Comprando un chunche

Suiza No.13

Mauricio Castro Salazar
mauricio.castro.salazar@gmail.com

Mauricio Castro

Castrosalazar: yo sé lo que estás pensando escribir desde hace días, antes de ser calificado como rajón primero contá lo polo que fuiste hace un año exactamente cuando estaban comprando carro”—me dijeron desde adentro y sin siquiera abrir la boca yo.

Uno siempre quiere una nave y no un simple chunchito…cuando busca un carro. Lo primero que hicimos fue el intento de sintonizar que estábamos en Suiza y no allá…

—Nombres…¿un carro eléctrico? ¡que miedo!—discutíamos cuando pensábamos en comprar un carro.

Y fuimos viendo carros: que un Hyundai no porque luego no lo podemos vender, tampoco un Toyota ni un Nissan ni un Honda y menos un BYD…o cualquier otro carrito chino, no se ve ninguno por la calle. Tiene que ser una marca europea—nos convencíamos.

“Castrosalazar: tu problema es que pensás como limpio…¿acaso no ves los chuzos Toyota, Nissan y Honda que andan por la calle?”—me dijo mi vocecita interna.

Entre más buscábamos más veíamos por todos lados Renault, Peugeot y Citroen y más recordábamos la mala fama que tienen esos chunches en Costa Rica. Pero veíamos unas legítimas naves, de verdad súper tuanis, pero por nuestros adentros nos decíamos: —si nos lo tenemos que llevar pa’llá nos jodemos solitos, es como dispararse uno solito en una pata…sería un carro de por vida—

“Castrosalazar: ¿estás recién llegado y ya estás pensando en jalar? ¡Que mae tan güeso!”—me dijeron

Seguimos buscando sin hacer mucho caso….

Empezamos a leer y a oír comentarios que en en el 2025 ya no se podrían comprar vehículos de combustión interna, gasolina o diésel, y nos decíamos:—okay compramos un chunche de diésel o de gasolina que es lo que conocemos, y si luego no lo podemos vender…—

Y por supuesto nos preguntábamos sobre los chunches eléctricos y de inmediato googleábamos y leímos cosas como estas: “vehículo eléctrico se quemó en parqueo”, “no hay cargadores suficientes”, y luego oíamos comentarios como estos: “hay que hacer cambios radicales en la casa para poder cargar un carro eléctrico”, “si llueve no se pueden manejar porque es peligroso, meten unos jalonazos de tanto en tanto”, “son pendejísimos, no jalan nada”, “se queda uno sin carga y se queda botado en medio de la nada”, “no sirven para viajes largos, son solo para la ciudad”, “son carísimos”

“Castrosalazar: ¿verdad que por polo te creías todo esos cuentos que leías y oías?—me dijeron.

La verdad es que sí me tragaba algunos, por supuesto preguntamos, leímos, analizamos…

Llegamos a la conclusión que “lora vieja no aprende hablar” que era mejor ir despacio con los carros eléctricos aunque tuviéramos prisa por tener un carro…

Y nos embarcamos…

“Castrosalazar: ¿por polo, por tacaño, o por viejo”—me dijeron medio en broma y medio en serio.

Aunque no requiero contestarle a mi vocecita interna porque todo lo sabe, lleva más de 62 años conmigo…en realidad fue una mezcla de las tres…

Pero básicamente la primera: por polo.

Suiza

Le pusimos más atención a los comentarios que a la tecnología.

No quería—por polo—verme en la congoja del manejo de los cables, hay carros eléctricos de todos los precios y sentía que si bien la edad nunca es un tropiezo si resulta de tanto en tanto limitante para la innovación (ERROR)

Compramos un híbrido “enchufable” y…

“Castrosalazar: ¡que mae tan rajón!—me dijeron

No doy bola…

Compramos un híbrido “enchufable” así tendríamos una combinación perfecta: lo viejo y lo moderno. La primera vez que lo tratamos de cargar lo dejamos unas 3 horas y claramente conectamos mal los cables…NO CARGÓ NADA, nadita de nada. La segunda vez tampoco, ni la tercera, aunque digan que la tercera es la vencida, lo logramos hasta la cuarta, para ser exactos en la quinta, en la cuarta nos fue más o menos. Estaba convencido que los cables estaban malos e incluso iba a ir a reclamar hasta que en un parqueo me explicaron amablemente como hacerlo, luego de ver mi cara de congoja…

Cada tiro que hacíamos el intento fallido de carga, salíamos a la carretera y todo el mundo nos hacía señas….como buen polo, dejábamos la tapa del cargador abierta…Y para empeorar la cosa uno que es un ‘despitao’ estos carros tienen dos tapas: la de la electricidad y la de la gasolina…

Para cerrar el cuento y el por qué de la embarcada, le cuento que hoy el litro de gasolina está a 1 525 colones, bastante más cara que por allá, y todo aparenta que seguirá subiendo más y más. Cada vez que le ponemos gasolina y vemos la cantidad de “electrolineras de carga rápida” que hay por todas las carreteras lo comentamos a manera de catarsis por no haber comprado un full eléctrico.

“Castrosalazar: ves que por polo no compraste un carro eléctrico”—me remataron para terminar.

Revise también

nuso

Israel y Palestina: ¿hacia una nueva fase de radicalización?

Susan de Groot Heupner La nueva crisis entre Palestina e Israel está alcanzando graves niveles …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cambio Político
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.