Protestas y manipulación

Cuaderno de Vida

Gustavo Elizondo Fallas

Gustavo Elizondo

Corría el año de 1973 y la tranquilidad del Valle de Dota se empezó a alterar cuando algunos vecinos de la parte alta del cantón denunciaron ante la Municipalidad que la empresa STABAPARI de capital español, estaba iniciando un proceso de extracción indiscriminada de robles mediante compras de maderas a finqueros e incluso, realizando cortas en terrenos del estado. La noticia llegó al recién fundado Colegio, institución que permitió la incorporación de generaciones que habían salido de la escuela años atrás, por lo que convivían jóvenes menores de edad con muchachos de más de 20 e incluso un alumno de más de 60 años, el querido maestro de capilla don Lorenzo Elizondo a quien todos llamábamos “tío”. Por la misma circunstancia de tratarse de una institución nueva, llegaron como primeros docentes, profesionales muy jóvenes y con mentes frescas, de manera tal que gran parte del alumnado tenía más edad que sus propios profesores.

Este ambiente fue el cultivo adecuado para que se diera un intercambio de información que permitió al estudiantado conocer los pormenores de la situación y la amenaza que significaba la presencia de la empresa española; aunque en ese momento yo era un estudiante escolar, viví muy de lleno este movimiento porque el colegio funcionaba en un salón frente a la Escuela, además que como parte del Comité Ejecutivo Escolar, ¡que nombre más rimbombante!, fuimos integrados al comité de lucha formado en el colegio. La primera acción, fue una campaña de envío de telegramas a Casa Presidencial y Ministerio de Agricultura, no existía MINAE, exigiendo se enviaran autoridades al lugar que detuvieran las actividades de la empresa y que se llamara a una reunión pública con los jerarcas responsables para buscar soluciones; mientras esto se concretaba, todos los días desfilábamos alrededor del parque con pancartas haciendo un llamado a la comunidad.

La reunión pública fue realizada en el quiosco del parque, el pueblo se volcó en apoyo de los estudiantes y esa misma noche, el representante del Ministro firmó un documento donde se daba una moratoria a los permisos obtenidos en forma ilegal por la empresa maderera; a los pocos días recibimos la agradable noticia que el gobierno había propuesto declarar la zona de protección denominada Reserva Forestal de Los Santos; por supuesto, la empresa tuvo que “arrollar sus petates” y buscar nuevos rumbos .

Esta historia de la que fuimos parte la contamos en este Cuaderno de Vida, a raíz de los movimientos estudiantiles que se vienen dando estos días, donde a partir de informaciones falsas y la descarada manipulación de dirigentes sindicales, profesores, diputados interesados en desestabilizar el país para sus propósitos electorales, movimientos extremistas de corte fascista, se tiran a las calles a los jóvenes sin saber siquiera si existe una razón lógica a sus protestas. Vimos una pancarta que decía “No al proyecto dual”, otra “No permitiremos que nos obliguen a usar servicios neutros” y lo peor, cuando se le consultaba a los muchachos las razones de su protesta esgrimían argumentos como “queremos que el Ministro renuncie porque está haciendo mucho loco”; “no estamos de acuerdo con el IVA”, cuando el periodista le preguntó, _¿sabe que es el IVA?_ el adolescente contestó _no lo tengo muy claro, pero si se que no es bueno_

La diferencia entre esta protesta y la que hicimos en el 73, hace ya 46 años, radica en que nuestra causa si tenía sentido, la dirigimos a las autoridades que correspondía y sobre todo, a pesar que éramos estudiantes rurales, nos informamos correctamente de lo que estaba pasando y las acciones que tomamos, con el apoyo prudente de maestros, profesores, padres de familia y hasta el mismo sacerdote, tuvieron un sentido lógico, con resultados que trascendieron el tiempo.

Así que cuando viaje hacia la zona Sur, al pasar por los robledales que anteceden la llegada al Cerro de la Muerte, recuerde que están allí, gracias a la visión y lucha de un grupo de jóvenes y niños apoyados por sus docentes, que con información veraz en la mano, entendimos correctamente el papel que nos asignó la historia.

Ya conocidos los hechos, un descendiente de marienses, el ahora exministro Edgar Mora, cae como víctima de esa manipulación y los grupos sindicales/religiosos dicen que seguirán cortando cabezas, en cuenta la de la Ministra de Hacienda e incluso diputados y aquí, en medio de los robles que defendimos y se mantienen de pie yo me pregunto, ¿Quién ganó las elecciones, el señor Alvarado Quesada, el otro Alvarado o acaso Albino Vargas?

Evalúe esta columna: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Relacionado:
Compartir:

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.