68 Aniversario del PLN

Vía costarricense

Johnny Soto Zúñiga

Johnny Soto Zúñig

El 12 de octubre del 2019 el Partido Liberación Nacional (PLN) cumplió 68 años desde su fundación en 1951; después del triunfo del Ejército de Liberación Nacional liderado por el Caudillo José Figueres Ferrer en la Revolución de 1948 y haber gobernado durante 18 meses mediante la Junta Fundadora de la Segunda República y pasado ese período le entregan el poder a Otilio Ulate Blanco, quien termina su mandato constitucional el 8 de noviembre de 1953. El 12 de octubre de 1951, en la finca La Paz, en San Ramón de Alajuela, propiedad de Francisco J. Orlich, se funda el PLN. En un encuentro previo en Ginebra, Suiza, Figueres, Orlich, Monge y Daniel Oduber, promovieron la idea de fundar el nuevo partido político.

Se necesitaba una organización política de carácter permanente y doctrinaria con fundamento en la ideología social demócrata (antes existió el Partido Social Demócrata) y ellos consideraban que este era el pensamiento y principios políticos que mejor servirían para desarrollar la democracia costarricense. En las elecciones de 1953 el PLN triunfa en las elecciones nacionales con José Figueres Ferrer como su primer presidente y a los 46 años de edad asume el poder el 8 de noviembre de 1953. Obtiene 123.444 votos que representa el 65% contra el Partido Demócrata que obtiene 67.324 con el 35% de los votos emitidos.
Dentro de la Carta Fundamental aprobada con la fundación del PLN don Eugenio Rodríguez Vega expresa: “documento de una gran importancia que sienta las bases filosóficas, sociales y políticas del nuevo movimiento. Hay allí conceptos verdaderamente trascendentales, que continúan siendo aspectos básicos de nuestra ideología: por ejemplo, se reconoce expresamente la importancia de la propiedad privada, haciéndose a este respecto la siguiente declaración: “Consideramos necesario establecer la propiedad como un hecho social generalizado y evitar su creciente concentración”. Al señalar los objetivos fundamentales, se expresa la siguiente idea que años después fue sostenida y aceptada por todos, pero que entonces parecía a muchos una idealidad de imposible realización: “Las erogaciones destinadas a educación, salud pública y seguridad social, no son gastos sino inversiones reproductivas espiritual y materialmente”.

“En marzo de 1968, como resultado de un Congreso Ideológico de honda base popular, se promulgó una nueva Carta Fundamental, considerando “que ha llegado el momento de ampliar y actualizar conceptos, con el fin de proyectar hacia el futuro los altos objetivos que norman nuestra acción política”. Allí se señalan nuevos objetivos, después de la experiencia del Partido en varios períodos de gobierno: “El fin de nuestra acción política es la creación de un orden social nuevo, basado en la justicia, la ley y el bien común, que haga posible la realización plena del ser humano. Este orden social debe garantizar a cada uno de sus miembros la dignidad humana y la seguridad de alimentación, vestido, vivienda, acceso a la tierra, salud, educación, satisfacción de oportunidades creadoras, trabajo e ingresos económicos justos”.

Es definitivo que durante estos largos 68 años, la obra y el pensamiento liberacionista han contribuido a la transformación de nuestro país. Su vasta creación de leyes e instituciones públicas, está en la conciencia del pueblo costarricense. Son muchos más los aciertos, que los errores cometidos; porque toda organización humana pueden tomar acciones difíciles; pero siempre preservando la democracia, la institucionalidad, el Estado de Derecho y sobre el interés públicos y bien común. El Presidente Daniel Oduber Quirós (1974-1978) fue un compañero de partido; él creía en una organización de masas, doctrinaria, basado en la capacitación de sus dirigentes. Todo partido político que se precie de querer servir a la Patria, debe tener una formación y organización de primer nivel; y no un partido de garaje o improvisado como los que surgen por esta época. Es fundamental gozar de credibilidad ante el pueblo.

Don Daniel Oduber creía en la organización de los partidos políticos y afirmaba lo siguiente: “El partido debe ser responsable permanentemente. De ahí vino la idea, copiada después por otros países, de ir introduciendo tanto en la Constitución como en las leyes, primeramente la financiación de los partidos políticos y, más tarde, la financiación previa. Ahora estamos con la tesis, ya presentada a la Asamblea, de hacer una reforma con el objeto de que la financiación previa no se haga solamente para el proceso electoral, sino también para que los partidos aseguren su permanencia y usen parte de esos fondos en educación política. Habrá mucha gente que estará contra eso, porque considera que las inversiones en democracia política no las debe hacer el Estado sino las personas que tienen dinero, los mismos que creen que formar partidos es un derecho que sólo tiene esa clase y que esos partidos son para defenderles, casualmente, ese dinero y sus privilegios.

Creo que todo ese concepto está equivocado. Tengo fe inconmovible de que más y más costarricenses están viendo que las democracias de países europeos pequeños son partidos permanentes y responsables, y son ejemplo para el tipo de democracia que quiere Costa Rica.” (Raíces del Partido Liberación Nacional. Daniel Oduber, pág.328) Esta era la visión de un dirigente, estadista e ideólogo como el Presidente Oduber, que creía enormemente en la institucionalidad de los partidos políticos como conductores y protectores del sistema democrático; contra cualquier signo extremista, comunista, anarquista que quieran destruir el Estado de Derecho costarricense.

Estamos a las puertas de las próximas elecciones municipales el 2 de febrero del 2020 (que son de medio período diferentes a las elecciones nacionales presidenciales y diputados); y una vez más el PLN se afronta a participar en todos los 82 cantones más las Intendencias en los Concejos Municipales de Distrito que por Ley establece. Esto es parte de la democracia participativa y que los ciudadanos de cada cantón puedan evaluar los programas y a los candidatos a la Alcaldía y Vicealcaldías; a los Regidores propietarios y suplentes y a los Síndicos propietarios y suplentes y sus respectivos Concejos de distrito. La participación democrática en sus comunidades y vecindarios es fundamental; ya que son los propios munícipes que saben de los problemas que les agobian y puedan ser parte de la solución; colaborando de una u otra manera a implementar el interés público y el mayor bienestar de sus lugares de convivencia.

Vivimos momentos difíciles tanto en el país como a nivel regional y mundial, y todos somos llamados y debemos pensar que podemos aportar nuestro grano de arena en la búsqueda de las soluciones integrales para el desarrollo nacional como en los cantones y provincias. Sin duda el Partido Liberación Nacional participa y convoca a los ciudadanos a que aporten sus ideas y soluciones y esto es lo que ha hecho grande a este partido que está cumpliendo 68 años de fundado; pero que con la integración de las nuevas generaciones; comprometidas de manera responsable; tendremos para muchos años más el PLN como pilar fundamental de la democracia costarricense.

Evalúe esta columna: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Relacionado:
Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.