De encuestas y sus números…

Mario Quirós

Mario Quirós

Con la publicación de las dos últimas investigaciones del @ciep.ucr, ha resurgido el problema esencial que tenemos con las encuestas: darles un valor que no tienen, el de predicciones o profecías electorales.

Centrarnos en discutir la bondad o no de los resultados de una investigación, según nos gusten o no, impide poner atención a lo que estos no están diciendo y analizarlos integralmente contra sí mismos y, porque no, contra los resultados de otros estudios.
En lo personal y, estoy seguro muchos habrán sacado otras y mejores conclusiones de esta última investigación del @ciep.ucr, lo que me llama la atención de estos resultados es:

  1. Confirma tendencias. Aunque no necesariamente en números exactos, las grandes tendencias de esta investigación y las de otras casas coinciden: indecisos, dispersión, volatilidad del voto y lo más importante, nadie está descartado o clasificado a segunda ronda.
  2. La indecisión aumenta. Hace 4 años, los indecisos a noviembre eran un 37%; para estas elecciones vamos por un 53%. Eso marca un panorama en que literalmente, cualquier cosa puede pasar; aún más que en el 2014 y en el 2018.
  3. Un voto cada vez más disperso. Igual que hace 4 años, a hoy tenemos 5 candidaturas por encima del margen de error. La diferencia es que esos 5 hace 4 años sumaban un 50% y hoy solo suman un 37%. Hay mucho espacio para más gente que pueda dar la pelea.
  4. Los números a diciembre. El panorama va apuntando a 5 o 6 candidaturas que cerrarán diciembre con intenciones de voto que, en el rango alto, podrían andar por 14%-17% y en el rango bajo entre un 5%-7%.
  5. ¿Quiénes? Si vemos esta investigación y resultados de otras casas: José María Figueres, Fabricio Alvarado, Lineth Saborío, José María Villalta, Rolando Araya y Rodrigo Cháves, son los que apuntan a poder consolidar algún grado base de apoyo.
  6. ¿Faltan invitados? Si, hoy hace 4 años Fabricio Alvarado casi no marcaba en las encuestas y acabo siendo quién más votos obtuvo en primera ronda. Teniendo una indecisión y una dispersión aún mayor que en el 2018, hay espacio para más candidaturas peleando segunda ronda.
  7. Las encuestas como lo que son. La utilidad de una investigación política, bien diseñada y ejecutada, es obtener datos, identificar tendencias y con ello poder hacer análisis y planificación estratégica, para tomar decisiones. Eso es, no son bolas de cristal.
  8. Falta mucho. Hablar de ganadores o perdedores a hoy con base en una encuesta, es absurdo. Las dos elecciones pasadas, nos enseñan que con el panorama que pintan las investigaciones, falta mucho camino por recorrer y que la elección está más abierta que nunca.

Revise también

Tribuna Libre

La Costa Rica del Bicentenario PAC

Carlos Berrocal Obando Y llegamos a diciembre del 2021, y el estado costarricense parece nunca …

Comentar en Cambio Político

Cambio Político
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.