El Parque Resolución en Anchorage, Alaska

Bazar digital

Carlos Revilla M.

Carlos Revilla

Como saben uno de mis intereses de investigación y curiosidad, siempre han sido los parques en las ciudades; esto básicamete porque la mayoría de las veces tienen mucho que decirnos, ya sea por el nombre, localización, estatuas, placas etc. En mi reciente visita a Alaska, entre muchos cosas que me propuse hacer, iba con la idea de visitar dos parques en la ciudad de Anchorage, donde estuvimos varios días. Uno de esos lugares era el “Parque Terremoto”, hacia las afueras de la ciudad, del que les hable en el artículo “El terremoto de Viernes Santo en Alaska”, el otro es el “Parque Resolución”, en el “downtown” (centro de la ciudad), de casualidad a unas pocas cuadras del hotel donde nos hospedamos, por lo que lo visitamos a pie.

Para hablar del parque, tengo que contarles primero un poco sobre la ciudad de Anchorage, que es la ciudad de Alaska más poblada (casi 300 000 habitantes), la más grande, y donde residen más del 40% de todos los habitantes del estado. La ciudad se ubica en la parte meridional central del estado en la ensenada de Cook. Es conocida por sus sitios culturales, incluido el Centro del Patrimonio Nativo de Alaska, que exhibe artesanías tradicionales, presenta danzas y réplicas de moradas de los grupos indígenas del área. La ciudad también es la puerta de entrada para el vasto territorio de Alaska y sus áreas naturales cercanas y las montañas, como Chugach, Kenai, Denali y Talkeetna entre muchos otros.

El parque en si es muy pequeño y se encuentra al final de la avenida tercera —hacia el este— en Anchorage, calle que en ese lugar toma hacia el sur antes de llegar al mar, y en lo que resta de terreno está el parque, con una increíble vista de la ensenada de Cook.

Lo primero que llamó mi atención fue el nombre del parque: “Resolution” (Resolución en español), lo que me llevó a investigar para conocer al respecto. La clave está en una placa en el mismo parque, de la que hablo más adelante, relacionada con James Cook, quien arribó a estas tierras buscando el famoso paso del noroeste, del que ya les conté en el artículo “Muerte en el hielo: el misterio de la expedición de Franklin”. Resulta que uno de la barcos en que llegó era el Resolution, de ahí el nombre. Entonces el lugar está dedicado a Cook y su expedición.

En el parque hay una majestuosa estatua del Capitán James Cook, el gran navegante, explorador y cartógrafo inglés, quien fue el primer europeo en llegar a estas aguas, de ahí que la ensenada donde está localizada la ciudad lleve su nombre. Fue creado por Derek Freeborn basado en la estatua en Whitby, donde comenzó su carrera como marino, fue donado por The British Petroleum Company como una contribución a la celebración del Bicentenario de EE.UU.

Es interesante conocer un poco sobre quien era Cook, nombre al que no estamos muy acostumbrados, los que no somos anglosajones o europeos; pero que es uno de los más grandes navegantes que ha tenido la humanidad. Curiosamente la placa del monumento tiene una pequeña biografía de él, que es un buen resumen de su vida y que les transcribo, ya traducida, a continuación:

Capitán James Cook

R.N., F.R.S.

Navegante, explorador, cartógrafo, humanista

1728-1779

James Cook nació en Yorkshire, Inglaterra, el 27 de octubre de 1728. Fue aprendiz para servir en barcos de vela construidos en Whitby, cerca de su lugar de nacimiento, para transportar carbón a lo largo de la fundición inglesa. A los 26 años, se une a la Royal Navy (Marina Real), participó en acciones contra Francia y, a través de su talento natural para las matemáticas y la ciencia, fue promovido a King’s Surveyor (Topógrafo del Rey) y se le dio el mando de los buques que realizan trabajos de prospección en la costa de Terranova. Elegido como comandante para dirigir una expedición de descubrimiento al Océano Pacífico, navegó en su primer viaje de exploración (1768-71) para encontrar el continente de Australia, así como Tahití, Nueva Zelanda y Nueva Guinea, donde cartografió las costas y las aguas, previamente desconocidas para el mundo occidental. A su regreso, fue honrado por una nación agradecida, se hizo miembro de la Royal Society y fue recibido por el Rey.

Su segundo viaje (1772-75) al Antártico y el Pacífico Sur agregó las Islas Friendly, Nueva Caledonia, Isla de Pascua, Isla Cook y Nueva Georgia al mapa.

En 1776, el Capitán Cook emprendió su tercer viaje, a bordo de su buque insignia “HMS Resolución”, para encontrar el pasaje noroeste del Pacífico al Atlántico. Inspeccionó la costa del noroeste de América y Alaska, pero, al no encontrar el pasaje al Atlántico, giró hacia el sur desde el estrecho de Bering y navegó hacia las Islas Sandwich, donde en la Isla de Hawaii, se encontró con su muerte el 14 de febrero de 1779.

James Cook, el hijo de un granjero que se convirtió en Capitán en la Royal Navy y medallista de oro de la Royal Society. Vive en la historia como el mejor explorador-navegador que el mundo ha conocido. Su verdadero monumento está en el mapamundi.

Por cierto el R.N., y F.R.S. después del nombre es por Royal Navy (Marina Real) y por Fellow Royal Society (Miembro de la Royal Society) respectivamente. Y HMS antes del nombre del barco significa “His/Her Majesty’s Ship” (Buque de Su Majestad).

Si quieren conocer más sobre el personaje, la internet tiene mucho más información sobre Cook y sus viajes.

Otra placa en el parque, nos da una información cronológica de los eventos que moldearon la historia concerniente a EE.UU., Alaska y el Capitán Cook en particular, y al mundo en general.

1776

Dos eventos destinados a cambiar la historia del mundo tuvieron lugar en la primera semana de julio de 1776.

El cuatro día de julio, los Representantes de los Estados Unidos, en el congreso general reunido en Filadelfia, declararon su independencia de Gran Bretaña, estableciendo un curso de gobierno constitucional que llevaría un nuevo concepto de libertad personal y política desde la costa este de América del Norte hasta las costas occidentales del continente.

En la misma semana de julio, el Capitán James Cook, Royal Navy, tomó el mando de dos barcos en la bahía de Plymouth, Inglaterra. Navegó con órdenes de trazar los vastos tramos del Océano Pacífico y encontrar el paso del noroeste de Europa a Asia alrededor de la parte superior del hemisferio occidental.

Sus viajes de descubrimiento y estudio científico abarcaron desde la Antártica hasta Australasia; desde los mares del sur y Hawaii hasta la Alaska Artica. El Capitán Cook abrió el mundo del Pacífico a la era moderna de la navegación global y el comercio.

1778

El primer día de junio, después de haber navegado hacia el norte a lo largo de la costa estadounidense en busca del pasaje noroeste, los barcos “Resolución” y “Descubrimiento” comandados por el Capitán Cook, anclaban en esta bahía.

Después de cartografiar las aguas y la costa del canal principal, el Capitán Cook envió dos botes para examinar el brazo que conducía hacia el este, y lo llamó río Turnagain, convencido ahora de que aquí no existía ningún pasaje al Atlántico.

Los documentos que reclamaban la posesión de la tierra en nombre del Rey, junto con algunas monedas, fueron sellados en una botella y enterrados en Punto Posesión, a 32 km al sur de este parque en la península de Kenai.

La majestuosa vía fluvial, que se extiende desde este punto a 241 km hacia el mar abierto, fue elegida por el almirantazgo para conmemorar al mejor navegante de Inglaterra, y desde entonces lleva el nombre de ensenada de Cook.

Comisión Bicentenario de Anchorage

1976

El otro punto importante es una presentación o afiche informativo muy interesante en el parque titulado “¿Qué hay en el horizonte?” (What’s on the horizon), en referencia a lo que se puede ver en la lontananza desde el parque.

Por ser muy interesante, hice una traducción que les comparto de seguido:

Anchorage: encrucijada aérea hacia el mundo. Anchorage es aproximadamente equidistante de tres de los principales mercados del mundo, por lo que es una ubicación estratégica para el comercio aéreo internacional. También es interesante notar que Anchorage comparte una latitud similar con Estocolmo y San Petersburgo, y una longitud similar con otras regiones exploradas por el Capitán Cook, incluidas Tahití, Hawaii y las Islas Cook.

Volcanes activos. El monte Spurr entró en erupción en 1953 y tres veces en 1992, cubriendo una vez toda la ciudad con cenizas volcánicas. Mount Redoubt es otro volcán a veces visible en el horizonte suroeste. Ambos volcanes, junto con docenas de otros a lo largo de la Cadena Aleutiana, son parte del “Anillo de Fuego” del Océano Pacífico. Estos volcanes marcan el límite de subducción entre dos de las principales placas de la corteza terrestre.

Un gigante dormido. Según la leyenda, el Monte Susima es una “dama dormida” gigante. Cuando vinieron amigos para decirle que su amante había sido asesinado, no podían soportar despertarla. En su lugar, le pidieron a los dioses que la protegieran hasta que la paz volviera para siempre a la tierra. Los dioses obedecieron y ahora ella duerme bajo un manto de nieve suave en invierno y pastos en verano.

Ballena Beluga. Aunque el adulto promedio es más de 1 1/2 veces la longitud de este signo y pesa más de 1,5 toneladas, probablemente solo verá una pequeña protuberancia blanca en el agua. Busque sus espaldas lisas y brillantes a medida que salen a la superficie en busca de aire.

La montaña más alta de América del Norte. La más alta de América del Norte, el monte Denali (antiguo McKinley) “el Grande” en atabasco se levanta 6 193 metros hacia el cielo, y ocasionalmente es visible desde Anchorage. Como les gusta señalar a los habitantes de Alaska, Denali es en realidad más alto que el Monte Everest cuando se mide por la elevación vertical desde su base en lugar de simplemente su altura sobre el nivel del mar.

¿Qué pasa con todo el barro? Gracias al enorme rango de marea en la parte superior de la ensenada de Cook (el segundo más grande en América del Norte), se ve el barro por kilómetros durante la marea baja. El lodo es en realidad limo glacial. ¿De dónde viene todo? Varios ríos alimentados por glaciares actúan como enormes cintas transportadoras, trayendo limo de varios glaciares y lo depositan en la ensenada de Cook. El resultado es agua turbia y muchas “marismas de marea”.

Ahora ya tienen un interesante lugar en Anchorage para visitar, de fácil acceso, con unas vistas increíbles, y con mucha historia también.

 
Como anexo, incluyo un texto sobre el origen de la ciudad de Anchorage, que tome de un bonito afiche informativo, que está cerca de la antigua sede de la alcaldía en el centro de la ciudad.

Como de costumbre, les preparé una galería del parque, y le agregué las imágenes que tomé de la ciudad de Anchorage.


 
Evalúe esta columna: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Anexo:

Nace una ciudad

Muchas personas navegaron y se abrieron paso en las tierras silvestres de Alaska a lo largo de los años en busca de pieles, peces, ballenas, oro, cobre y, más tarde, petróleo.

Pero la gente que instaló sus tiendas de campaña en las lodosas orillas de Ship Creek esa primavera de 1915 había venido a construir un ferrocarril. El tren se extendería desde el puerto sin hielo de Seward en la bahía Resurrección hasta la ciudad interior de la fiebre del oro de Fairbanks —769 kilómetros de acero.

La gente venía de todos los estados de la Unión y de países a miles de kilómetros sobre los mares, como Hungría, Italia, Suecia, Noruega, Yugoslavia, Grecia, Rusia, Austria y Bulgaria.

En la primera primavera, había más de 2 000 personas en una ciudad de tiendas de campaña. Atravesaron el barro hasta los tobillos, tragaron polvo y mosquitos, y esperaron a trabajar en el ferrocarril. Las condiciones sanitarias eran terribles.

En los primeros tres meses, se había establecido un sitio para construir la ciudad cerca de las carpas. Talaron un bosque de abedules. Se dieron órdenes de evacuar las tiendas de campaña. Se vendieron muchos lotes en el sitio escogido para la nueva ciudad. El optimismo era alto. Las empresas surgieron de la noche a la mañana. La nueva ciudad fronteriza, conocida como Ship Creek Anchorage, se convirtió en la sede del ferrocarril de Alaska.

A diferencia de los ferrocarriles en el resto de los Estados Unidos, este era propiedad y estaba financiado por el gobierno de los Estados Unidos. ¿Por qué? Poca población, país accidentado y recursos ricos. Sin transporte, sin embargo, esos recursos no valían nada. En una era de vapor, los susurros y la atracción del carbón eran casi tan mágicos como el oro. Extensos campos de carbón se extendían a lo largo de la ruta ferroviaria propuesta.

Carbón, oro y el ferrocarril. Estos tres ingredientes preparan el escenario para un rico drama.

Nota: en la galería se pueden apreciar las imágenes que acompañan este anexo.


Relacionado:
Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.