El PAC y el gobierno de unidad nacional

Vía costarricense

Johnny Soto Zúñiga

Johnny Soto Zúñig

El 1 de abril se realizaron las elecciones de segunda ronda para elegir al próximo presidente de la República, entre el Partido Acción Ciudadana (PAC) y el Partido Restauración Nacional (PRN), encabezados por dos candidatos jóvenes y periodistas Carlos Alvarado y Fabricio Alvarado (incluso resultaron primos entre sí según estudios de sus ancestros familiares). Resulto electo Carlos Alvarado del partido oficialista con similares votos de la segunda ronda donde había salido electo el actual presidente Luis Guillermo Solís en el 2014 (el 60% del total de votos emitidos). Esto indica que el PAC crece y mantiene un voto duro y fiel al final de la contienda; donde el pueblo se manifestó ampliamente por la continuidad de su hoja de ruta; sacando una vez más a los dos partidos tradicionales que habían gobernado en las últimas décadas: el Partido Liberación Nacional (PLN) y el Partido Unidad Social Cristiana (PUSC); que ni tan siquiera ninguno de los dos estuvieron en la segunda ronda.

Sobre la segunda derrota consecutiva del PLN, la crisis y su difícil situación, así como la de otros partidos políticos, ya tendremos oportunidad de analizar en otras entregas; por ahora nos concentraremos en el futuro inmediato del próximo gobierno (2018-2022) y su presidente electo Carlos Alvarado Quesada quien asume el próximo 8 de mayo, cuyo traspaso de poderes se realizará en la emblemática Plaza de la Democracia (a la par del Museo Nacional y donde se yergue el Monumento del Caudillo José Figueres Ferrer). En la actualidad en el primer gobierno del PAC; habían incorporado ex dirigentes del PUSC; y observamos que muchas figuras públicas que otrora habían ocupado cargos en gobiernos anteriores lograron estar en la Administración Solís Rivera.

En esta oportunidad para la segunda ronda electoral; muchos ex funcionarios públicos tanto del PLN y del PUSC corrieron a dar el apoyo a alguno de los dos partidos en contienda. De esto hubo mucha crítica y para algunos hasta mal visto que ex funcionarios liberacionistas como de la Unidad apostaran a colarse en un triunfo que no les pertenecía. Si bien el PLN dejó a la libre que cada militante decidiera según su conciencia y sufragara el voto de manera personal; algunos quisieron influir en la decisión de apoyar a uno de los dos candidatos en contienda. Considero, que muchos lo vieron como un acto de desesperación por agarrar algún puesto público (por ejemplo los liberacionistas que apostaron por el apoyo a Fabricio Alvarado); y no creyeron en abrigar ninguna agenda nacional; si no más bien de tomar el PRN para poder ingresar a un eventual gobierno.

Si bien, en esos dos meses previos a las elecciones de segunda ronda; marcaron una tendencia de casi todos los días de ex funcionarios públicos en su mayoría del PLN y del PUSC, de apoyar a alguno de los dos partidos políticos en contienda. No sabemos si este tema fue determinante o solamente un factor más de apoyo para obtener el añorado triunfo electoral. Pareciera que lo más determinante es que el presidente electo Carlos Alvarado está de acuerdo en tomar en cuenta a algunos ex funcionarios y altos dirigentes de distintos partidos políticos y sectores de la sociedad costarricense. Si logra incorporar a personajes de otros sectores es posible hablar de un verdadero gobierno de Unidad Nacional.

En realidad el país está urgido de establecer consensos en una agenda necesaria de políticas públicas. El presidente electo ha afirmado que el “Plan fiscal” será la prioridad central de su futuro gobierno; para lo cual debe lograr el consenso y aprobación del proyecto de ley en la Asamblea Legislativa; donde reina el “multipartidismo” y se debe poner de acuerdo a todos los partidos políticos representados. El presidente Alvarado ha manifestado deseos de gobernar para todos y todas; especialmente atender a los ciudadanos vecinos de las zonas de menor desarrollo y que por lo general no van a votar cansados de falsas promesas o falta de atención oportuna a sus necesidades. Lo anterior me parece muy bien que se priorice los lugares con los índices de menor desarrollo y que a su vez donde la pobreza pulula y existen faltas de oportunidad de empleo y desarrollo.

El presidente Alvarado ha afirmado que plantearon un apoyo amplio, que trascendiera de los simpatizantes del PAC y a su propio apoyo; si no la conformación de un gobierno nacional para el bicentenario de la Independencia de Costa Rica. Esto se logrará determinar al anunciar su gabinete (donde al parecer un porcentaje será de gente del PAC y otro porcentaje de otros sectores y partidos políticos). Sin embargo en el caso del PLN oficialmente ha anunciado que no participarán en el Poder Ejecutivo y que la agenda concreta será desde una negociación de proyectos de ley en la Asamblea Legislativa; donde el PLN tiene la fracción mayoritaria de 17 diputados, RN tiene 14 diputados, y los demás el PAC, PUSC, PIN, PRC y FA, tienen el resto de los diputados.

El presidente electo Alvarado también ha planteado la urgente necesidad de reformar el reglamento legislativo, con el fin de lograr una mayor gobernabilidad y fluidez en un contexto de multipartidismo y que ese reglamento se quedó cuando existía el bipartidismo. Alvarado desea proponer cambios en los órganos de control, reformas del Estado, la forma de elegir a las juntas directivas, reformas éticas, modificaciones a la forma de elegir a los magistrados y diputados etc. Sobre esos acuerdos, algunos se acordaron con el ex candidato presidencial del PUSC Rodolfo Piza; en especial la reforma o regla fiscal y otras medidas de disciplina fiscal, en la cual se autoimpone una serie de indicadores y normas para mantener el equilibrio; como sería que el crecimiento del presupuesto no supere o sea mayor del crecimiento nominal de la economía, y así atenuar la curva de crecimiento del gasto público. (Entrevista en el Diario La Nación del presidente electo. 12-04-2018)

El compromiso que hemos hecho público es llevar el déficit al final de los cuatro años, a la mitad o un poco menos de la mitad, que si es hoy del 6,2% (del producto interno bruto –PIB-), bajarlo hasta 3 puntos porcentuales del PIB, y ese es el compromiso que hemos adquirido con la ciudadanía.” “Un nuevo gobierno tiene que apalancar ese desde la parte económica para acelerar el crecimiento económico. Parte de la apuesta tiene que ver mucho con la eficiencia desde lo público donde ahí ponemos un gran énfasis para que facilite y permita a lo privado crecer de una manera más ágil y también más inclusiva.” “Hemos puesto sobre la mesa el tema del crecimiento económico (…) tiene que generarse de manera distribuida en el país. Ese es otro de los mandatos que yo leo de esta elección.” (Op. Cit.)

Finalmente, lo mejor de los deseos para el nuevo gobierno que inicia el 8 de mayo del 2018; y considero que en el marco de la situación actual y el mandato del pueblo; se imponen los consensos y un gobierno de unidad nacional; y esto implica convocar a todos los partidos políticos y sectores de la sociedad que deseen aportar su grano de arena; no necesariamente en el marco de una repartición de puestos; si no de escoger a las mejores personas que tengan la capacidad de dirigir desde los ministerios e instituciones públicas; y más importante es imponer una agenda de políticas públicas en los diversos campos para el real desarrollo del país. El pueblo exige soluciones; no largos estudios y análisis que ya están; sabemos de las zonas de menor de desarrollo, las familias que están en la línea de la pobreza; y donde están los verdaderos problemas sociales; así como la nueva infraestructura y obras que se requiere se realicen en los distintos cantones del país.

Evalúe esta columna: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (5 votos, promedio: 3,60 de 5)
Cargando…

Relacionado:
Compartir:

Comentar en Facebook

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.