La Nación, Liberación y sus cartas de defunción

Desde La Mina 2.0

mauricio.castro.salazar@gmail.com

Mauricio Castro

El diario La Nación nació el 12 de octubre de 1946. Dicen que nació para oponerse a las medidas sociales que el Gobierno tomaba en esos momentos de nuestra vida nacional.
El Partido Liberación Nacional el 12 de octubre de 1951, cinco años después que La Nación. Liberación nació para luchar contra la pobreza, contra la corrupción y la pureza del sufragio.

Desde los primeros días del nacimiento del PLN tuvo enfrentamientos con La Nación. El motivo fue simple: don Pepe no quiso eliminar las garantías sociales, más bien las amplió, o sea hizo todo lo contrario a lo que le solicitaron.

La Nación fue el periódico más fuerte que hubo en el país. Llegó a tener la mayor cantidad de lectores, anuncios y revistas bajo el mismo grupo: Perfil, Rumbo, Triunfo, Tambor, Voltaje, luego tuvo Al Día, todas esas publicaciones fueron desapareciendo. Hoy tiene La Teja y el Financiero.

Liberación Nacional fue el más votado, tuvo una estructura fuertísima y tenía una organización territorial basada en núcleos por todo el país y una sectorial basada en lugares de trabajo, centros de estudio, una juventud comprometida, que operaba en la secundaria y en la universidad. Esa estructura formalmente existe, pero nada más
La Nación y Liberación Nacional estuvieron enfrentados duramente muchísimos años, por lo que muchas veces oímos decir que el peor error de don Pepe fue no prenderle fuego a La Nación, que la dejó crecer y no la mató cuando pudo. Don Pepe cuando se le preguntaba eso simplemente sonreía pícaramente.

La Nación apoyó siempre el libre comercio y en general posiciones liberales. Liberación Nacional apoyó siempre el pensamiento progresista, dizque social demócrata. La Nación en contra de mejoras salariales y Liberación por salarios crecientes. La Nación por fortalecer la educación privada y Liberación por fortalecer la educación pública, La Nación peleando por fortalecer la medicina privada y Liberación por fortalecer la medicina pública.

En los últimos años La Nación y Liberación se han acercado mucho en defensa de las mismas tesis, o La Nación avanzó hacia la izquierda o Liberación avanzó hacia la derecha.

Independientemente de los avances o retrocesos que hayan hecho cada cual, lo cierto es que los dos avanzan juntos hacia la tumba. La Nación pierde lectores, cada vez tiene menos empleados y menos pauta comercial. Liberación cada día pierde electores, cada vez tiene menos diputados y menos contribuyentes.

Ninguno de los dos evolucionó lo suficiente para entender y enfrentar los tiempos nuevos. Yo pienso que La Nación morirá primero, quizás por edad, ya que es cinco años mayor, pero de lo que no hay duda es que tanto a La Nación como a Liberación ya hay gente que les prepara sus cartas de defunción.

Evalúe esta columna: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (6 votos, promedio: 3,50 de 5)
Cargando...

Revise también

Bukele

El curioso caso de los «enchufados» de Bukele

Nelson Rauda Zablah El régimen instaurado por Nayib Bukele se caracteriza, además de por su …

2 comentarios

  1. Santiago Porras

    Ambos esquemas están obsoletos: partidos y periódicos impresos. Buen tema Mauricio, saludos.

  2. Mauricio Castro

    Así es Santiago, pero creo que en ambos casos hay gente que no se da cuenta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cambio Político
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.