almorzar. Me compré un jugo de remolacha y naranja, obviamente por chapa, porque todo el tiempo me ha sabido a medicina, por esa maña de leer rápido y de leer solo “orange” y no “beet” y como he visto en el súper naranjas con pulpa casi morada, me imaginé era un jugo de ese tipo de naranjas. ¡Error!

Lo abrí y lo puse en la mesa y empecé a desempacar –digo a botar plástico y cartón—de todo lo que compré para comer.

No sé en qué momento se me ocurrió que tenía que batir el jugo…

Ni les cuento.

La tapa estaba entre abierta porque yo la había abierto.

La mesa quedó morada, el suelo quedó morado.

Mi camisa, mi pantalón y mi “sueta” que andaba puestos, por dicha eran oscuros, quedaron llenos de gotas oscuras de jugo de remolacha y la jacket y una mochila en que andaba la compu ni se diga.

Estaba para que ese cuento que salía en un anuncio de la tele de hace años se hiciera realidad:

En la que sale un carajillo en medio de un desorden en una tienda y de repente se oye:

¿Dónde está la mamá de este niño?

Así estaba yo. Dejé todo hecho un chiquero.

Suiza

“Castrosalazar: ¿de nuevo al baño?—me dijeron en tono de burla

Efectivamente, de nuevo al baño.

A lavarme hasta la cara, cuando me vi en el espejo estaba lleno de gotitas de remolacha, como pecas. Y por supuesto con ese temor —que alguien me metió alguna vez ¿doña Gis?— que la remolacha manchaba.

Prácticamente lavé la ropa.

Salí empapado.

Por supuesto atenido a que todavía habían algunas calefacciones puestas y que al estar el aire seco y caliente mi ropa se secaría rápidamente.

“Castrosalazar: siga siga mae, cuente lo que siguió”—me insistieron.

Me senté medio mojado en el vuelo a Suiza.

Me dije: —cistitis segura, pantalón mojado, calzoncillo mojado, me jodí—

“Castrosalazar: que mae tan sicosomático”—se burlaron

Tocó la cena.

Sirvieron de comer.

Yo con sumo cuidado pedí un jugo de manzana. Cuidé al máximo que no se me cayera.

De repente el avión entró en una zona de turbulencia y logré manejar la comida y la bebida para que no se cayeran, pero no me percaté que lo había logrado porque los había sostenido con la rodilla la mesa…

Cuando quité la rodilla, la mesa quedó inclinada y en cámara lenta vi como el vaso con jugo de manzana, súper dulce, se deslizaba y yo impotente para detenerlo porque tenía el plato de la comida en las manos.

Me cayó exactamente en la entrepierna.

No estaba ni frío ni caliente.

Pero noté de inmediato el asiento hecho un pozo de jugo y por consiguiente mi pantalón y calzoncillo que estaban todavía húmedos quedaron empapados de nuevo.

“Castrosalazar: termine, diga lo correcto: y pegajosos”—me dijeron burlándose

Sí, cierto, mojados de nuevo y lo que es peor: pegajosos por el azúcar del dulce jugo de manzana

Así llegué a mi casa: camisa, sueta y jacket todavía con algunas manchas de remolacha, pantalón y calzoncillo con olor a jugo de manzana y pegajosos como un chicloso y todavía mojados

“Castrosalazar: no has concluido, concluya”—me insistieron

Okay, okay. Concluyo: ¿echarse las cosas encima es producto de falta de atención, de edad o de problemas de diseño de envases y mesas de aviones?

¿En un próximo vuelo no podré controlar mis esfínteres? ¿tendré que viajar con mantilla? ¿o con una capa de las que se usan para trabajar, para cletear o para andar en caballo?

Suiza

Revise también

nuso

Israel y Palestina: ¿hacia una nueva fase de radicalización?

Susan de Groot Heupner La nueva crisis entre Palestina e Israel está alcanzando graves niveles …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cambio Político
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.