De verdad, el valle era perfecto

Cuaderno de Vida

Gustavo Elizondo Fallas

Gustavo Elizondo

Bajo el título “Los suicidios aumentan en Costa Rica ocultos entre las comunidades” la periodista Lucía Molina publicó en el Semanario Universidad los resultados de un estudio elaborado por las investigadoras Adriana Maroto y Carolina Castillo, estudio al que tuvimos acceso y que luego de revisarlo, llegamos a la conclusión que ciertas afirmaciones que se hacen en el artículo in supra indicado no aparecen en su contenido.

No dudamos que el estudio tiene conclusiones valiosas ni tampoco desdeñamos que existe una problemática de suicidios en nuestro cantón, que se denota aun más por tratarse de una población muy pequeña, donde un solo caso ya representa un 0,02 % de la población mientras que en Pérez Zeledón, el único caso solo significaría el 0,001 %, el estigma nos seguirá acompañando siempre; en la parte personal, dos de mis mejores amigos los perdí luego de una decisión fatal de autoeliminación; las heridas, como dice el reportaje, duelen en el alma.

No obstante, esta problemática no debería de usarse para “basurear” al pueblo que amamos tanto los marienses que vivimos allí, como los que tuvieron que migrar por distintas circunstancias y que no importa el destino, ya sea fuera de las fronteras como en lugares de esta patria, añoran su pedacito de tierra y cada vez que pueden visitan ese “valle perfecto” comillas que reproduzco del reportaje, no se que ironía o burla quería expresar la periodista porque en realidad sí se trata de un valle donde la asimetría y cercanía de las montañas cuesta encontrar en el mundo. Agréguese los nuevos marienses, que han escogido nuestra comunidad para residir y así alejarse del tumulto de la ciudad, ellos viven en nuestro valle más que felices.

Uno de los párrafos dice: “Para poder acercarse el equipo tocó durante cinco años puerta a puerta cada casa en Santa María de Dota, para conversar desde el anonimato con los vecinos, que de otra forma nunca contarían el dolor que cargan por los que se suicidaron y que muchas veces -demasiadas veces- los lleva a ellos mismos a intentar suicidarse”. Decir puerta a puerta es garantizar que cada vecino del pueblo fue entrevistado, yo no lo fui, ni mis hermanos, ni mis vecinos a quienes consulté, si lo que realizaron fue una muestra, ¿usaron la metodología establecida en estadística inferencial?, porque el método de números aleatorios debió incluir al menos una de las casas de mi barrio que se ubica a 200 metros del parque. En el estudio se lee lo siguiente: La selección de las personas se realizó bajo la técnica de bola de nieve, según la cual cada persona que se contacta fue estableciendo sugerencias de nuevas personas a entrevistar. En total se realizaron ocho entrevistas individuales y una en que participaron dos personas. Estas se hicieron en espacios acordados previamente por ambas partes, los cuales usualmente fueron sus casas de habitación o sitios de trabajo, esto responde a nuestra inquietud, no es cierto que fue puerta por puerta ni tampoco se usó una técnica objetiva; el entrevistado sugiere que otra persona se puede entrevistar, primera vez que veo esta técnica en las ciencias sociales.

Una de las afirmaciones que nos produjo mayor molestia es: “Santa María de Dota nace en conflicto. La fundación de Dota sale de relaciones de incesto y del conflicto entre familias se deriva un cantón muy dividido por clase social”. ¿De cuál referencia histórica se sacó tal aberración?, los primeros habitantes llegaron en el año 1863, eran familias provenientes de Desamparados, encabezadas por José María Ureña quien junto a su esposa Leona Zúñiga y otros pioneros como Leandro Elizondo, Cornelio Monge, Sabas Zúñiga, Domingo Barrantes, Estanislao Ureña, entre otros, con sus respectivas consortes, se asentaron en el valle que había formado por millones de años el río Pirrís, tierras agrícolas por excelencia, donde el golpe de herramienta se juntaba con el trinar de las aves, esa fue la génesis de nuestro pueblo, no producto de “relaciones de incesto y conflictos sociales”.

En la Monografía del Cantón de Dota escrita por don Emigdio Ureña, mi sabio bisabuelo, aparecen unas palabras de don Pedro Pérez Zeledón, Benemérito de la Patria quien se refiere a la pareja fundadora del pueblo, don José María Ureña y doña Leona Zúñiga: “No terminamos estos apuntes, sin consignar un recuerdo de gratitud y afecto para la señora Zúñiga, dechado de virtudes, alma limpísima y henchida de caridad. Ella fue en su pueblo el oráculo de consulta para el alivio de todo dolor físico y de toda pena moral. Su mano estaba abierta en toda ocasión para diseminar el bien. Disponía para ello a un tiempo de amplios recursos pecuniarios y de no menores recursos intelectuales. Era ella la hermana cariñosa del desvalido y el seguro refugio del triste. El acuerdo de facultades sobresalientes entre ambos esposos era perfecto. Brillaba en él la inteligencia despejada, sobria, serena, segura que acertaba siempre en sus funciones. En ella resplandecía un corazón de exquisita sensibilidad, respeto de amor al prójimo, suave, afectuosa, incapaz de no rendirse anteel sufrimiento. Aquel feliz acuerdo explica el respeto, más bien, la veneración que gozó el matrimonio y el secreto de sus buenos éxitos, así en la fundación y organización de un pueblo que bendice su memoria, como en la fundación de una familia que dignamente mantiene en alto la justa fama y renombre de sus esclarecidos jefes”. A esta pareja de patriarcas ofende la periodista con sus manifestaciones.

En forma burlesca afirman las investigadoras: “Las calles están siempre desoladas a tal punto que es más común ver una vaca que un doteño”, la ausencia de personas por esas calles puede tener distintas razones y es propio de las zonas rurales de Costa Rica, lo mismo sucederá en lugares del Coto Brus, San Carlos, Buenos Aires, aparte que son pocos habitantes, el trabajo está en los cafetales y campos de labranza; creo que merecemos respeto y la comparación con un cuadrúpedo es molesta. Me queda la duda, ¿las preguntas se las hicieron a las personas que no aparecieron o a las vacas que encontraron?

Otra parte del artículo contiene: “Dota es una comunidad que rumora en los parques y en las misas. Los vecinos aseguran sentirlo en el aire, algunos dicen que son energías, otros dicen que la tierra de Santa María de Dota está enferma y gran parte no pueden ponerle palabras”, no vamos a tapar el sol con un dedo diciendo que no existe el chisme, algunas veces hemos sido víctimas de ellos o a lo mejor, hemos participado en su difusión, pero no es esta una característica exclusiva de esta comunidad, es un fenómeno que sucede en cualquier rincón de este país, característica muy bien captada por Samuel Rovinsky en su obra “Las Fisgonas de Paso Ancho”, entiendo que este barrio no se ubica en Dota.

Aparte de ser vecinos, estamos defendiendo al lugar que parió a los valientes pioneros que fundaron San Isidro de El General y San Vito de Coto Brus, al lugar desde donde don Pepe encontró a los primeros voluntarios para su guerra y de donde lanzó las Proclamas que establecían la Segunda República, al lugar donde un grupo de estudiantes azuzados por sus profesores y maestros, le dobló el brazo a la poderosa empresa STABAPARI que arrasaba los robles de altura, dando lugar a la creación de la Reserva Forestal Los Santos, defendemos el Cantón que alberga las cuencas más limpias del Pacífico Americano: Naranjo y Savegre.

Acudimos a la Municipalidad para que expresara su desacuerdo, pero al no tener respuesta, usamos nuestra columna para defender la tierra que nos vio nacer, donde espero que algún día reposen mis restos, en el mismo camposanto donde duermen el sueño justo mi padre y mis abuelos, que también amaron este “valle perfecto”.

Evalúe esta columna: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (21 votos, promedio: 4,05 de 5)
Cargando…

Relacionado:
Compartir:

4 respuestas a De verdad, el valle era perfecto

  1. Omar Ureña Monge 17-06-2019 en 5:48 pm

    Sólo los doteños de hueso colorado, de una estirpe honrada y trabajadora y sobre todo residentes podemos describir nuestro valle tal cual es, no sabemos la intención de ofrecer datos no tan reales, y exponerse a ser leídos estos por conocedores del tema, tal vez un dato falso que no contempló es que los doteños aparte de ser instruidos también estamos radicados en la capital y sabemos leer, podemos refutar con argumentos afirmaciones no muy reales y viciadas.

    Responder
  2. Gustavo Elizondo 18-06-2019 en 8:28 am

    Don Omar, me satisface haber interpretado el sentir de mis coterráneos, en especial de aquellos que por circunstancias tuvieron que migrar. Tengo muy presente a mi tía Ana María Elizondo quien dice que a ella le pasa lo de Heidi la del cuento, cuando se subía a un campanario de Frankfurt para tratar de divisar sus queridas montañas de los Alpes, ese mismo sentimiento siente mi querida tía con el Valle que la vio nacer.

    Responder
  3. Carmen Solís Q 18-06-2019 en 10:33 am

    Gracias por tan reales comentarios.!!
    Y cuando hay que alzar la voz y defender lo nuestro ahí estamos con el corazón dispuesto.!!
    Sobra el Amor.!!

    Responder
  4. Gustavo Elizondo 18-06-2019 en 4:20 pm

    A todos los que por este medio, por correo electrónico, por wasap y en forma personal me han manifestado su satisfacción por el contenido de este artículo, les envío infinitas gracias. Ayer salimos a caminar por las calles de Santa María bajo una esplendorosa luna, la misma que disfrutaron nuestros antepasados y me convencí aun más que este valle hay que defenderlo siempre.

    Responder

Responder a Carmen Solís Q Cancelar respuesta

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.