Las afirmaciones de don Vladimir

COMPARTIR:

Bazar digital

Carlos Revilla M.

En estos días don Vladimir de la Cruz escribió un artículo titulado “Antes que mandatarios, educadores de un pueblo” sobre la “Ley de Delitos Informáticos”, conocida como “Ley Mordaza”. No me voy a referir a esta “Ley Mordaza”, pero si quiero elaborar sobre un punto que toca él en su artículo.

Don Vladimir hace una cronología parcial, interesada y muy subjetiva de casos que atentaron -según él- contra la libertad de prensa, desde la dictadura de los Tinoco (1917-1919), hasta el gobierno de don Luis Alberto Monge (1982-1986). Y entonces acusa a Liberación Nacional de ser el partido que “más ha reprimido la libertad de expresión y de prensa nacional”. Por supuesto, nada más alejado de la verdad.

Afirmar eso es tan ridículo como decir que don Pepe era un militar, por haber sido el Comandante en Jefe del Ejército de Liberación Nacional durante la Revolución del 48. Pero entonces, ¿por qué hace esa afirmación con tal desparpajo? Lo que pasa es que hay que poner las cosas en contexto. No hay que olvidar que don Vladimir es comunista, o lo era no se, porque ahora es muy difícil saber esas cosas, dado que algunos ya no lo dicen para no darse “el color”, como se dice popularmente, por el gran contenido peyorativo que mantiene ese palabra en los tiempos actuales, por lo menos aquí en Costa Rica.

Y como todos recordarán los comunistas junto al calderonismo fueron los grandes perdedores de la guerra civil del 48 (Revolución del 48) y los ganadores don Pepe y Liberación Nacional (heredero de los ideales de los revolucionarios).

En 1949 estando aún la Junta Fundadora de la Segunda República gobernando, se convocó a una Asamblea Nacional Constituyente, que fue la que nos dio la Constitución actual (la del 49) y en esa Constitucíón, en el Título de “Derechos y Deberes Políticos”, se aprobó el Artículo No. 98 de la siguiente forma:

Artículo 98.- Todos los ciudadanos tienen derecho de agruparse en partidos para intervenir en la política nacional.

Sin embargo, se prohíbe la formación o el funcionamiento de partidos que por sus programas ideológicos, medios de acción o vinculaciones internacionales, tiendan a destruir los fundamentos de la organización democrática de Costa Rica, o que atenten contra la soberanía del país, todo a juicio de la Asamblea Legislativa, por votación no menor de las dos terceras partes de sus miembros y previo informe del Tribunal Supremo de Elecciones.”

En otras palabras, el partido comunista quedaba proscrito y si quería participar en las elecciones, debía pasar por el tamiz del Tribunal Supremo de Elecciones y obtener un permiso de la Asamblea Legislativa dado por mayoría calificada de sus miembros.

Sobre esto recuerdo haber leído a Daniel Oduber diciendo que la razón de que el partido comunista estuviera proscrito en la Constitución “es el precio que están pagando los comunistas por el error de haber apoyado a quien no debían en el 48…” Palabras duras, pero ciertas.

Esta prohibición constitucional duró unos 25 años y fue en el tercer y último gobierno de don Pepe (1970-1974) cuando se eliminó, el último párrafo de ese Artículo 98. Esta reforma constitucional contó con el apoyo de don Pepe y don Daniel, dos de las máximas figuras políticas del país y del PLN de esa época.

Pero en honor a la verdad, los comunistas siempre pudieron participar en política, aún en los tiempos de la prohibición. Recuerdo al PASO (Partido Acción Socialista) en las elecciones de 1970 que llevó a la Asamblea Legislativa a Manuel Mora y también por ahí estuvo Acción Demócrata, partido que participó en las elecciones de 1962 (las que ganó don Chico Orlich) y que tenía de candidato presidencial a Enrique Obregón y que tuvo que pedir el “permiso” a la Asamblea Legislativa. Como curiosidad de este partido Acción Demócrata, se puede decir que eligió a la Asamblea Legislativa a un único diputado Julio Suñol, quien posteriormente se convirtió en un furibundo anticomunista.

Otros partidos que recuerdo son el Partido Socialista (la hormiga) y el Frente Popular de Rodolfo Cerdas (maoistas), que no recuerdo bien si participó en el 74 o el 78. Así que no era que estaban realmente prohibidos. Tal vez formalmente si, pero informalmente podían participar en política sin problemas.

Y si, por supuesto que algunas publicaciones y radioemisoras “comunistas” fueron prohibidas como consecuencia del artículo en la constitución por “atentar contra la democracia”. Pero esta prohibición se aplicaba de forma muy sui generis, porque también se podía conseguir libremente todo tipo de literatura y “propaganda comunista”. Yo por ejemplo siendo un chiquillo compraba Pueblo, un periódico socialistas/comunista, que me gustaba por las caricaturas de Hugo Díaz. En algunas librerías se podía conseguir a Rius, un excelente caricaturista mexicano de izquierda, el manifiesto comunista, El Capital, etc., etc.

Lo que hay que dejar muy claro, es que esos fueron períodos post guerra civil. El bando de Figueres fue el ganador y los calderonistas junto a los comunistas fueron los perdedores ¿entonces qué esperaba don Vladimir de la Cruz? ¿Un lecho de rosas para los perdedores? parece que si…

Y claro hay que reconocer que hubo algunos excesos como el tribunal de sanciones inmediatas o el de probidad, El Codo del Diablo por ejemplo y otros. Pero diay, fue una guerra, con dos invasiones posteriores (Diciembre del 48 y 1955) y tuvo consecuencias, una como ya dije la proscripción del partido comunista por 25 años.

Sí hay que reconocer, que ese Artículo 98 original fue un error, que no debió darse y que dichosamente se reformó y esto se hizo con el apoyo irrestricto del PLN y sus líderes.

Evalúe esta columna: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (4 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

COMPARTIR:

Revise también

Grandes diferencias

…¿Y usted qué opina? Fernando Berrocal En estos días, en que la crisis se manifiesta …

Comentar en Cambio Político

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!