Ectoplasma: El misterio de la materialización psíquica

Ectoplasma
Ectoplasma. salamanca24horas.com

El ectoplasma ha sido un tema intrigante en el ámbito de lo paranormal durante más de un siglo. Este misterioso sustancia, supuestamente liberada por médiums durante sesiones de materialización psíquica, ha desconcertado a científicos, investigadores y escépticos por igual.

El ectoplasma es una supuesta sustancia que se cree que emana del cuerpo de un médium durante una sesión espiritista o de materialización. Los médiums, personas con habilidades paranormales especiales, supuestamente liberan esta sustancia de su cuerpo en forma de una masa viscosa y blanquecina que toma diversas formas, como manos, rostros u objetos. Los investigadores y creyentes argumentan que el ectoplasma es una manifestación física de la energía espiritual que permite la comunicación con el mundo de los espíritus.

La primera mención registrada del ectoplasma se remonta a 1848, cuando los hermanos Fox informaron haber visto una sustancia blanca y vaporosa en su casa en Hydesville, Nueva York. Los Fox eran conocidos por sus sesiones espiritistas, y se cree que el ectoplasma fue la causa de los fenómenos que informaron.

En las décadas siguientes, el ectoplasma se convirtió en un fenómeno común en las sesiones espiritistas. Los médiums afirmaban poder expulsar el ectoplasma de sus cuerpos, y se utilizaba para crear formas y objetos.

El término «ectoplasma» fue acuñado por el científico francés Charles Richet en la década de 1890, aunque las manifestaciones de este fenómeno se remontan a principios del siglo XIX. Durante las sesiones espiritistas de la época victoriana, los médiums eran conocidos por producir ectoplasma y afirmaban que les ayudaba a materializar espíritus y llevar a cabo comunicaciones con los difuntos.

Uno de los médiums más famosos que afirmaba producir ectoplasma fue Eusapia Palladino, una italiana que se convirtió en una sensación en la escena espiritista de la época. Fotografías de sesiones en las que se veía a Palladino rodeada de una sustancia blanca y etérea aumentaron la popularidad del ectoplasma.

Características del ectoplasma:

  • Brota del cuerpo del médium y permanece unido a él mediante algo similar a un cordón umbilical.
  • Al comienzo del proceso, esta sustancia no es visible, pero poco a poco empiezan a surgir una especie de nubes gaseosa que en ocasiones se muestra con tonalidades fluorescentes ciertamente llamativas.
  • Esta sustancia es de color lechoso.
  • Con lentitud, esta masa comienza a “organizarse” hasta formar miembros, partes de un cuerpo humano como si estuviera controlado por “inteligencia” propia.
  • En médiums experimentados y con grandes capacidades canalizadoras, las materializaciones llegan a ser completas.
  • Una vez finalizado el trance, el supuesto espectro es reabsorbido por el cuerpo del propio médium hasta que no queda rastro alguno de la sustancia. En ocasiones, el ectoplasma se disuelve antes de ser reabsorbido.

En 1920, el físico Sir William Crookes llevó a cabo una serie de experimentos para estudiar el ectoplasma. Crookes afirmó haber visto y fotografiado el ectoplasma, y su trabajo ayudó a popularizar la creencia en la existencia de esta sustancia.

Sin embargo, otros investigadores han sido más escépticos sobre el ectoplasma. En 1926, el químico Harold Gibson publicó un artículo en el que afirmaba que el ectoplasma era en realidad una mezcla de aire y gelatina. Gibson demostró que era posible crear formas y objetos similares a los que se observaban en las sesiones espiritistas utilizando esta mezcla.

El ectoplasma ha sido objeto de numerosas críticas y controversias. Muchos escépticos argumentan que las fotografías y testimonios de ectoplasma son fraudes o ilusiones creadas por médiums hábiles. Se ha señalado que en muchas ocasiones, el ectoplasma se asemeja sorprendentemente a materiales comunes, como gasa, tela o papel.

Además, la falta de evidencia científica sólida que respalde la existencia del ectoplasma ha llevado a su descrédito en la comunidad científica. A menudo, los científicos no pueden replicar los fenómenos asociados con el ectoplasma en condiciones controladas, lo que ha llevado a la sospecha de que estas manifestaciones son el resultado de trucos o sugestión.

A pesar de las críticas y la falta de evidencia científica, el ectoplasma ha dejado una huella indeleble en la cultura popular. Ha sido un tema recurrente en películas de terror y novelas de misterio, y ha influido en la percepción pública de lo paranormal y lo espiritual. Figuras históricas como Harry Houdini también desafiaron públicamente a médiums que afirmaban producir ectoplasma, lo que contribuyó a la controversia en torno a este fenómeno.

El ectoplasma sigue siendo un misterio sin resolver en el mundo de lo paranormal. A pesar de su controvertida historia y las críticas que ha enfrentado, su legado perdura en la cultura popular. A medida que la ciencia y la investigación paranormal continúan evolucionando, el ectoplasma sigue siendo un tema que fascina a aquellos interesados en lo inexplicable y lo sobrenatural, dejando abierta la posibilidad de que algún día se descubra una explicación definitiva para este enigma misterioso.

Eusapia Palladino
La enigmática médium de la era victoriana

Eusapia Palladino

Eusapia Palladino fue una figura fascinante y controvertida en la historia del espiritismo y el ocultismo de finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Esta médium italiana, conocida por su supuesta capacidad para comunicarse con los espíritus y realizar fenómenos paranormales, cautivó y desconcertó a científicos, investigadores y público en general.

Nació el 21 de enero de 1854, en Bari, Italia. Desde temprana edad, mostró signos de habilidades paranormales, como la capacidad de levitar objetos y predecir eventos futuros. A medida que crecía, sus habilidades se volvieron más pronunciadas, y pronto se convirtió en una médium destacada en la escena espiritista de Europa.

Palladino afirmaba ser capaz de comunicarse con los espíritus y realizar una amplia variedad de fenómenos paranormales, que incluían levitación, materialización de ectoplasma y movimiento de objetos sin contacto físico. Su fama se extendió rápidamente, y atrajo la atención de investigadores y científicos prominentes de la época.

A medida que la fama de Palladino crecía, también lo hacía la controversia que la rodeaba. Los investigadores intentaron someterla a rigurosos experimentos científicos para probar la autenticidad de sus habilidades paranormales. Uno de los primeros científicos en investigarla fue el psicólogo y filósofo francés Charles Richet, quien, aunque inicialmente escéptico, quedó impresionado por los fenómenos que presenció en las sesiones con Palladino.

Sin embargo, no todos los científicos quedaron convencidos de la autenticidad de sus poderes. Muchos argumentaban que sus habilidades podían explicarse por trucos y manipulaciones hábiles. Las sesiones de Palladino a menudo eran objeto de acalorados debates y controversias en la comunidad científica y espiritualista.

A pesar de las controversias y las críticas, Eusapia Palladino dejó una marca duradera en la cultura popular. Su historia y sus hazañas inspiraron numerosas obras de ficción y películas de terror que se centraban en la figura de la médium. También se convirtió en una figura icónica en el mundo del espiritismo y el ocultismo, influyendo en generaciones posteriores de médiums y buscadores de lo paranormal.

La vida y la carrera de Palladino también desafiaron las creencias convencionales sobre la naturaleza de la realidad y la existencia de fenómenos paranormales.

-o-

SOBRE EL ECTOPLASMA

Yo no creo ni dejo de creer en el ectoplasma. Por un lado, eso de que un médium, en trance hipnótico —si no estuviera en trance hipnótico su labor me parecería menos difícil—, vaya desprendiendo de su organismo la cantidad de materia necesaria para aumentar el censo municipal con un vecino más, y que este vecino, por una combinación de fuerzas espirituales, venga a la vida elegantemente ataviado con una americana de corte inglés y una corbata de foulard a cuatro pesetas noventa y cinco, me resulta demasiado fuerte. Por otro lado, en cambio, ve uno por ahí, lo mismo en el mundo de la política que en el de las letras o el de las artes, a tantos individuos sin aparente razón de ser, que uno no puede por menos de atribuirles una naturaleza ectoplásmica. ¿Quién es Fulano? ¿De dónde viene? ¿Cómo vive? ¿A qué obedece la consideración de que parece gozar? … El prodigio sobrepasa todas las leyes físico-psíquicas, y ante él no hay más remedio que hacerse un poco metapsíquico.

Como digo, no creo ni dejo de creer en la existencia del ectoplasma, y es en vano el que se me enseñen unas actas donde afirman haberlo visto los hombres de ciencia más gloriosos del mundo. Si esas actas estuvieran subscritas por rateros, por croupiers o por carteristas, no digo que careciesen totalmente de valor; pero ¡por sabios!, ¡por académicos!, ¡por miembros del Instituto de Francia!… Cuanto más eminentes son, parece que estos señores se quedan, durante las experiencias, más profundamente dormidos, y un médium a quien dos de ellos sometían antes de la sesión a un minucioso reconocimiento, saben ustedes dónde ocultaba el algodón que había de sacarse luego de la boca para simular el ectoplasma? Pues como estaba desnudo y carecía de bolsillos, lo ocultaba provisionalmente en los bolsillos de sus propios controleurs. ¿Creen ustedes que hubiera sido posible hacerles semejante labor a unos profesionales del treinta y cuarenta?

Recientemente, los croupiers de Madrid solicitaban la reapertura de las casas de juego para subvenir a las necesidades de sus familias, y como esta solicitud les fue denegada, yo les propongo otra solución: la de que ingresen en la sociedad de estudios metapsíquicos, que creo preside el Sr. Richet, para controlar las experiencias que se hagan en ella. ¿Que el Sr. Richet no los aceptará? Yo creo que sí. Indudablemente, para el Sr. Richet será preferible aceptarlos como controleurs a aceptarlos como médiums.

Sobre casi todo de Julio Camba, 1934

CRM+IA

Revise también

dpa

La Novena de Beethoven: de obra de vanguardia a sinfonía polivalente

Por Albert Otti (dpa) Viena (Austria), 5 may (dpa) – La «Novena Sinfonía» de Ludwig …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cambio Político
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.