Las cuestas: ¿pa’montar un negocito?

Volví a Suiza No. 14

Mauricio Castro Salazar
mauricio.castro.salazar@gmail.com

Mauricio Castro

Lausane es una ciudad que se construyó en la ladera de la meseta suiza que baja hasta el lago Léman. La ciudad está construida sobre tres colinas, hay unos 500 metros entre la parte alta y el lago…un súper desnivel, que da pendientes entre fuertes y muy fuertes.

Desde Lausanne hay muy buenas vistas a los Alpes franceses y sobre todo a Evian-les-Bains, de donde viene el agua embotellada y…
“Castrosalazar: ¿para qué tanta hablada mae? ¿No es que querías hablar de biclas?—me dijeron desde adentro.

No le di importancia a la impertinente interrupción y mejor decidí seguir… la descripción anterior es solo para que tengan noción de como es el relieve de esta ciudad, que mejor se las pongo en términos josefinos: está lleno de cuestas como la de calle Morenos, la que va de La Sabana a Hatillo, y otro montón como cuesta de Moras, la de las damas, como la del Bajo de los Ledezma y como la del Carlos María Ulloa…

“Castrosalazar: ahora si estamos hablando”—me dijo.

Todo esto para contarles que a pesar de lo quebrado la gente anda en bicla por todos lados. De verdad que me impresiona ver gente subiendo esos cuestones, con carajillos montados en remolques jalados por las biclas y con la compra de la jama y con baguettes. De verdad que he estado súper apantallado con la trepada de cuestas, pero más con las bajadas, la gente baja descuechada, con los carajillos atrás.

Volví a Suiza

Me imaginaba yo con mis güilas en un remolque jalados con mi bicla bajando la cuesta de Calle Morenos o ellos en sus biclas a la par mía, quitándome carros de encima, peleando con todo el mundo para que no nos atropellarán y gente cabreada conmigo por andar en bicla por ahí y gritándome: hijueputa irresponsable o cosas peores…

“Castrosalazar: vamos por partes….si bien aquí la gente no te echa el carro encima porque la ley es durísima y las multas altísimas, si hay protestas, como “allá”, por la cantidad de carriles para biclas subutilizados…”

Sí, okay, okay pero hay montones de carriles por todos lados, y la gente aunque sea a güevo los respeta. Hay carriles diseñados contra la vía de los carros… De hecho una de las primeras advertencias en los foros de turismo para extranjeros que vienen a pasear a Suiza en carro es: ojo a las biclas, tienen más derechos que los carros…

“Castrosalazar: ¡te quedaste corto: tienen más derechos las biclas que los peatones! acaso no has visto que en los cruces peatonales los carros y los buses paran en seco cuanto te ven, pero las biclas por lo general no, de hecho solo una vez en todos estos meses que llevas aquí solo una doña hizo el amago de parar y como venía tan rápido le hiciste señas para que siguiera…”—me dijo mi vocecita interna.

Pero no dije nada porque es verdad, pero siempre me he dicho si un güevón o güevona en bicla viene bajando un cuestón de esos frena para dejarme pasar fijo que se mata y de paso hasta me mata a mí y se va subiendo me parece una ingratitud que pare…
Hace unos días vi a pasar una doña con dos chavalillos en el remolque descuechada en un cuestón hacia abajo, y además llevaba la compra del súper en el maletero, que solo pensé:– si no logra frenar, legítimo que terminan en el lago, ojalá que además de casco, anden salvavidas–

Yo siempre digo que las cuestas no son fáciles de bajar pero son más jodidas –jodidísimas– de subir y más en bicla y con remol… de repente escuché…

“Castrosalazar: suave, suave, ¡puta mae más polo! Como se ve que nunca has cleteado, ¿vos crees que la gente sube así no más esos cuestones con carajillos y las compras del súper? No seas polo, ¡son biclas eléctricas!”

Lo único que acaté a decir ante semejante levantada de chingos que me hicieron fue: –ya decía yo que me parecía increíble que todo el mundo fuera tan pro…—

Y a partir de ahí pelé el ojo: efectivamente casi todo el mundo anda en biclas eléctricas en la ciudad, en las carreteras no.
“Castrosalazar: usted que anda buscando qué hacer en Suiza…póngase un taller de reparación de frenos de biclas, tiene que ser un negociazo”—me dijo vocecita.

No le di mucha bola, porque estaba pensando en un negocito para vender desodorantes…porque la influencia francesa en esta zona –con la combinación: verano, cuestas, sudor- es tal que ahora uno utilizando mascarilla/covid pasan algunos o algunas y la estela se siente por unos minutos, tanto que no me puedo imaginar cuando no haya que usar del todo ningún cobertor en la nariz…en estos días por lo que potis, además aprieto mis brazos contra el cuerpo…

“Castrosalazar: que varas mae, que delicadito que te ponés…”—me dijo mi vocecita

–Diay es que el mal olor de los sobacos se pega—me decía mi mama.

Pero me puso a pensar de verdad: ¿frenos para biclas o desodorantes para ciclistas?

Revise también

nuso

Israel y Palestina: ¿hacia una nueva fase de radicalización?

Susan de Groot Heupner La nueva crisis entre Palestina e Israel está alcanzando graves niveles …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cambio Político
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.