¿Por quién votar?

Progresemos

Carlos Manuel Echeverría Esquivel

Carlos Manuel Echeverría

Viene la decisión de elegir quien liderará el país a partir de mayo del 2022. En la primera votación estuve con doña Lineth Saborío, a quien aprecio y que pienso hubiera sido una magnífica presidente. Esto ya es historia.

Hago a continuación un aporte para coadyuvar a que el voto ciudadano sea producto de la reflexión desapasionada, desde la perspectiva de lo mío, que es la política pública.

Está en juego el futuro de la Patria, en un momento difícil de la humanidad y con una Costa Rica que ya se enrumba hacia la superación de muchos de sus problemas, que no puede desviarse en los próximos años y que requiere alguien capaz de llevarnos a todos en la dirección correcta como pastor de ovejas, no como general autoritario.

Cierto es que como ciudadanos estamos hartos de la política y su mal ejercicio. Como escribió alguien hace poco… “estamos cabreados”. Pero el estar hartos y cabreados no nos debe conducir al rechazo de todo lo que hay e ilusionarnos con propuestas que puede sonar muy bien pero que no son parte de un eje consistente ni fáciles de implementar. Apoyar ese tipo de planteamientos es a mi juicio tirarse al vacío, “botar el agua y la tina con todo y bebé”. Digo no a propuestas de gobierno “efectivistas”, simplistas y poco realistas en lo que respecta a la implementación. Los objetivos y metas políticas no son fáciles de lograr. No se debe jugar con la ilusión de la gente. No se trata de una apuesta. Se trata de elegir a quien va a liderar a un equipo de gobierno y la sociedad por cuatro años de grandes retos y decisiones. Digo no a la improvisación.

Sin dejar mi militancia partidaria voy a votar por don José María Figueres. Hago un acto de fe en la experiencia adquirida como gobernante y en su quehacer internacional.

La propuesta programática de José María es bastante completa, realista y realizable. Hay un balance entre lo social, económico y ambiental, expuesto con coherencia e interdependencia. Me gusta el tratamiento futurista a temas estratégicos y su vinculación al devenir mundial. José María es muy bueno en aprovechar oportunidades en el exterior y posicionar al país adecuadamente a nivel internacional.

Veo en José María poca propensión a “comprarse broncas” innecesarias y por lo que he visto, no es una persona generadora de ellas. Si nos “embroncamos” entre nosotros nos meteremos en un círculo vicioso que nos llevará al desastre.

A José María lo he visto hablar claro y con conocimiento de asuntos como los Objetivos del Desarrollo Sostenible de la ONU entre muchos otros temas de Estado. Algunos como la Ley General de la Administración Pública (6627) o de la Ley del Sistema de Planificación Nacional y Política Económica (5525), claves para el buen gobierno no le son ajenos. Entiende y ha sido consistente en su apoyo a la Ley marco del Empleo Público, que a mi juicio es fundamental para el país, posiblemente requirente de enmiendas a mediano plazo, pero un paso en la dirección correcta.

Sin duda José María tiene conocimiento a fondo de realidad nacional y de la Costa Rica profunda, del alma nacional, algo que no se logra de la noche a la mañana. No veo en él la arrogancia a la que algunos creen que las personas muy inteligentes tienen derecho. Pienso lo opuesto: las personas muy inteligentes manejan también la inteligencia emocional y no se exhiben como arrogantes.

Conformar un “rejuntao” es fácil, pero hacer lo propio con un equipo de gobierno no lo es si no se tiene detrás una estructura consolidada, como él la tiene. Figueres puede conjuntar un equipo con personas “de primera”, idóneas y sin tacha.

José María tiene las condiciones para elevar al país a un nuevo paradigma de buena política y enterramiento de lo que nos divide. Tiene las cualidades en su madurez para liderar al país con respeto y capacidad, promoviendo el diálogo que nos lleve a entendimientos y a la cordura, promoviendo la trasparencia y cero tolerancia con la corrupción.

Ex viceministro, ex diplomático y ex profesor Ciencias Políticas-UCR.

Revise también

Un país sin Ejército

Fernando Berrocal Hoy celebramos con orgullo la abolición del Ejército y recordamos, con afecto, respeto …

Un comentario

  1. Gustavo Elizondo

    Coincido con mi amigo Carlos Manuel, es un momento que debemos dejar nuestras militancia políticas en línea a una decisión prudente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cambio Político
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.