Acallar las voces del odio

Cuaderno de Vida

Gustavo Elizondo Fallas

Gustavo Elizondo

A menos de un año de una nueva elección presidencial, con una amplia cantidad de aspirantes a llegar a Zapote, con encuestas que confirman una verdad de Perogrullo: los ciudadanos tienen una gran apatía a los procesos de elección y los partidos se redujeron a la mínima expresión, el ambiente está dispuesto para tentar a los participantes de la próxima contienda de “sacar sus machetes” como en la noche del 7 de noviembre de 1889, cuando se quería desconocer el triunfo de José Joaquín Rodríguez.

Pero aquí “la noche de los machetes” lleva varios meses, con un rencor enfermizo que se manifiesta cada vez que abren la boca, algunos diputados y precandidatos; usan la crisis sanitaria que ya le cuesta al país de acuerdo con la Contraloría ₡1,65 billones, para emprenderla contra el Presidente, los Ministros y las autoridades de Salud; los diputados cristianos que debieran ser ejemplo de mesura y sensatez, destilan odio cada vez que se refieren a temas que involucren a sus rivales políticos. Escuchamos manifestaciones de una diputada de esta bancada mofándose del descarrilamiento del tren sin conocerse aun el reporte técnico de la causa, diciendo que el gobierno se pone a comprar trenes para que luego se le descarrilen. Por supuesto que la administración ha cometido pifias, entre ellas no plantear una agenda de reactivación económica viable y apoyarse en pésimos comunicadores como sus voceros, pero ninguna administración de la historia de este país ha tenido que enfrentar una crisis de estas dimensiones; tomar decisiones bajo estas circunstancias es harto difícil, si la ensartas pierdes y si no, también.

Estando lejos de considerarme asesor político, quienes aspiran a la presidencia y sus colaboradores cercanos, deberían tener tacto a la hora de realizar sus manifestaciones, podrían tener un efecto bumerang, como les ha pasado a muchos pretendientes a la silla presidencial. Recuerdo casos como la vez que un candidato del PLN, que parecía iba a derrotar con holgura a su contrincante del PUSC, anunció con bombos y platillos que en cadena de radio y televisión estaría realizando una denuncia muy grave en contra de su rival, al mejor estilo de don Pepe en 1942 en Radio América Latina; en la noche todo el país estaba a la expectativa y al final la “gran denuncia” era que el candidato del PUSC había evitado los controles de migración en un viaje que había realizado fuera del país y que no le habían revisado el equipaje; el movimiento mal intencionado de este candidato generó el malestar de muchos votantes que ese primer domingo de febrero inclinaron la balanza a favor del PUSC.

Debería privar en la campaña que se avecina el enfrentamiento de ideas y el análisis de propuestas con visión país, que sigamos casos exitosos como el de Islandia, que a partir de un acuerdo nacional logró superar una crisis sin precedentes. Para romper esa apatía que indican las encuestas, los candidatos deben pensar en atraer a los votantes con una campaña de altura y con el compromiso, que independiente de quien llegue al Ejecutivo, sus contrincantes le colaboren en sacar “la carreta del barreal”. Para dejar muy claro el mensaje de esta columna, voy a adueñarme de las recientes palabras de la expresidenta Laura Chinchilla: Es fundamental reconciliar a la familia costarricense, sin perder el norte y no caer ni en fundamentalismos religiosos ni en extremismos de ningún tipo.

+3
0

Revise también

Roberto Dobles

Lamentos y enojo por los aumentos en precios de los combustibles (II)

Lamentos y enojo por los contantes aumentos en los precios de los combustibles sin pensamiento …

Un comentario

  1. Mauricio Castro Salazar

    Es fundamental reconciliar a la familia costarricense, sin perder el norte….—muy atinado mi estimado amigo

Comentar en Cambio Político

Cambio Político
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.