Viene el diluvio (análisis administración Alvarado)

Mario Franceschi

Mario Franceschi

Gran revuelo causa el que se haya nombrado a dedo, por amistad o por “intereses personales” a este o aquel en un ministerio que, aunque no es excusa, siempre ha sido la caja chica de los pagos por favores políticos. Y la verdad es que, en cantidad de oportunidades, el presidente se reserva unos puestos no solo para pagar esos favores, sino que también para promover – vía alguien de confianza – alguna política en específico con respecto al país donde el tureca ha sido o va a ser nombrado. El que cumpla o no con los requisitos no es lo importante. Lo importante radica en “las conexiones”. Esta, como muchas otras, es un tipo de corrupción con larga data en nuestro folclor político. ¿Detestable? Claro que sí. Pero no es algo que vaya a hundir al país, ni que vaya a ser el detonante de una revolución en los Campos Elíseos de la ética y la moral pública, especialmente la predominante.

Lo que realmente asombra es la intensidad con la que se persigue y se difunde este tipo de noticias. Da la impresión de que, como ya se ha venido haciendo costumbre con las tácticas del partido en el poder, la idea es desviar la atención ciudadana sobre temas de muchísimo mayor relevancia para el país y que son de urgente atención y solución, con la complicidad y complacencia de ejércitos de troles, de ingenuos que juegan de intelectuales de izquierda y de prensa acomodada. También, con esa intensidad mediática, se tapan movimientos políticos en el gobierno que, dada la magnitud de los mismos, son signos evidentes de un cambio de agenda/rumbo de la administración, o de una separación o divorcio o eliminación a lo viuda negra de aquellos que una vez se acostaron en la misma cama política prometiéndose toda clase de apoyos y concesiones.

Tanto don Rodolfo Piza, y ahora doña Edna Camacho, van de salida de la actual administración. Ello implica que otros habrán de seguir y, en particular, aquellos provenientes de las entrañas del PUSC. Sus protectores YA no van a estar. La molestia que se ha desatado en este partido tradicional hacia varios de los miembros del gobierno actual, que salieron de sus entrañas, es más que obvia. No obstante, y más allá de las clásicas rencillas partidistas y de los acomodos del poder y de las aspiraciones y opciones personales a candidaturas futuras, la salida de personas o funcionarios del calado de don Rodolfo y doña Edna demuestra que ya su función o fue terminada o ya no es necesaria, o simplemente ya no le darán más curso a sus proyectos porque no calzan con una agenda ideológica que, aceptemos la cruda verdad, es dominante en el PAC. Ya la Reforma Fiscal fue aprobada y ya está apareciendo una luz al final de túnel con los eurobonos (no una luz de los 100 watts que querían, aunque sí de unos 25). Toda aquella palabrería de reactivación económica, reducción del gasto público y reforma del Estado ha ido quedando en los brazos del olvido y, hoy, el tema es descarbonización, agenda LGTBI, estatismo y otros similares.

Es más, se hace casi que evidente que aquellos funcionarios provenientes del PUSC, no importa si su trabajo ha sido bueno o no, están en la mira -y pronto serán víctimas- de la quintacolumna PAC etaria entre 25-40 años, disque progresistas, que se mueve a la sombra y que se ha ido apoderando de toda nuestra institucionalidad. La cabeza de playa la abrió el innombrable, la invasión la habrá de iniciar esta administración. No me cabe duda de que habrán víctimas y, por consiguiente, se vislumbran renuncias acomodadas o expatriaciones forzadas. La presidenta ejecutiva del PANI es, aunque ustedes no lo crean, un claro ejemplo de ello. La muerte trágica de dos niños, que es en si mismo una dolorosa tragedia, es solo la excusa ideal para caerle encima a la ex candidata de Piza a la vice-presidencia y que, como es bien sabido, llegó al PANI con mano fuerte y autoritaria a poner orden en el desmadre que su antecesora (que no esconde sus deseos de volver al puesto que le dio su “entrañable amiga” la ex vice Ana Helena Chacón) había dejado en esa institución. Claro, con el apoyo irrestricto de esa quinta columna de cuello, saco, corbata y pulcro manicure que, si no se le apoya, se es un/una “intolerante” digno de ser eliminado de la función pública o quemado en las piras ardientes de la inquisición pro género. Ah… y este ambiente no es solo en el PANI, sino en el IMAS, RECOPE, Fuerza Pública, Migración y etc. etc. y etcétera.

En resumen, esta administración ya está dando los pasos correspondientes, esté el presidente consciente o no de ello (estoy convencido de que lo está), para agudizar una agenda que en nada corresponde con lo esperado por este país. La Ley de Reducción de Armas, el acercamiento con un país que NO tiene nada que enseñarnos ni darnos (pero sí demasiado que quitarnos) como la Cuba de la dictadura marxista-stalinista de los Castro, la Ley de Extinción de Dominio, el proyecto de ley contra crímenes de odio…, el descaro con el que instituciones como el Poder Judicial, RECOPE, las Universidades Públicas, la CCSS y muchas otras se han ido desmarcando (léase desobedeciendo LA LEY) de sus obligaciones emanadas de la Reforma Fiscal, la amenaza de huelga inminente de APSE/ANDE si le tocan los huevos al águila y la defensa cómplice del gobierno de los taxistas del aeropuerto y, para poner la fresa en el pastel, el ministro del MOPT saliendo a categorizar a UBER como ilegal y culpando a “los diputados” porque no se ha aprobado la ley que regule este servicio (paso en falso que le puede costar, como mínimo, que “algunos” pidan su salida del gobierno) son solo las muestras del diluvio que ya viene bajando desde las faldas del Zurqui.

Estamos avisados… la cabeza de playa está consolidada… ahora la agenda exige el asalto tierra adentro.


Relacionado:
Compartir:

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.