Veto de EE.UU. a resolución del Consejo de Seguridad sobre Jerusalén

Nicolás Boeglin

Veto de EE.UU. a resolución de Consejo de Seguridad sobre Jerusalén

Un proyecto de resolución circulado por Egipto reunió este lunes 18 de diciembre a los integrantes del Consejo de Seguridad de Naciones UNidas: la iniciativa buscaba condenar la decisión unilateral de Estados Unidos del pasado 6 de diciembre de reconocer a Jerusalén como capital de Israel. Este acto constituye una abierta violación al consenso internacional sobre Jerusalén de 70 años, precisado en varias resoluciones del mismo Consejo de Seguridad. En aras de alcanzar el mayor número de votos a favor, la condena fue formulada en términos neutros, sin tan siquiera mencionar a Estados Unidos, de forma tal que el texto fuese aceptado por los 14 integrantes del máximo órgano de Naciones Unidas.

Foto extraída de artículo de Le Monde del 23 de diciembre del 2016, titulado “Le Conseil de sécurité de l’ONU adopte une résolution condamnant la colonisation israélienne”

Como previsible, Estados Unidos recurrió a su veto para impedir que el Consejo de Seguridad condenara esta declaración unilateral de Estados Unidos. Lo que muchos observadores y analistas esperaban, era apreciar si la votación final sería de 14 contra uno (Estados Unidos), como ocurrió, o si Estados Unidos e Israel lograrían obtener alguna abstención de algun Estado Miembro del Consejo de Seguridad.

Además de los cinco Miembros Permanentes, el Consejo de Seguridad se compone de los siguientes Estados: Bolivia, Egipto, Etiopía, Italia, Japón, Kazakhstán, Senegal, Suecia, Ucrania y Uruguay.

En lo que concierne a América Latina, las reacciones oficiales han sido de repudio, con la excepción de Guatemala que sí apoya la decisión de Estados Unidos. Varios Estados han optado, por alguna razón, por no emitir ningún pronunciamiento, entre ellos Costa Rica (véase al respecto nota nuestra).

La declaración unilateral dada a conocer por el Presidente de Estados Unidos el pasado 6 de diciembre de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel ha dado lugar a un sinnúmero de reacciones en todo el mundo, incluyendo la de los órganos oficiales de Naciones Unidas.

A pocas horas de la declaración norteamericana, el Secretario General de Naciones Unidas en persona señaló en un comunicado (véase texto) que:

In this moment of great anxiety, I want to make it clear: there is no alternative to the two-state solution. There is no Plan B. It is only by realizing the vision of two states living side-by-side in peace, security and mutual recognition, with Jerusalem as the capital of Israel and Palestine, and all final status issues resolved permanently through negotiations, that the legitimate aspirations of both peoples will be achieved“.

Una sesión urgente del mismo Consejo de Seguridad solicitada a Japón (quién ostenta la Presidencia) por Bolivia, Egipto, Francia, Italia, Reino Unido, Senegal, Suecia y Uruguay se realizó el 8 de diciembre. La lectura detallada de las declaraciones de los demás Estados miembros confirma la soledad de Estados Unidos en el seno del máximo órgano de Naciones Unidas (véase Acta S/PV.8128 en su versión en español). El delegado del Reino Unido (pp. 7-8 del acta precitada) no dudo en expresar de manera contundente que:

We therefore disagree with the United States decision to move its Embassy to Jerusalem and to unilaterally recognize Jerusalem as the capital of Israel before a final status agreement. Those decisions are unhelpful to the prospects of peace in the region — an aim that I know all of us in the Security Council remain committed to. The British Embassy to Israel is based in Tel Aviv, and we have no plans to move it”.

Al confirmarse el veto por parte de Estados Unidos, y de 14 votos a favor, la siguente opción para la diplomacia será una resolución de la Asamblea General de Naciones Unidas, con una nueva medición de fuerzas, en perspectiva (en la que, como de costumbre, Israel y Estados Unidos podrán contar con los votos de Islas Mashall, Micronesia, Nauru y Palau).

El pasado 15 de diciembre, la Unión Europea presentó un informe (véase texto del informe titulado “Six-Month Report on Israeli settlements in the occupied West Bank, including East Jerusalem, (Reporting period January – June 2017)” en el que se contabilizan, al primer semestre del 2017, más de 8.000 asentamientos ilegales de Israel en territorios palestinos ocupados, incluyendo Jerusalén Oriental.


Relacionado:
Compartir:

Comentar en Facebook

comentarios

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.