Un 11 de setiembre

Lina Barrantes Castegnaro

Lina Barrantes Castegnaro

Hoy es 11 de setiembre. El 11 de setiembre de 1988 en la iglesia de San Juan Bosco en un Barrio Popular en Puerto Príncipe Haiti, un domingo, misa de 10 de la mañana, la Iglesia está llena de feligreses. El párroco es un sacerdote joven, recién ordenado. Negro, pequeño, flaquito, con un verbo extraordinario.

El Haitiano es un pueblo inmensamente devoto. Aunque el imaginario haga pensar que el voudu riñe con la religión católica allá no es así. El voudu es una religión básicamente buena, con Dioses para todo! En la cual el daño, o lo malo se paga. Una religión con varias centenas de dioses buenos, y alguno que otro por ahí perdido malo, pero bueno, otro día hablaremos de voudu. El caso es que el haitiano se define a sí mismo como 70% católico, 30% protestante y 100% voudu. A falta de comida, agua potable, medicina básica, el pueblo haitiano se nutre de religión, lo que lo hace inmensamente devoto. Todo lo que sucede en ese país es voluntad del “Bon Dieu”. ¿Cómo podrían sino explicarse a si mismos tanta tragedia?

Pues la misa transcurre como son las misas en Haití, en medio de cantos, de baile y de un diálogo entre el sacerdote y los feligreses son misas mucho mas participativas y sobre todo mas coloridas a las que estamos acostumbrados aquí en Costa Rica.

Recordemos que estamos en los primeros meses la huida del país el dictador Jean Claude Duvalier. Recién acontecida la masacre de Jean Rabel (julio 1987 cuando 140 personas fueron asesinados por las fuerzas paramilitares comandadas por los Duvalier, los Macoutes).

Pues la misa tenía lugar, cuando un grupo de hombres armados, condenaron las puertas de la Iglesia, con varios cientos de personas adentro, empezaron a disparar por las ventanas, y le prendieron fuego al techo de la Iglesia.

El sacerdote siguió oficiando la misa, mientras por una puertita atrás, que comunicaba con la casa cural, la gente salía atropelladamente.

Cuando casi estaba evacuada la Iglesia alguien tomo en brazos al sacerdote y lo sacó a la fuerza de la Iglesia. Años después ese sacerdote me contaría a mi, sentados en la sala de su casa, que ese fue el primero de varios, casi docenas de atentados que sufriría en su vida, siendo un hombre que como el mismo dice, no tiene ninguna vocación de mártir.

El Sacerdote es Jean Bertrand Aristide, quien fuera electo dos veces presidente de Haití (por que solamente dos veces la Constitución lo permite) y las dos veces víctima de golpes de Estado realizados con la complacencia —por no decir complicidad— de los Estados Unidos.

Hoy 11 de setiembre es un día para recordar también al presidente Allende, asesinado, y junto con él asesinada la democracia chilena por tantos años a manos de los militares. También con la complacencia y complicidad del gobierno de los Estados Unidos.

Finalmente hoy 11 de setiembre es un día para recordar al pueblo de Nueva York, que sufrió el atentado de las Torres Gemelas, imaginado y planeado por quien fuera un hombre de mano del Gobierno de los Estados Unidos: Osama Bin Laden.

Para todos esos pueblos víctimas directas e indirectas de las decisiones políticas de los gobernantes de los Estados Unidos, va mi pensamiento y mi solidaridad. Especialmente para el más olvidado, el haitiano, al que estoy segura de que casi nadie mencionará hoy al ver la fecha y recordar que hoy es 11 de setiembre. E pueblo haitiano que en mi recuerdo y en mis afectos, asocio con la figura de Necker Dessables, quien estaba esa mañana en la Iglesia de San Juan Bosco, y quien me llevó de la mano a enseñarme la iglesia y me contó paso a paso lo que acabo de escribir.

Monólogos con Pele *

EVALÚE ESTA COLUMNA
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (6 votos, promedio: 4,83 de 5)
Loading...Loading...

* Pele fue mi perro, un beagle. Durante 10 años, escuchó pacientemente las reflexiones que de vez en cuando decidí poner en blanco y negro. Por su complicidad, decidí poner este nombre a la columna. El 22 de junio de este año, le fue diagnosticado un tumor en el cerebro. De nuevo en agradecimiento a su lealtad, decidí darle una muerte digna y regalarle la eutanasia.

Comentar en Facebook

comentarios

Una respuesta a Un 11 de setiembre

  1. Mauricio Castro 11-09-2012 en 11:31 am

    Si Lina, cuando se tienen la condicion que tiene Haiti, poca gente se acuerda de ellos, gracias por recordarlo.

    Responder

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.