2020 el año del cambio obligatorio

Vía costarricense

Johnny Soto Zúñiga

Johnny Soto

Finaliza este extraño y atípico año 2020 y nos deja una serie de lecciones y experiencias que considero en lo sustancial nunca las habíamos vivido los que nacimos en parte del siglo XX y en lo que va de este siglo XXI. La realidad es que todos los seres humanos hemos tenido que aprender a valorar lo que somos, lo que tenemos; saber que podríamos estar expuestos a seguir con vida o estar cerca de fallecer. Muchos hemos perdido familiares, amistades y conocidos que día a día salen en las noticias o nos informan que fallecieron y perdieron la batalla por causa de la pandemia del coronavirus covid-19; esto es muy lamentable y nos entristece sobremanera. Las restricciones de las medidas sanitarias y el protocolo seguido han sido extenuantes; pero sumamente necesario para entre todos tratar de evitar una mayor propagación de tan duro virus.

Prácticamente desde que tuvimos conocimiento a principios de este 2020 de esta pandemia y hasta que fue declarada por la Organización Mundial de Salud, comenzamos poco a poco a acostumbrarnos a la “nueva normalidad” en las reglas de convivencia social. Todos los días se daban las conferencias de prensa de las autoridades de salud tanto en Costa Rica como en la mayoría de los países del mundo. Las noticias de los diarios de prensa, digitales, de televisión, radio y en todas las redes sociales prácticamente fue la noticia número uno y principal; y lo sigue siendo y en el próximo año 2021 será la constante informativa. Las prácticas del protocolo han sido: 1-El distanciamiento social; con un mínimo de 1.80 cm en todas las reuniones. 2-El no saludarse con la mano, bezo y abrazo etc. 3-El uso permanente de lavado de manos y el alcohol en gel.4-El uso de mascarilla o careta tapando la boca y nariz, ha sido lo correcto y normal.5-La cuarentena y confinamiento en casa estando prácticamente encerrados en la casa, la restricción vehicular en las horas y otras restricciones de la Rectoría de Salud, etc.

La mayoría de las reuniones, sesiones de trabajo de los grupos, organizaciones, empresas, educación online, el teletrabajo etc., se han realizado utilizando las plataformas digitales: Zoom, WhatsApp, Facebook, video conferencia y demás aplicaciones de las redes sociales; y así evitar en lo mejor posible las reuniones presenciales. La realidad es todo un cambio de vida, cultural, de las reglas del trato social, etc. (de forma simpática e irónica la serie de fabulas “Los Supersónicos” hace décadas se adelantó en muchos aspectos de como sería la vida en el futuro), y lo que creíamos era mera fantasía y ficción; hoy estamos viviendo utilizando herramientas tecnológicas desde la computadora y el teléfono móvil; indispensables e imprescindibles en los tiempos actuales y que las empresas han tenido que incrementar la tecnología como la banda ancha y mayores soportes para poder hacer frente a la gran demanda de utilización de estas herramientas.

Lo más difícil en los países ha sido la salud financiera del sector productivo y el sector público; el aumento del desempleo y por ende de la pobreza en las poblaciones; en especial las más vulnerables; ha sido constante. La baja en las ventas del comercio, la disminución del intercambio de bienes y servicios; igual con la importación y exportación de los productos y el potente impacto en el turismo de los países, la disminución de los vuelos y afectación de las aerolíneas; el cierre de empresas pequeñas, medianas y grandes, la baja en los arrendamientos de los bienes inmuebles, el cierre parcial o total de restaurantes y locales comerciales, salas de cine, teatros, actividades del arte, museos y galerías, el mundo musical y de diversión han sido los más afectados, etc. Realmente se considera que nos encontramos “en una economía de guerra” en una gran crisis económica; que será muy difícil la recuperación inmediata, una vez que pase toda esta terrible situación sanitaria y será “una recuperación gradual” en todos los ámbitos.

Es importante rescatar que de toda crisis siempre se debe sacar el mayor provecho y tener inventiva y tomar las decisiones urgentes para paliar esta dolorosa situación. Prácticamente ha sido un año difícil, extraordinario y nefasto; con un millón quinientos mil muertos contabilizados en todo el mundo y millones de contagiados del covid-19- en todos los países. Se dice que el virus salió de la región de Wuhan de la República Popular de China y que rápidamente se propagó en los seres humanos. Les corresponde a los gobiernos de los países la gran responsabilidad de aprobar la legislación, la toma de acciones y medidas reformando el aparato estatal, el presupuesto de ingresos y egresos, maximizar los recursos y revisar con lupa los gastos de los fondos públicos. En síntesis, se da un bajo crecimiento de las economías y del bajo Producto Interno Bruto (PIB); obliga a los países a estudiar de manera rápida y decidir de la mejor manera posible; donde el margen de acción es no cometer “graves errores” que afecten el sistema estatal y a la ciudadanía en general. Las prioridades serán diferentes y conforme a la crisis sanitaria.

Quizás la única buena noticia al final de este 2020, fue la aprobación y rápida distribución de la “vacuna contra la covid-19”; que ya las compañías farmacéuticas están vendiendo en muchos países. Sería una vacunación masiva llevando un orden de prioridad de categorías: los trabajadores de la salud, adultos mayores y enfermos etc. En América Latina; los gobiernos están preparando toda la estrategia de operación y adquisiciones con los diferentes proveedores, sabemos de las vacunas producidas a la fecha: 1-Pfizer-BioNtech tipo ARN, x2 dosis, 95% de efectividad y un almacenamiento de -70°C de temperatura (que es la adquirida por Gobierno de Costa Rica y que ya llegó la primera entrega al país). 2-Universidad de Oxford-AstraZeneca tipo Vector viral (virus genéticamente modificado) dosis x2, efectividad 62-90% y un almacenamiento de temperatura normal de un refrigerador. 3-Moderna tipo ARN (fragmento de código genético del virus) dosis x2 efectividad 95%, almacenamiento -20°C hasta seis meses. 4-Instituto Gamaleya (Sputnik V) Rusia tipo Vector viral, dosis x2, efectividad 92%, temperatura normal de un refrigerador. 5-Sinovac- CoronaVac China, almacenamiento a 2-8 grados Celsius refrigerador estándar; y así otras vacunas chinas y de otros países que seguirán saliendo conforme avancen las investigaciones y pruebas científicas.

Finalmente, no perdamos la fe y la esperanza “que de esta crisis sanitaria mundial vamos a salir adelante” y que debemos creer que no estamos solos en este mundo, que podemos y debemos hacer todo por nosotros mismos con la ayuda de Dios Eterno y Creador Universal; que su Luz y ayuda es indispensable y que se la otorgue a los científicos y a los gobernantes de que tomen las mejores decisiones en beneficio de los seres humanos. Todos debemos seguir el camino espiritual, con felicidad, amor, el deseo, el júbilo; en estos momentos nuestros pensamientos y emociones debemos conectarnos con la Luz del Creador. A todos mis lectores les deseo un Feliz y Venturoso año 2021.

0
0

Revise también

Vacuna

Vacunación contra la covid-19: convencer, mejor que obligar

Con la inmunización voluntaria se armoniza el respeto a las personas con el logro del …

Comentar en Cambio Político

Cambio Político
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.