Anecdotario Costarricense

Anecdotario costarricense

PROMESA INCUMPLIDA

NO quisiéramos caer en la pena que acongojó al escritor colombiano José David Guarin, a extremo de obligarlo a recoger la edición de su tomo humorístico: «Vida y Aventuras de un Santo».

Lo que aquí relatamos no es invención nuestra: es el recuerdo de un suceso.

Una buena mujer, —no importa el nombre—, había ofrecido la promesa de visitar el templo de Nuestra Señora de los Desamparados y besar los pies de la Imagen.

Ella tenía fe en la bondad de su abogada. Las historias corrían de boca en boca. Tanto se encomiaba su belleza, prueba irrefutable del mérito de la imagenería guatemalteca del siglo pasado, como se hacían loas de sus milagros. No en vano se le invocaba bajo el título de Madre de los Desamparados.

La devota llegó al templo rural; en esa época ya era un sacrificio digno de tomarse en cuenta el viaje a pie por la carretera polvorosa y soleada. Recorrió la nave central de rodillas, llevando un cirio en la mano, del cual se desprendían tantas gotas de cera como avesmarías brotaban de sus labios.

Ya estaba frente a la imagen venerada, de cuyos ojos parecían emanar destellos de luz. Hablaba con los ojos.

Pero la promesa quedó incumplida. Grande fue la sorpresa, al levantar el ruedo de la túnica de brocado de la imagen. El bastidor se elevaba de la peana.

La Abogada de los desamparados no tenía pies…

Anecdotario costarricense de Francisco María Núñez

Revise también

Efemérides

Un día como hoy 20 de abril 2024

Recopilación Carlos Revilla El 20 de abril es el 111.º (centésimo onceavo) día del año. …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cambio Político
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.