Costa Rica se convirtió en una kakistocracia

Carlos Revilla Maroto

Rodrigo Chaves

No hay duda, con el Gobierno del presidente Chaves, tenemos una kakistocracia o si se quiere caquistocracia, para escribirlo con la formalidad del RAE, aunque con k es la forma más usada.

¿Y qué es una kakistocracia?

Es un término utilizado en análisis y crítica política para designar un gobierno formado por los más ineptos (los más incompetentes, los menos calificados y los más cínicos). La palabra viene del griego kàkistos, el peor y kratos poder.

En otras palabras, “el gobierno de los peores, es decir, el empeoramiento conjunto en la calidad de los sujetos políticos caracterizados por la ignorancia, la mediocridad (frecuentemente vulgar), el prejuicio, la ausencia de escrúpulos, la mala fe, la presunción, la ingenuidad, la astucia y la no profesionalización en sus haberes.” (Tomado de Internet)

Las siguientes son algunas de sus características:

  • Falta de meritocracia: Los líderes no son elegidos por su capacidad o conocimiento, sino por otros motivos como la riqueza, el nepotismo o la popularidad.
  • Corrupción: El gobierno está plagado de corrupción, con los líderes utilizando su poder para beneficio personal.
  • Ineficiencia: El gobierno es ineficiente y no logra cumplir con sus funciones básicas.
  • Falta de transparencia: El gobierno no es transparente y no rinde cuentas al pueblo.
  • Represión: El gobierno trata de reprimir la disidencia y la libertad de expresión.

En mayor o menor medida el actual Gobierno de Chaves, cumple las características. Pero, no hay que confundirse, la kakistocracia no necesariamente tiene que ver con otros gobiernos pasados como, por ejemplo, el de Carlos Alvarado, que su problema fue aplicar políticas en contra de las grandes mayorías, y eso lo hizo ver como muy malo; pero en este caso no había ignorancia o ineptitud; lo que había era mala fe, entiéndase esto como el favorecimiento de unos pocos grupos económicos y de poder. Aquí calzaría más la figura de la plutocracia o el gobierno de los ricos. Y no recuerdo ningún Gobierno kakistocrático más para atrás, pensando solo en los que ha habido en la Segunda República, y estamos hablando de 75 años y 19 presidentes, que es mucho decir.

Así que la kakistocracia es algo inédito en el país.

Vuelvo al Gobierno actual. Está muy claro que nadie da la talla, empezando por el presidente de la República, que en la comparecencia a la Contraloría General de la República, hizo gala de una ignorancia, que nos dio vergüenza ajena, y la demostró especialmente con la señora Contralora, que incluso llegó a decirle al presidente, en el tema de la Ciudad Gobierno: “señor presidente ¿Vd. se va a arrendar en sus propios terrenos?”, y ni así entendía, es más sigue sin entender. Su ignorancia es supina, y ni que decir de la ministra de planificación que porfiaba en hacerle la segunda al señor presidente, a pesar de ser una politóloga, pero es que el tener un título y experiencia no necesariamente es sinónimo de «entendimiento», por lo menos en materia de contratación pública.

Lo anterior es solo un ejemplo reciente. Desde el propio 8 de mayo del 2022 se han venido dando, yerros, metidas de pata, desconocimiento de las leyes básicas -como la de contratación administrativa-, y un gran etcétera de errores. El gran problema es que el país no avanza.

Las pifias y yerros siguen a la orden del día.

Lo de la reciente contaminación del agua en los cantones de Moravia, Goicoechea y Tibás, es patético. Ahí les falló todo y quedaron como se dice “chingos”. Sencillamente no supieron manejar la situación, y cuando lo hicieron ya era tarde, y de feria no lo hicieron bien. ¿Dónde quedó la gestión de riesgos?

El caso del agua le costo el puesto a su presidente ejecutivo, que pasó a engrosar la ya larga lista de renuncias y despidos, que va por 22 jerarcas en menos de dos años, toda una marca, por desgracia negativa. Nunca había pasado algo así. De ahora en adelante, no hay que preguntarse cuántos se han ido, si no más bien cuantos quedan, que si la memoria no me falla, son solo cinco de los originales con los que arrancó este Gobierno el 8 de mayo del 2022, hace ya casi dos años. Inaudito.

Solo comento un par de ejemplos recientes, pero abundan, y se dan casi todas las semanas por no decir días.

Hay que abonarle a este Gobierno de Chaves que las cosas aparentemente no las hace por mala fe, pero de nuevo casi todo lo hace mal o le sale mal, y por desgracia el perjudicado es el país, es decir todos nosotros. Campea la ignorancia y la ineptitud. Vivimos en una verdadera kakistocracia.

Hay un aspecto relacionado, y es el desprecio del Gobierno por la rica institucionalidad existente, con funcionarios con experiencia y preparados, que más bien la ha hecho a un lado, callando a los expertos y los que conocen del teje y maneje del Gobierno, sin reconocer, golpe tras golpe, que ignorar al funcionario de planta o el que sabe, es un camino equivocado. Ejemplo de lo anterior la salida de Álvaro Ramos de la presidencia ejecutiva de la CCSS, todo un conocedor y experto, reemplazándolo con una inepta, y sin conocimiento en el manejo de la institución, y además una yes man o yes woman con el señor presidente. Y así ha sido en casi todas las instituciones y ministerios.

Y para terminar de hacerla, como se dice popularmente, el estilo del presidente siempre confrontativo no ayuda en nada, pero esto ya será tema de otro análisis.

Revise también

voa

Israelíes en contra de la exención militar de judíos ultraortodoxos

Febrero 26, 2024 Alejandro Ernesto Cientos de personas protestaron en las afueras del Tribunal Supremo …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cambio Político
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.