Corrupción

Desde La Mina 2.0

Mauricio Castro Salazar
mauricio.castro.salazar@gmail.com

Mauricio Castro

No soy dado a hablar de corrupción por el temor de ensuciar el nombre de alguien. Caso contrario, si tuviera pruebas claras y contundentes hablaría sin bozal y sin freno. Acusar a alguien sin pruebas es injusto y limpiarle el nombre es dificilísimo.

Recuerdo este cuento –no sé de quién es—…alguien se confesó, diciendo que había manchado el nombre de un amigo…:  “¿Como puedo reparar todo el mal que he hecho a mi amigo?. ¿Que puedo hacer?”. A lo que el sacerdote le respondió: “Tome un saco llena de plumas y suéltelas por donde quiera que vaya. Y una vez que lo haya hecho, vuelva…”

El hombre volvió: “Padre: ya he hecho lo que me mandó esta mañana”.

Pero cual no fue su sorpresa, cuando el sacerdote le dijo: “No hijo, esa es la parte más fácil. Ahora debe volver a las mismas calles en las que las soltó, e ir recogiéndolas una por una, hasta que vuelva a tener el saco lleno, y luego vuelva a verme”.

“Así como no pudo juntar las plumas que Usted soltó porque se las llevó el viento, así mismo la calumnia que Usted lanzó contra su amigo, voló de boca en boca y su amigo jamás podrá recuperar del todo la fama, la reputación que Usted le quito. 

“Lo único que Usted puede hacer es pedirle perdón a su amigo, y hablar de nuevo con todas aquellas personas ante las que lo calumnió, diciéndoles las verdad, para reparar así en la medida de lo posible el daño que le ha causado a su amigo y para tratar de restituirle en la medida que pueda su fama, su reputación”.

Y como las plumas no las puedo recoger…mejor no hablo de corrupción nunca si no tengo pruebas.

Pero sí puedo decir que la corrupción tristemente está entronizada en nuestro país, en la empresa pública, en la privada, en la sociedad civil, en todos lados, es un mal que nos carcome. La corrupción es como un mecanismo que se mantiene girando permanentemente (les recomiendo ver “El Mecanismo” en Netflix, producción brasilera sobre el caso Lava Jato).

El principio es simple: alguien dice que no se puede, o que el tiempo de actuación dura más del debido, y cuando uno pone cara de tristeza o de agüevazón, le recomiendan a alguien que lo puede hacer de manera privada…y curiosamente se puede hacer y se puede alcanzar en el tiempo esperado. Ese alguien que “SI puede” tiene todos los entronques para lograr lo que no se podía, y por supuesto tiene que cobra y que tiene que compartir….

¿Cuántas veces nos sucede esto todos los días?

Seguro soy muy inocente o tonto, porque hasta que vi la explicación entendí que así funcionaban “los no se puede”, “los se tarda mucho”

A partir de ahora, desde mi casa en La Mina, en Santa Ana, anuncio que voy a prestar más atención a todos esos “NO” y ver si son un No de verdad o simplemente parte de “el Mecanismo”.

Evalúe esta columna: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Aún sin evaluar)
Cargando…

Relacionado:
Compartir:

Comentar en Facebook

comentarios

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.