El déficit fiscal y la ausencia de liderazgo

Ágora*

Guido Mora
guidomoracr@gmail.com

Guido Mora

Ya en otras oportunidades en esta columna, he escrito quiénes, desde mi criterio, son los responsables del déficit fiscal costarricense: http://cambiopolitico.com/oscar-arias-responsable-del-deficit-fiscal/67311/http://cambiopolitico.com/el-deficit-fiscal-y-las-falacias-de-otto-guevara-la-nacion-y-canal-7/66551/; cómo ha afectado esta situación las finanzas públicas, así como las diversas combinaciones posibles y viables, para poder resolver el problema fiscal: http://cambiopolitico.com/solucion-problema-deficit-fiscal-y-otras-complicaciones/70858/.

Por otra parte, se debe reconocer que en la Administración Chinchilla Miranda, los partidos de oposición en general y en particular el Partido Acción Ciudadana, se opusieron, de manera irresponsable, a tramitar propuestas orientadas a atenuar el problema fiscal.

La actual Administración Solís Rivera, por su parte, ha realizado algunos esfuerzos -y es mezquino no reconocerlo-, en el campo del gasto. En el campo de los ingresos, ha anunciado, con muy poco éxito, iniciativas orientadas a atacar la situación fiscal. Es necesario afirmar que, en términos generales, las acciones en el área de los ingresos han sido desarticuladas, difusas y poco afortunadas.

Tanto las Administraciones de Luis Guillermo Solís, como de Laura Chinchilla, aunque impulsaron iniciativas para atender esta situación que tanto daño hace a la Hacienda Pública, les ha faltado voluntad, capacidad, fuerza y liderazgo.

Es indiscutible que problema fiscal debe atenderse integralmente: por el área de los ingresos y por el de los egresos.
Por el lado de los ingresos, comparto la aseveración realizada por quienes realmente saben de este tema, de que el instrumento tributario con que cuenta el Estado costarricense es vetusto, anquilosado, rígido e incapaz de satisfacer los requerimientos fiscales que requiere un Estado Moderno.

En el área de los egresos, es indispensable evaluar, valorar y racionalizar los gastos, las inversiones y las transferencias en múltiples programas que están duplicados, son ineficientes o están en manos de funcionarios públicos que están acostumbrados trabajar sin valoraciones de la eficacia de sus acciones.

Resulta indispensable poner un tope a las pensiones, que dependen del Presupuesto de la República; diseñar mecanismos para evitar la corrupción, la evasión y la elusión tributaria, de forma tal que los funcionarios públicos y las personas físicas y jurídicas, cumplan cabalmente con las normas que establece la legislación tributaria y que se establezca pena de cárcel ante el delito de evasión, que no es sino un delito de agresión contra toda la sociedad.

En resumidas cuentas, es preciso diseñar un nuevo instrumento que, además de todo lo anterior, se constituya en un mecanismo tributario progresivo, en donde el pago de los impuestos no recaiga, como ha sido históricamente, en un grupo de costarricenses que dependen de su salario para vivir.

Soy del criterio que estamos llegando a un punto de inflexión, en que se deben establecer los mecanismos legales para que cada cual pague de acuerdo a sus posibilidades. Que no existan atenuantes para evadir la pena, que debe conllevar el delito social que significa el incumplimiento de las obligaciones tributarias. En resumida cuenta es impostergable impulsar una reforma tributaria progresiva, que se constituya en un instrumento de distribución económica y solidaridad social.

Por desgracia me embarga un gran pesimismo.

Considero que Costa Rica no logrará, en el corto plazo, superar ni este ni muchos otros problemas que enfrenta como sociedad, no porque no haya capacidad humana para hacerlo, sino porque no existe un liderazgo político que ponga por delante de sus intereses particulares, los de todos los costarricenses.

Las elecciones de febrero del 2018 pesan en la retina de diputados y candidatos, no veo posibilidades de que esta situación se resuelva con la prontitud que requerimos y, por otra parte, cuando se resuelva, por desgracia y, ante las propuestas que prevalecen, tendremos más de las mismas recetas regresivas que tanto mal han hecho a la sociedad costarricense.

Ojalá y me equivoque. Pero los nublados siguen oscureciendo el horizonte de todo Costa Rica.

Evalúe esta columna: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (6 votos, promedio: 3,67 de 5)
Cargando…

* El Ágora era el centro de la actividad política, administrativa, comercial y social de la antigua Atenas.

Compartir:

Comentar en Facebook

comentarios

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.