Eurocopa 2024: el «saludo del lobo» ensombrece la fiesta turca en Berlín

Por Jörg Soldwisch y Anne Pollmann (dpa)

dpa
El internacional turco Merih Demiral celebra su segundo gol contra Turquía con el llamado «saludo del lobo». Foto: Hendrik Schmidt/dpa

Berlín, 5 jul (dpa) – La enorme comunidad turca de Berlín espera una fiesta del fútbol y, como equipo revelación de la Eurocopa 2024, aspira a su mayor éxito en el torneo en 16 años, pero el debate sobre el llamado «saludo del lobo» ensombrece la faceta deportiva.

La sanción de dos partidos a Merih Demiral por parte de la UEFA, la visita inesperada del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y una convocatoria de aficionados radicales turcos a hacer el «saludo del lobo» alimentan también el partido de cuartos de final de la Eurocopa entre Turquía y Países Bajos de este sábado.

Erdogan no viaja precisamente como mediador. «¿Alguien dice algo sobre el hecho de que haya un águila en las camisetas de los alemanes? ¿Alguien dice algo sobre el hecho de que los franceses lleven un gallo en la camiseta y por qué se comportan como gallos?», dijo Erdogan, según la agencia estatal de noticias Anadolu.

Demiral se limitó a mostrar su «entusiasmo» con el «saludo del lobo», argumentó el político turco, de 70 años. «Esperemos que todo termine el sábado (…) cuando abandonemos el campo como ganadores y pasemos a la siguiente ronda», añadió.

La cadena turca TRT calificó de «escándalo» la decisión adoptada hoy por la UEFA. Un comentarista del canal Habertürk la calificó de «racista». El hashtag #BeFairUEFA conquistó el primer puesto en la plataforma X poco después de conocerse la noticia de la sanción.

La UEFA, por su parte, anunció que sancionaba al defensa por «incumplir los principios generales de conducta, por violar las normas básicas de conducta decente, por utilizar los eventos deportivos para manifestaciones de carácter no deportivo y por desprestigiar el deporte del fútbol».

Un reportero de la televisión estatal turca TRT informó de que la Federación Turca de Fútbol recurriría ante el Tribunal Internacional de Arbitraje Deportivo (CAS), que dispone de un procedimiento acelerado para la Eurocopa y es probable que se tome una decisión hoy mismo por la tarde. De no prosperar, el central sería baja contra Países Bajos y también si su equipo llega a semifinales.

El jugador celebró su segundo gol en octavos de final contra Austria, este martes en Lepizig, con el llamado «saludo del lobo», cuyo origen se atribuye a un movimiento de extrema derecha turco.

El «saludo del lobo» suele expresar afiliación o simpatía con el movimiento turco de extrema derecha Ülkücü, conocido como los «Lobos Grises». En Turquía lo utiliza el partido ultranacionalista MHP, socio del gobierno del presidente Erdogan.

En Alemania, el movimiento Ülkücü es vigilado por la Oficina de Protección de la Constitución (servicio de inteligencia interior).

La gran presión política de Turquía, el documento de defensa de 30 páginas según los medios de comunicación y la vehemente defensa de la esposa de Demiral, Heidi («¡Mi marido no es racista!») no ayudaron.

El Ministerio turco de Relaciones Exteriores calificó de inaceptable la investigación de la UEFA. Argumentó que no todas las personas que hacían el saludo podían ser tachadas de ultraderechistas.

Sin embargo, aficionados radicales del fútbol turco hicieron un llamamiento a los hinchas de la selección de su país que se encuentren en el Estadio Olímpico de Berlín para que realicen el polémico «saludo del lobo» durante el partido contra Países Bajos.

Todos los seguidores en las gradas están invitados a hacer el gesto durante el himno nacional, según un llamamiento lanzado en la plataforma X. Pero ahora esgrimen un argumento similar al oficial.

Las miradas también estarán puestas en Erdogan. Según los informes, su visita es también una reacción al debate en Alemania. Según la Cancillería germana, no está prevista una reunión con el jefe del Gobierno, Olaf Scholz.

Los asuntos deportivos han quedado relegados a un segundo plano. La expectación entre las aproximadamente 200.000 personas con raíces turcas que viven en Berlín también se ha visto algo afectada.

Esto es «realmente muy lamentable», declaró a dpa el portavoz de la junta directiva de la Asociación Turca de Berlín-Brandeburgo (TBB), Safter Çinar. Y criticó a Demiral por ello. «Lo que hizo el chico», dijo, es, «por supuesto, una tontería».

El alboroto en torno al gesto de Demiral y la visita de Erdogan apenas afectará al número de policías, según Benjamin Jendro, portavoz del sindicato policial de Berlín: «De todas formas, ya estamos llamando a todos los que podemos». Calificó el choque de «partido de alto riesgo», en el que unos 3.000 agentes prestarán servicio.

Si gana Turquía, miles de seguidores del equipo dirigido por el italiano Vincenzo Montella volverán a asaltar las principales calles de la ciudad y celebrarán con bocinazos y fuegos artificiales la primera presencia en semifinales de la Eurocopa desde 2008. En Berlín, el apoyo es «aún mayor», dijo el capitán Hakan Calhanoglu.

Los hinchas turcos ya crearon su propio ambiente de un partido en casa en el mismo escenario en el choque del pasado noviembre contra Alemania, en el que se impusieron 3-2. «Ojalá volvamos a ganar y hagamos felices a nuestra gente y a nuestro país. Ese es nuestro mayor sueño», declaró Calhanoglu, que regresa al equipo tras cumplir su partido de sanción por acumulación de tarjetas amarillas.

Revise también

Congo

R.D. del Congo, otra guerra de mamushkas

Guadi Calvo Como las muñecas rusas, la guerra civil que abrasa el este de la …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cambio Político
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.