Tratar de reinterpretar la historia de la abolición del ejército por motivos espúreos y politiqueros

Carlos Revilla M.

Carlos Revilla

Leyendo varias publicaciones sobre la abolición del ejército, me quedo a veces sorprendido de algunos comentarios.

Por eso quisiera dejar claro lo siguiente:

Quien abolió el ejército en Costa Rica fue José Figueres Ferrer. No hay otro, y eso se dio el 1ero de diciembre de 1948.

Algunas personas dicen que un señor Lara fue el de la idea, otros que Cardona, bueno ¿y qué importa eso? Lo importante es que don Pepe lo hizo, el tenía el poder. Si no le hubiera parecido no lo hace, y por las razones que fuera, eso no importa, lo que importa es que se hizo. Es una mezquindad andar especulando que fue por esto u otro motivo, tratando de minimizar o deslegitimar el acto.

La gloria se la lleva don Pepe. Que luego la Asamblea Constituyente lo aprobó. Si claro, lo que hizo fue ratificar lo hecho por Figueres, ni mas ni menos.

Dicen que la moción para aprobar en la constitución la abolición del ejército, no fue propuestas por el partido socialdemócrata (precursor del PLN) ¿Y qué con eso? El dos de diciembre de 1948 (un día después del acto de abolición), ese partido hizo una publicación en un diario nacional apoyando totalmente la medida. Eso es lo que cuenta. Más bien que otros presentaran la moción, significa que la medida adoptada por don Pepe era aceptada por todos.

De quien fuera la idea o presentara la moción, pues si, muchas gracias. Pero de nuevo, la gloria es de don Pepe, el la llevó a cabo, nadie más.

Lo anterior es como si dijéramos que quien aprobó que la vida humana es inviolable, fueron los diputados del congreso que añadieron ese artículo a la constitución de 1871; cuando todos sabemos que fue Tomás Guardia. Ahhh… pero nadie habla de eso, claro, si de don Pepe; por lo que para mi es evidente el querer minimizar, por intereses espúreos y politiqueros, el acto del 1ero de diciembre de 1948.

Ante tanta mezquindad, me parece oportuno recordar el discurso de don Pepe del 1ero de diciembre, donde se pueden leer claramente sus intenciones para tomar esa decisión, una de las más trascendentales en la historia de nuestro país:

Cuartel Bellavista, 1º de dic. de 1948

“El Ejército regular de Costa Rica, digno sucesor del Ejército de Liberación Nacional, entrega hoy la llave de este Cuartel a las escuelas, para que sea convertido en un centro cultural.

La Junta Fundadora de la Segunda República declara oficialmente disuelto el Ejército Nacional, por considerar suficiente para la seguridad de nuestro país la existencia de un buen cuerpo de policía.

Los hombres que ensangrentamos recientemente a un país de paz, comprendemos la gravedad que pueden asumir estas heridas en la América Latina, y la urgencia de que dejen de sangrar. No esgrimimos el puñal del asesino sino el bisturí del cirujano. Como cirujanos nos interesa ahora, mas que la operación practicada, la futura salud de la Nación, que exige que esa herida cierre pronto, y que sobre ella se forme cicatriz más sana y más fuerte que el tejido original.

Somos sostenedores definidos del ideal de un nuevo mundo en América. A esa patria de Washington, Lincoln, Bolívar y Martí, queremos hoy decirle: ¡Oh, América! Otros pueblos, hijos tuyos también, te ofrendan sus grandezas. La pequeña Costa Rica desea ofrecerte siempre, como ahora, junto con su corazón, su amor a la civilidad, a la democracia.”

José Figueres

En octubre de 1949 por medio del decreto-ley No. 249, se cumple formalmente lo dicho en el discurso, y la Junta Fundadora de la Segunda República (en otras palabras don Pepe), traspasa el Cuartel Bellavista a la Universidad de Costa Rica para que allí se instale el Museo Nacional. Por ser de especial interés transcribo el considerando de ese decreto-ley “1º- Que con miras a imprimirle a la estructura política del Estado una fisonomía netamente civil, ha sido suprimido el Ejército como institución permanente, confiándose la defensa del orden y la seguridad interna a la fuerzas regulares de la Policía Nacional hoy denominada Guardia Civil; y 2º- Que por lo demás, en beneficio de la tranquilidad pública así como de las vidas y haciendas de los ciudadanos es conveniente que las instalaciones militares no estén ubicadas en zonas residenciales, y que, finalmente, conviene destinar los inmuebles en que estuvieron asentadas a más superiores fines de utilidad social.”.

También es importante recordar que la abolición del ejército estaba en el proyecto de constitución de la Junta, que lastimosamente fue desechado por la asamblea constituyente:

De la exposición de motivos del proyecto de constitución de la Junta: “Y, FINALMENTE, RECOGER Y HACER EFECTIVAS MUCHAS ASPIRACIONES QUE EN DIVERSAS FORMAS HAN MANIFESTADO LA OPINIÓN PUBLICA Y LOS ORGANISMOS TECNICOS CONSULTADOS POR ESTA COMISION, Y ENTRE LAS CUALES CITAMOS, ENTRE OTRAS, LA IGUALDAD DE DERECHOS POLITICOS PARA LAS MUJERES Y PARA LOS HOMBRES; LA CREACION DE UN SOLIDO ORGANISMO ELECTORAL, INDEPENDIENTE, QUE GARANTICE LA EFECTIVIDAD Y PUREZA DEL SUFRAGIO, LA SUPRESION DEL EJERCITO COMO INSTITUCION PERMANENTE; LA AFIRMACION Y LA MAYOR INDEPENDENCIA DEL PODER MUNICIPAL, PARA QUE RESPONDA A SUS TRADICIONES Y VERDADEROS FINES, Y LA INTENSIFICACION DE LAS FUNCIONES CULTURALES DEL ESTADO.-”. Nótese donde dice que uno de los motivos es “LA SUPRESION DEL EJERCITO COMO INSTITUCION PERMANENTE”.

Y finalmente el artículo 10 del proyecto de constitución de la Junta que dice: “ARTICULO 10.- QUEDA PROSCRITO EL EJERCITO COMO INSTITUCIÓN PERMANENTE.- PARA LA VIGILANCIA Y CONSERVACIÓN DEL ORDEN PÚBLICO, EL ESTADO CONTARÁ CON LAS FUERZAS DE POLICIA NECESARIAS.- SOLO POR CONVENIO CONTINENTAL O PARA LA DEFENSA NACIONAL PODRÁN ORGANIZARSE FUERZAS MILITARES.- ESTAS FUERZAS, LO MISMO QUE LAS DE POLICIA, ESTARAN SIEMPRE SUJETAS AL PODER CIVIL Y NO PODRAN DELIBERAR NI HACER MANIFESTACIONES O DECLARACIONES, EN FORMA INDIVIDUAL NI COLECTIVA.- AL MINISTRO DEL RAMO CORRESPONDE EXPLICAR PUBLICAMENTE LOS ACTOS DE SUS SUBALTERNOS.-”. Noten que es casi idéntico al que finalmente aprobó la Asamblea Constituyente (Artículo 12 Copol).

Más claro imposible.

Adjunto un cuadro del pintor Juan Luis Ramírez, basado en la icónica fotografía del mazazo de don Pepe en la ceremonia de abolición del ejército, que está en una oficina de la Asamblea Legislativa.

Evalúe este artículo: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (4 votos, promedio: 4,50 de 5)
Cargando…
Comentar en Facebook

Relacionado:

Revise también

Alvaro Campos

“El responsable es maduro”

El sereno Álvaro Campos Solís campos.solis.alvaro@gmail.com Esa frase de Juan Guaidó es parte de la …

Comentar en Cambio Político

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!