Eva

Freddy Miranda Castro

Freddy Miranda

¿Qué es lo que hace diferente el asesinato de Eva Morera y de otras mujeres con respecto a los crímenes que ocurren todos los días en el país? La violencia arrecia y nos afecta a todos en especial a los hombres. Según datos del Observatorio de la Violencia del 2016 la tasa de homicidios de hombres en el país fue de 20.8 por cada 100 mil habitantes. La de las mujeres fue de 2,6 por cada 100 mil habitantes. Hombres matando a hombres. La abrumadora mayoría de las víctimas y los victimarios eran jóvenes en un rango de 15 a los 44 años. En el 2016 ocurrieron 578 homicidios dolosos.

Del 2010 al 2016 ocurrieron 3431 homicidios dolosos en el país. 962 por ajuste de cuentas. 854 por riñas. 161 por violencia doméstica y se registran 20 por causas sexuales; no determinados se registraron 668 (Una categoría rara). Todo en base a datos del OIJ. La principal causa de asesinatos es la delincuencia organizada y drogas y eso va en aumento. La mayor cantidad de víctimas, el 96,8% son hombres. Se trata solo de homicidios que es como el punto máximo de la violencia. En la base de esos datos hay una verdadera epidemia de violencia intrafamiliar que afecta sobre todo a las familias pobres y en extrema pobreza, aunque la violencia doméstica no discrimina por estrato social, ocurre en todos.

En un entorno de tanta violencia social qué es lo que hace diferente el asesinato de Eva y de otras mujeres en el país. En que se les asesina por considerárseles una especie de pedazo de carne sometidas al placer y los deseos de un hombre. Se les asesina por su condición intrínseca de mujeres con una irracionalidad salvaje. Sus asesinatos no ocurren en el marco del crimen organizado o de las drogas o por razones económicas, lo que también es terrible. Se les mata por ser mujeres que no satisficieron los deseos de un hombre que se consideraba su amo y señor. Las palabras del hermano del asesino de Eva son elocuentes y con una característica común a los feminicidios, la inexistencia de la más mínima empatía hacia la víctima. Son crímenes de odio por razones de género. Son crímenes determinados por el machismo en sus formas más primitivas e irracionales. Por eso hay que diferenciarlos de los demás asesinatos y darles un tratamiento especial dentro de las políticas de seguridad de los habitantes y de prevención de la violencia. No se les puede tratar igual que a los demás crímenes. Requieren de un tratamiento diferenciado, al igual que las políticas contra violencia por narcotráfico; o contra la niñez o por racismo; todas esas patologías requieren de enfoques especializados. No se pueden tratar esos comportamientos violentos y delictivos como si fueran la misma cosa.

Por eso sorprende que tanta gente, hombres y mujeres, no comprendan el carácter particular de los feminicidios y la necesidad de darles un tratamiento diferenciado en el marco de las políticas públicas, al igual que como se debe hacer contra la violencia racial, infantil o la violencia por narcotráfico. En ese sentido es menester señalar la cultura machista que subyace en los feminicidios. Si no se identifica bien el fenómeno no se le puede combatir de forma adecuada.

Eva


Relacionado:
Compartir:

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.