Y ahora…son cuatro meses

Fernando Berrocal Soto

Fernando Berrocal Soto

Vuelvo a alzar mi voz de protesta, como miembro de la Asamblea Nacional y Plenaria del PLN. Vuelvo a decirle al Presidente y al Comité Ejecutivo Nacional, integrado además por el Secretario General y el Tesorero, que es un grave error político seguir sin convocar al máximo organismo partidario, actuando de espaldas a la realidad política nacional, después de la más grande derrota electoral del PLN, ocurrida el 2 de febrero y el 6 de abril.

En tiempos de reforma y cambio, llevamos cuatro meses de este inexplicable y absurdo inmovilismo. Seguimos sin confrontar al PLN con su propia realidad. Seguimos como el avestruz, enterrando la cabeza en la arena. Mientras el PLN no haga un alto en el camino y un profundo y sincero acto de contrición, frente al pueblo, seguiremos en el limbo, aunque tengamos 18 Diputados (as) y seamos la mayor Fracción Parlamentaria.

La última no fue una derrota electoral cualquiera. Fue un tremendo garrotazo al alma liberacionista y un rechazo profundo del pueblo costarricense al PLN. Eso tiene múltiples causas. Negarse al análisis de las mismas y a la renovación de las propuestas y los liderazgos, es realmente inaceptable y censurable.

Al principio uno podía excusar el estado de negación de la cúpula formal, pensando que era por prudencia y para calmar los ánimos internos. Se dijo que el Directorio Político se iba a reunir con la Fracción Parlamentaria en una encerrona de análisis, de la que saldría la estrategia política a seguir y la convocatoria a la Asamblea Nacional y Plenaria. Eso sonaba razonable en los meses de mayo y junio. La famosa encerrona nunca se realizó y todavía, cuatro meses después, no se ha realizado o al menos nadie se ha enterado de que se realizó, ni de los resultados de la misma. Así andan las cosas de mal en la cúpula del PLN.

Paralelamente, surgieron a la prensa la existencia de profundas diferencias sobre la conveniencia o no de integrar una Comisión Investigadora sobre el uso de los fondos en la última campaña política. La Comisión se integró, pero mal integrada, porque si lo que se quería era un informe objetivo e imparcial, debería haberse integrado con Ex Tesoreros del PLN que hicieran un informe sobre la base de una auditoría externa profesional y de primer orden. No se debió haber integrado con dirigentes que tienen intereses y agenda propia, por más respetables que estos sea, a menos que las razones fueran otras.

Pero igual, cuatro meses después, no se sabe si se hizo o no la auditoría externa, ni que dicen o informan los miembros de la Comisión o si están trabajando o no. Todo es un gran misterio, mientras crecen las informaciones de prensa y la especulación sobre los gastos excesivos de la última campaña electoral, por encima de los límites del TSE. Más golpes bajos para el PLN.

Lo único que sí está funcionando son unas Comisiones de Trabajo en el Balcón Verde, pero todos sabemos que esa no es la solución y mucho menos la respuesta correcta a una derrota electoral de la magnitud de la que sufrió el PLN. También ha habido algunas reuniones. La de Puntarenas buena. La de Guanacaste pésima. Veremos qué pasa en San José el próximo sábado. Pero de convocar a la Asamblea Nacional y Plenaria, de eso nada. Tema prohibido.

Los meses de julio y lo que va de agosto se fueron en nada. Parece que era más importante un viaje que convocar a la Asamblea Nacional y Plenaria, el órgano superior en el que fueron electos, por procesos internos en que participaron miles de liberacionistas, delegados nacionales y de las siete provincias, así como miembros de los Movimientos y Sectores (Juventud, Mujeres, Trabajadores, Cooperativas, Empresarios y otros del aparato partidario). Pero nada. No hay voluntad política para convocar a la Asamblea Nacional y Plenaria. No quieren que nos veamos las caras. ¿Por qué será?

Inevitablemente, tendrán que convocar a la Asamblea Nacional y Plenaria el 12 de octubre, para celebrar el 62 aniversario de la fundación del PLN. Para esa fecha, habrán pasado más de seis meses desde la más grande derrota electoral del Partido Liberación Nacional, cuando 1.3 millones de ciudadanos votaron por un cambio profundo en la forma de hacer política en Costa Rica.

¿Será que en la cúpula formal del PLN nadie se dio cuenta ni entendió el mensaje directo y a la yugular del pueblo? Difícil de entender. Imposible de asimilar tanta terquedad, tanta vanidad y tanta incapacidad de análisis político. ¿Será que no aprendieron nada del garrotazo que nos dio el pueblo costarricense? ¿Podrá recuperarse el PLN haciendo de nuevo lo mismo?

Si todo sigue igual, lo único que valdrá la pena hacer el 12 de octubre es llevarle temprano una rosa roja a la tumba de don Pepe, a la entrada de la finca La Lucha, pasar luego al monumento a Daniel en el parque Morazán e ir, posteriormente, a darle un abrazo a Luis Alberto Monge, el único de los Padres Fundadores que sigue con nosotros. Un gesto de recuerdo histórico.

Si todo sigue igual, el más grande e importante partido político de Costa Rica, el de las grandes reformas institucionales, económicas y social, la alternativa social democrática en la que siempre hemos creído, nuestro PLN, habrá de verdad comenzado a transitar por el camino más difícil y duro de su historia, abandonado electoralmente por el pueblo, enterrado por los que se olvidaron de la “lucha sin fin” y en manos de una cúpula formal que se niega a ver la realidad política y el tiempo de reforma y cambio en el que vivimos.

Prefiero pensar y creer, como decía un gran poeta y maestro de juventudes desde los años del Centro para el Estudio de los Problemas Nacionales, que “nunca se pone más oscuro que cuando va a amanecer”.

Que así sea y que el amanecer se transforme en un Congreso Nacional de características casi que refundacionales para el Partido Liberación Nacional.

EVALUE ESTE ARTÍCULO
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Ninguna calificación todavía)
Cargando…
Comentar en Facebook

Relacionado:

Revise también

Mitad de jóvenes de barrios pobres centroamericanos desean migrar

La verdad del porqué Costa Rica se fue cuesta abajo (I)

Carlos Roberto Martínez U. En los años de mi infancia, 50’s, Costa Rica no había …

Comentar en Cambio Político

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!