Circo romano

Cuaderno de Vida

Gustavo Elizondo Fallas

-Y yo que soy cristiana, no me puedo llamar pagana,
ni de ninguna otra religión, porque soy cristiana
y lo quiero ser para siempre- 
Luego de tan valiente afirmación fue llevada
al circo romano donde una vaca le clavó
sus cuernos y luego fue decapitada.

Muerte de Santa Perpetua-Tradición cristiana

Gustavo Elizondo

Cada vez que vemos una foto del nuevo plenario de la Asamblea Legislativa, le vemos cara de Circo Romano, las curules cual graderías y en la parte baja, un sitio especial para colocar a quien se quiere martirizar. Esa sensación toma mayor actualidad, cuando un grupo de diputados, a la usanza de los romanos, se frotan las manos por tener en esa fosa al presidente de la República y poder lanzar contra él todos los rencores acumulados, como los leones que destrozaban a los cristianos en los primeros años d.C.

Independientemente de quien ocupa la primera Magistratura, ya sea de apellido Arias, Chinchilla, Rodríguez, Pacheco o Figueres, sin tomar en cuenta si su administración ha sido buena, regular o mala, esta posición merece respeto a su investidura y por supuesto, debe predominar la independencia de poderes de la que se jactan las democracias modernas siguiendo la división sugerida por Montesquieu.

Pero dolorosamente, a los costarricenses en general les encanta el circo, el escarnio público, la humillación y la revancha. A pesar de no ser políticos de nuestro agrado, aún persiste en nuestra retina la forma en que se recibió a un expresidente en el aeropuerto, como si hubiese llegado el Chapo Guzmán, a pesar de que este político regresó al país en forma voluntaria; la fiscalía de entonces se lució en la detención, pero luego cometió yerros que tiraron por la borda el proceso judicial. Ni se diga cuando sacaron de su casa a otro expresidente en la unidad de traslado conocida como perrera, permitiendo a personas que pasaban por el lugar la osadía de darles manotazos a la unidad policial al conocer que ahí viajaba el indiciado.

En el tema que ahora nos ocupa, la insistencia de llevar al “circo romano de Cuestas de Mora” al Presidente de la República, en nada beneficia o perjudica la comparecencia que debe dar a una comisión, no al plenario, como parte del control político mal entendido y que al final de cuentas, es poco efectivo, con más razón cuando existe una investigación que lleva adelante la Fiscalía. Señores diputados, sean prudentes y conozcan el alcance de sus funciones, en ninguna parte de la Constitución se dice que el Poder Legislativo está por encima del Judicial y del Ejecutivo; pero, sobre todo, asuman la función que les dio pueblo de legislar y no estar buscando pretextos pueriles para no asumir sus responsabilidades.

Y para que no todos se sientan aludidos, porque sé que algunos de los legisladores no entran en este grupo, recurro a una anécdota de un jefe político de hace algunos años en un cantón de Guanacaste, donde los cerdos pululaban por las calles causando destrozos, ante la queja de los vecinos colgó un letrero en la pared del puesto de policía: “El que tiene chanchos, que los amarre, el que no, no”.

0
0

Revise también

¿Por qué Josef Mengele es el criminal de guerra nazi más conocido?

¿Por qué Josef Mengele es el criminal de guerra nazi más conocido?

Richard Baer (comandante de Auschwitz, izquierda), Josef Mengele (en el centro) y Rudolf Höß (anterior …

Comentar en Cambio Político

Cambio Político
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.