Vientos políticos

Parehara

Oscar B. LLanes Torres

Oscar B. Llanes

En la ciudad un aire pesado, nublado, las personas abrumadas en sus problemas , algunas señoras distraídas en sus pensamientos, los comercios con las puertas abiertas esperando sus consumidores habituales y casuales, este servidor preocupado y caminando sin destino definido, solo por el hecho de caminar y dar riendas sueltas a los pensamientos, que se suceden en rítmicos galopes, el tema central en el país son las interminables charlas sobre el juramento de los futuros legisladores, las discusiones sobre si dos personajes no fueron invitados para cumplir con el juramento, por claros impedimentos constitucionales, provocando interpretaciones individuales de curiosos y abogados antiéticos, que se violaron los principios fundamentales de la Constitución Nacional en su artículo 189, vigente, sobre los Senadores Vitalicios, de una claridad que no se discute, es un dogma que no se discute, se aplica como todas las normas claras y contundentes como es el presente caso.

En toda sociedad que pretende ser democrática existen libertades y principios dogmáticos en el sistema jurídico que se deben obedecer, ya se deliberó en su tiempo y se aprobó como corresponde, pero la fauna política así no lo entiende, promueven acciones jurídicas, de amparos, promueven acciones de nulidad que no corresponden, es lamentable que los actores políticos carezcan de criterios, de vergüenzas morales, anteponen sus intereses personales y de grupos para lograr sus maléficos designios, estamos a pocas horas del cambio legislativo, el poder político y de representación nacional, están dando un triste espectáculo de infantilidad democrática, la suave brisa de otros días hoy es una tempestad que derriba las más serías barreras a los oportunismos y donde tiemblan las instituciones por la poca visión, o ciega postura de inescrupulosos.

Si la Carta Magna ordena una postura institucional no se discute, se obedece, la sociedad integralmente le debe sumisión, consideración y distinción, el ordenamiento jurídico nacional quieren debilitar en su cimiento y esto no se puede permitir, como hombre de derecho siento preocupación, crispación y malestar por la conducta de políticos perversos y sin principios, son seres abominables y tóxicos, la tristeza me invade por no poder hacer frente a tanto desenfreno, tampoco quiero ser indiferente, tan solo,pues, me resta esta vía para sacudir a los compatriotas sobre el peligro emergente.

Evalúe esta columna: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Aún sin evaluar)
Cargando…

Diplomático (J) y Profesor Universitario Paraguayo.

Parehara es una palabra en Guaraní, lengua oficial en Paraguay junto al español, que significa mensajero


Relacionado:
Compartir:

Comentar en Facebook

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.