198 Aniversario de la Independencia Patria y democracia

Vía costarricense

Johnny Soto Zúñiga

Johnny Soto Zúñig

Fue en 1821 cuando llegó a la región centroamericana la ansiada Independencia y de poder constituirse en Repúblicas en todo el sentido de la palabra; y Costa Rica en conjunto con las demás provincias la adquiere sin derramar sangre; no hubo disparos ni muertos; y es así como el libre comercio y el campesinado comenzaron a tener más oportunidades de desarrollo; también empezaron a llegar muchos empresarios extranjeros a invertir; mayor crecimiento agrícola y la exportación del café fue fundamental en especial a Inglaterra; se pasó de un cultivo que se concentró solamente en San José y se expandió al Valle Central. También se dio la explotación minera y se sembraron otros cultivos.

El historiador Iván Molina describe así la época incipiente de inicios de la Independencia: “La esfera del poder, en un contexto de cambios económicos y sociales, varió sin tardanza. La estructura política, que prevalecía en vísperas de la independencia, destacaba por una soberanía fragmentada, basada en los cabildos, que alentaba las identidades locales. El desafío posterior a 1821 fue decidir cuál de los asentamientos principales sería el eje del futuro Estado, un privilegio que le cupo a San José, después de vencer en la Batalla de Ochomogo (1823) y en la Guerra de la Liga (1835). La capital del capitalismo agrario era la capital del país. Los conflictos militares, breves y esporádicos, no estimularon la profesionalización de las fuerzas armadas. La expansión económica ofrecía mejores opciones de ascenso social, un contexto que tampoco incentivó el crecimiento burocrático.” (Historia de Costa Rica. Iván Molina y Steven Palmer. Págs. 44 y 45)

Han pasado 198 años desde la Independencia Patria y en este libro se divide por etapas hasta la fecha de la siguiente manera: Café, Capitalismo y Estado Liberal de 1850-1890); Diversificación Económica y Conflicto Social de 1890-1930); Depresión, Reformas Sociales y Guerra Civil (1930-1950); La Edad de Oro de la Clase Media (1950-1978); Crisis, Ajuste Estructural y Contrarreforma Social (1978-1995). Posteriormente durante los últimos 25 años, el país ha venido creciendo pero de manera sostenida; y desde el 2002 irrumpe fuertemente el multipartidismo; y va dejando en el pasado la época de oro del bipartidismo del Partido Liberación Nacional (PLN) y el Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) nutridos de los seguidores de los dos líderes históricos de la Revolución de 1948 don José Figueres Ferrer y el Dr. Rafael Ángel Calderón Guardia.

Debemos dejar claro que ninguna Independencia es absoluta; somos soberanos como Estado y República con su propio territorio, Constitución Política, los Poderes Públicos y su ordenamiento jurídico; pero todos los países son interdependientes entre sí. Cuando adoptamos el sistema económico basado en el intercambio de bienes y servicios, de producción y de libre empresa y capital; no centralizada; entramos en un proceso de valorización, que es la creación de valor nuevo; y basado sobre la fuerza de trabajo y se crea la plusvalía y el valor final de las mercancías producidas. Es el sistema económico que hemos escogido dentro de la democracia y libertad de crear, producir y hacer negocios. Todo esto conlleva una serie de costos y el pago de los respectivos impuestos al Estado para su subsistencia.

En un mundo de globalización dependemos de las importaciones y exportaciones con todos los

países del mundo, de los Tratados comerciales suscritos, del arancel de los precios de compra y venta de los productos; por lo tanto somos “interdependientes” en todo el sentido de la palabra; también es importante la inversión directa internacional que venga al país a establecer sus empresas; la deuda interna y externa; etc. Lo fundamental es que nuestro sistema y modelo democrático funcione al servicio de las mayorías de los ciudadanos pertenecientes a esta sociedad y tierra bendita.

En los últimos años los comunistas y extremistas anti – sistema han venido tratando de atacar, cuestionar y destruir nuestra institucionalidad; haciendo creer que el modelo democrático no es la ruta a seguir. Vemos como se desangran países como Venezuela, Nicaragua y Cuba entre otros más cercanos y son complacientes con estos países. Tratan de poner a todos los partidos políticos como corruptos y que no responden a las exigencias de poder dar soluciones integrales a los problemas sociales y económicos del país. Vemos un Sindicalismo completamente radicalizado y que ha perdido totalmente la perspectiva de defender realmente a los trabajadores públicos.

La mayoría de los costarricenses ven a estas organizaciones de trabajadores como que solo están defendiendo sus privilegios negociados de forma espuria en las convenciones colectivas; hasta tal punto que ha sido la Sala Constitucional la que ha tenido que venir a poner orden a través de sus sentencias con respecto al tope de auxilio de cesantía que no puede ser de más de 12 años (antes algunas instituciones públicas las tenían de 20 años o más en comparación inequitativa con los trabajadores del sector privado que no pasa de 8 años conforme al Código Laboral)

Nuestro Régimen democrático tiene retos y desafíos y debe servir a toda la ciudadanía costarricense; de lo contrario los extremistas que no creen en el sistema pueden sacar provecho alimentando el odio de clases, y restando la credibilidad institucional. Recordemos que la democracia no solo se limita a los procesos de elecciones para elegir a sus representantes para que gobiernen por el pueblo; sino la democracia debe ser un proceso constante de buscar las mejores acciones y decisiones a favor del pueblo en general. Debemos consolidar una democracia social y más participativa; privilegiando los principios de libertad, justicia, equidad, solidaridad e igualdad; todo dentro del marco general de un Estado de Derecho; donde sean las leyes las que protejan la convivencia social.

El debate actual está en lo que los extremistas quieren destruir todo basándose en un supuesto “desencanto democrático”; para sembrar la insatisfacción y resentimiento en la ciudadanía. Por supuesto que deseamos una democracia más real y al servicio del bienestar de las mayorías; y esto pasa por impulsar y realizar una verdadera Reforma del Estado y evitar tantas instituciones públicas haciendo lo mismo, excesiva burocratización, eliminar los espurios privilegios de los altos salarios y plus nefastos; que prácticamente hacen que los ingresos de las instituciones apenas alcance para pagar los salarios y no se puede invertir en las obras y servicios a favor de las mayorías; de ahí que se exigen más impuestos; sin recortar los gastos innecesarios. Con libertad todos podemos tener igualdad de oportunidades; y cada quien puede superarse. Sin embargo existen los “vivillos” que sin estudiar, sin trabajar; quieren que el Estado les de todo sin mayor esfuerzo y eso tampoco es justo.

Finalmente; nuestro modelo democrático debe dar las respuestas claras y reales, y esto pasa por

plantear las reformas estatales necesarias. Es un hecho que los extremistas se oponen a todo tipo de cambios en detrimento de las mayorías en el país. Estamos en un momento crítico donde llegó la hora de impulsar las medidas necesarias “les guste o no” a algunos que se resisten a la modernización del Estado y a los cambios fundamentales; que realmente requiere que nuestra democracia salga fortalecida y no debilitada. En próximos artículos trataremos de analizar puntualmente cuales pueden ser las medidas correctivas para impulsar el desarrollo social y económico nacional. Reitero las felicidades a todos por la celebración del 198 Aniversario de la Independencia Patria.

Evalúe esta columna: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Relacionado:
Compartir:

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.